Gran Canaria:

Las Salinas de Agaete

Uno de los más preciados secretos que atesoramos en Canarias es nuestro conjunto de hermosas piscinas naturales. Muchos de nuestros lectores nos preguntan, a través de las redes, por qué se habla tanto de ellas. Si tuviéramos que dar una respuesta certera, quizá no sabríamos escoger, a ciencia cierta, una sola razón.

Sin embargo, en la redacción de Somos Canarias todos convenimos en que las piscinas naturales ofrecen lo mejor de una piscina y, al tiempo, esa sensación inefable de que te estás bañando en el mar.

Hoy nos gustaría hablar de una de nuestras favoritas, la que todos conocemos por el nombre de Las Salinas de Agaete. A los vecinos del bello municipio grancanario, les abordarán infinidad de recuerdos; sin embargo, a aquellos que se acerquen a conocerlas y a bañarse en sus aguas por primera vez, les sorprenderá un conjunto de piscinas naturales que cuenta con espectaculares tubos volcánicos y que hará las delicias de todos los miembros de la familiaBaños espectaculares con unas vistas de lujo: los escarpados acantilados que configuran el paisaje de la costa del noroeste grancanario.

[Agaete] Está situado al noroeste de la isla de Gran Canaria, a 30 kilómetros de la capital. Linda con los municipios de Gáldar y Artenara. Dentro del término municipal destacan su cabecera (el casco de Agaete propiamente dicho), el puerto de las Nieves a orillas del océano Atlántico, comunicado regularmente por ferry con la isla de Tenerife, y Los Berrazales(barranco arriba, con una exuberante vegetación). En esta última zona, al pie del pinar de Tamadaba, se levanta un antiguo y abandonado hotel rural.

Wikipedia

Octavio Melián

Como acabamos de leer, Agaete dispone de un puerto cercano, una de las principales conexiones con Tenerife –de interés para el visitante ocasional que se acerca a descubrir el municipio–; las piscinas, además cuentan con una zona de solárium y con una arraigada tradición de la práctica de buceo. Una zona de aparcamientos y un hermoso palmeral completan la postal.

Se trata de un conjunto de tres piscinas, de distinto tamaño y profundidad, que constantemente se renuevan ­–por mor de las corrientes y el movimiento continuo de las mareas– con agua marina.

Como habrás adivinado, se encuentran interconectadas entre sí por los tubos volcánicos de los que hablamos más arriba. Recorrerlos a nado es una divertida experiencia que hace sentir una enorme sensación de libertad.

El atardecer en las Salinas de Agaete es un espectáculo.

Si aguardas hasta la tarde,

podrás contemplar una de la más bellas puestas de sol