Hoy quise estar de espaldas al Mundo… donde encontré al que tanto me amaba… me quería, en aquel banco vacío

Paso en los brazos de la noche, que son tus brazos que me sostienen, que me aman

Aquella espalda tan suave, es tu piel junto a la mía.

Parece que si estuvieras… sería diferente la vida…

Desde el cristal de mi ventana, caen lágrimas de tristeza, también de alegría.

¡Nunca jamás fui tan querida!

La nieve está fría, cae por mi rostro sin detener el cauce del río.

…Él lleva en su agua el amor en cascadas, que son tuyas y mías.

…Si estuvieras aquí, como tú bien decías…

¡Se cumpliría la ley!

¡La Renta Básica Universal! …sería un hecho de Justicia.

¡La Libertad del ser, del Pensamiento!…

…Lo que tu siempre decías…

Nadie perdería sus casas, ni habría llantos de sufrimientos, ni cadenas, ni espinas, ni agonías…

No habría guerras, ni hambre… ni seres que mueren en el mar ¡Por abandonar sus tierras! ¡Por las guerras!.

Nuestras bocas tapadas, cerradas… pies y manos encadenadas… de la esclavitud del Siglo XXI… lo que tú siempre decías…

Siempre aparece una rosa en mi ventana, cada mañana de cada día…

Huele a rosa, a jazmín, a azahar…

…Si estuvieras aquí, a mi lado… ¡Habría Luz, Paz, Amor, Hermandad, Prosperidad, Alegría!…

…Eres la luz que agoniza al atardecer, y amanece en la mañana…

El resplandor de tu alma… ¡Que belleza!

Se esparce con la luz del sol, al amanecer… en el Mundo, el Universo ¡el amor en poesía!… mañana… ¡La esperanza!