Nos gustaría justificar a través de varios argumentos el título de este artículo: Coalición Canaria (CC), un nacionalismo histórico para Canarias. En el futuro, se recordará la importancia fundamental que ha tenido el gobierno de estas siglas históricas, CC, en la modernización de nuestra Comunidad Autónoma, Canarias.

Y algo entrelazado con lo anterior: haber dado visibilidad a nuestro Archipiélago en la política nacional, desde una lealtad constitucional y sensatez que, muchas veces, no ha tenido el bipartidismo que ha gobernado España en su etapa democrática, PSOE y PP.

Decir esto no es hacer una apología vacía de toda la trayectoria: ha habido errores, y con una autocrítica valiente, se han reconocido. Y se sabe que siguen existiendo problemas urgentes, pero es innegable que Canarias no sería lo que es, sin los sucesivos gobiernos de CC: estamos en la política nacional con una identidad propia, y desde un proyecto nacionalista que se sabe conectado con dos realidades que le envuelven, España y Europa.

El nacionalismo canario de CC debe volver a reconocerse en el orgullo de haber protagonizado en sus grandes líneas la modernización de Canarias. La juventud canaria y, en general, la ciudadanía canaria, debe saber que muchas de las realidades que puede utilizar en la administración y en su vida diaria, han sido la consecuencia de negociaciones duras y complejas donde el nacionalismo canario de CC ha tenido solo una prioridad:

Defender los intereses generales de nuestra tierra,

Canarias, sin hipotecas externas

Y lo ha hecho con sensatez sabiendo que, según las circunstancias, debía elegir una alianza con uno de los dos grandes partidos nacionales (PSOE y PP): era lo mejor para poder defender a nuestro Archipiélago del trato secundario, o ninguneo, que históricamente ha tenido el centralismo de Madrid con nuestra realidad atlántica y ultraperiférica. La ciudadanía canaria lo ha comprendido, de ahí su vigencia:

Coalición Canaria,

un nacionalismo histórico para Canarias