No nos cansaremos de repetir algo que los agoreros suelen olvidar u omitir: está realizándose una gran gestión económica y financiera durante esta legislatura. Decir esto no es negar los problemas que existen, pero sí afirmar que Canarias tiene un buen pronóstico económico. Y lo está realizando el gobierno nacionalista de Fernando Clavijo, sin aspavientos pero con eficiencia, más allá de la hipercrítica en que se ha instalado cierta oposición desnortada. Veamos algunos argumentos y evidencias de lo anterior:

«La economía canaria sigue contando con una serie de fortalezas que la sitúan en una posición favorable de cara al crecimiento en 2018».

«Ello se reflejará en el mantenimiento de los indicadores positivos en cuanto a la creación de empleo».

«Canarias sigue cumpliendo con sus compromisos en materia de estabilidad presupuestaria, con lo cual no serán necesarios grandes esfuerzos en esta materia, de forma que el gasto público no será una rémora para el crecimiento».

«Las empresas canarias han aumentado progresivamente la confianza, como así apunta el índice de confianza empresarial, que se ha situado en el primer trimestre de 2018, tras el último trimestre de 2017, en los mayores niveles desde el comienzo de la serie en 2013, en sintonía con la percepción de la situación actual, así como de las expectativas futuras».

Informe del Servicio de Política Económica del Gobierno de Canarias

Argumentos que debe conocer la ciudadanía canaria, frente a esa visión apocalíptica que algunos medios y partidos quieren irradiar de nuestra realidad. Hay esperanza, y hay voluntad política del Gobierno nacionalista de Coalición Canaria, presidido por Fernando Clavijo, en ir afrontando los grandes problemas de nuestro Archipiélago.

Aquellos que infravaloran la importancia de una buena gestión económica y financiera, suelen ser aquellos que no entienden qué es el capitalismo en el s. XXI, de ahí que el realismo económico del nacionalismo canario es el mejor antídoto de cualquier quimera o utopía inviable en nuestro Archipiélago. Asaltar el cielo es una figura poética, es preferible trabajar en nuestra tierra sin engañar a nadie: se llama política nacionalista canaria.