El medio ambiente es uno de los ejes que, desde el último tercio del siglo pasado, vertebran cualquier política internacional, nacional o autonómica. Un aviso reciente y grave de esta problemática se reflejaba recientemente en los medios:

«Los científicos llevan años advirtiendo a los ciudadanos y a los políticos del daño que el ser humano está causando en el planeta y de la necesidad de tomar medidas urgentes, a fin de evitar que las consecuencias sean irreversibles.En 1992, la Unión de Científicos Preocupados, junto con más de 1.700 científicos independientes -incluyendo un buen número de los ganadores del Nobel en ciencias-, redactaron una carta llamada “Advertencia de los científicos del mundo a la humanidad”. En ella mostraron su preocupación por la destrucción de la capa de ozono, la pérdida de bosques, el cambio climático, la extinción de las especies o el crecimiento continuo de la población humana. En el vigésimo quinto aniversario de la declaración histórica, 15.000 investigadores de 184 países acaban de revisar la advertencia original en lo que consideran “un segundo aviso”. Usando datos de estos últimos años, los autores han evaluado las respuestas humanas a las amenazas identificadas en 1992. A excepción de la estabilización de la capa de ozono, “la humanidad no ha logrado avanzar lo suficiente en la resolución de los desafíos medioambientales y, lo que es más alarmante, la mayoría de ellos están empeorando”, apuntan. Así, han detectado la reducción del 26% en la cantidad de agua dulce disponible, un aumento del 75% en el número de zonas muertas en el océano, un incremento de un 35% en la población humana o la pérdida de un 29% en el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces».

«Más de 15.000 científicos advierten a la Humanidad del “daño irreversible” que está sufriendo la Tierra», por Patricia H. Ben, El Mundo.

Por ello, es positiva la apuesta decidida que el actual gobierno nacionalista canario ha tomado respecto a la energía eólica, tal como lo refería Fernando Clavijo:

«No hay ningún otro Gobierno de Canarias, en toda la historia de la autonomía, que haya hecho tanto en tan poco tiempo por las energías renovables».

Esta línea de gestión política entronca con el bionacionalismo, una de las ideas clave de la renovación ideológica de Coalición Canaria (CC) en el s. XXI –otros gobiernos desde Madrid no pueden decir lo mismo–.