OTRA VIDA ESPERÁNDOTE

Uno de los criterios más evidentes para diferenciar entre una antropología insular y otra peninsular, es fijarnos en cómo experimentan el tiempo y el espacio. Llegar a Canarias es integrarse en un tiempo natural, dilatado, lejano de ese tiempo matemático y estresante que condiciona la vida de las grandes urbes de cualquier península. Y algo más: es saber que no hay un espacio geométrico que todo lo ordena, sino que nos espera un espacio secreto, lleno de aristas:

Una simbiosis de naturaleza y ser humano

Por eso, la vida de tantas personas se transforma al llegar al archipiélago. De pronto, descubren que hay otra vida esperándoles, que aquello que habían demorado en decidir, ya está siendo respondido en su contacto con Canarias. Y entonces, resuena esa expresión que puede resumir este vídeo que compartimos: Canarias, otro tiempo, otra vida. Enhorabuena al proyecto Hola Islas Canarias por esta iniciativa.