Las ideologías políticas se van concretando necesariamente en la práctica de gobierno, y ahí, un factor fundamental es comprender el tipo de liderazgo que lo sustenta: Fernando Clavijo, el actual presidente del Gobierno canario, encarna un nacionalismo canario moderno y pragmático en el s. XXI. Lo explicaremos con unas breves notas en la secuencia de este breve artículo, donde entrelazamos sociología, psicología y política.

Fernando Clavijo es como presidente del actual gobierno nacionalista de Canarias, un ejemplo sociológico de cambios que debemos comprender: representa, con cuarenta y seis años, una nueva generación que, nacida en las postrimerías del franquismo, ha crecido y se ha formado en el actual período democrático –licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de La Laguna–; por ello:

Representa en Coalición Canaria, una renovación interna que se concreta en su personalidad: tímido pero firme, es un político de hechos que se reconoce en la gestión eficaz, que rehuye el aplauso fácil o el halago vacío. Es más: existe en su forma de entender la política una apuesta por el largo plazo, que muchas veces puede pasar desapercibida.

Fernando Clavijo apuesta por un nacionalismo canario moderno y pragmático en el s. XXI que, desde nuestra perspectiva, implica dos características: una apuesta por una política estratégica, de ahí que en esta legislatura esté afrontando cambios estructurales, complejos en su concreción, y que condicionarán el devenir de nuestro Archipiélago, por ejemplo, el nuevo Estatuto de Autonomía, o el proceso de desligar el REF, asentándolo en el nuevo estatuto, de la financiación autonómica; por otro lado, esa modernidad afecta a su propia presentación como político negociador –sí, todo negociador es un pragmático siempre–, de ahí que no sea casual que haya restituido la relación con el gobierno central de Madrid con grandes avances para Canarias –un nacionalismo canario pragmático, útil para la ciudadanía de nuestra tierra, y que será uno de sus mejores argumentos para la siguiente contienda electoral–.

Desde Somos Canarias apostamos por este liderazgo moderno y pragmático que está dando una lección de lo que significa negociar bien, y de hacer política estructural, aquella que va a la raíz de los problemas, y que diferencia al político de visión estratégica del meramente coyuntural, aquel que repite la inercia de lo que ya existe: Fernando Clavijo, un nacionalismo canario moderno y pragmático para el s. XXI.