Gran Canaria: representaciones

mitológicas e identidad-I

Una de las aspiraciones fundamentales de esta serie de post que comenzamos a publicar hoy en Somos Canarias es la de aunar «Mitología», «Catarsis» e «Identidad» para, a la vez que se revisitan antiguas cuestiones, ofrecer algunas respuestas, pistas y herramientas para la construcción cultural.

Gran Canaria representaciones mitológicas e identidad i

Hércules, Aquiles, Ulises

Grandes viajeros que se ven obligados a poner a prueba su resistencia para cumplir con un destino que sólo pueden intuir, cuyo anhelo no pueden soslayar.

En el caso de Ulises, para volver a su patria; Hércules para cumplir con su naturaleza divina, quizá, como ese gran viajero que también fue Alejandro Magno, porque no podía vivir sin otro horizonte que el de ser digno hijo de su padre y vencer, asimismo, al tiempo, por trascendencia y por fama; es el mismo afán que persigue Aquiles, que, aun como conquistador de tierras ignotas, cambia una larga vida por un luengo recuerdo.

Es curiosa la vinculación de estas figuras con Zeus como conquistador de la inmortalidad, concepto que parece evocarse en el horizonte que conforman el cielo y el medio acuático. Hércules es también importante como símbolo e interpretación de medios geográficos, porque, como Aquiles –entre el Mediterráneo y el Pontus Euxinos o Mar Negro–, no sólo se encuentra entre dos mares: es el que separa la misma tierra entre Europa y África para que Mediterráneo y Atlántico se encuentren.

Es interesante hacer notar aquí cómo el viaje, arquetipo de vida, es algo que siempre cambia al viajero, acaso le hace madurar como rito de paso, relacionado con ciclos paradigmáticos e individuales.

En los encuentros entre lo individual y lo social, incluso entre dos o varias culturas –ciclos paradigmáticos– se producen a menudo conflictos, transformación y síntesis de elementos en principio contrarios.

Desde el ‘Graecia Capta’ de Horacio hasta la Conquista de Canarias en sí y como ensayo de la conquista del continente americano –amparadas ambas en parte por el afán de evangelización, otra cultura, la del Cristianismo, que conquistó a la conquistadora romana–, la aculturación –afortunadamente no es completa, y los habitantes de cada región han de decidir su identificación con la cultura invasiva o la oposición de algo que les defina como pueblo; se produce, como decimos, esta mixtura, que traerá consecuencias en la formación de la identidad y los deseos de emancipación, en distinto grado según las épocas–, de, por ejemplo, canarios modernos y criollos –impulsores estos últimos de la independencia americana con respecto a la Corona Española–, sin olvidar todos los posteriores contactos que, con el fin de labrarse un futuro, realizan americanos, canarios y resto de españoles modernos –es decir, durante los dos últimos siglos pasados–.

El viaje, arquetipo de vida, es algo que siempre

cambia al viajero

Algunos serán Aquiles, otros, Ulises, es decir, algunos fundarán nuevos hogares en las tierras de acogida y otros retornarán a su hogar de origen tras un periplo vital.

Como sabemos, –por lo que se ha dado en llamar síndrome de Ulises–, la construcción identitaria en este caso será más onerosa pero, con toda seguridad, más rica por la mayor variedad y profundidad de elementos, comparación y unión de significados, que es una de las acepciones de símbolo.

Este resultado de síntesis, en principios antitéticos, también lo encontramos en la idea de pensamiento postformal de Piaget, como grado de abstracción suma, con lo que lo mítico salva la distancia de ese estigma de primitivismo, tocando, en su fuerza como herramienta cultural e identitaria, el cénit de las contribuciones antropológicas que un pueblo puede hacer como regalo a sí mismo y en calidad de contribución inigualable al acervo universal.

Compartir
Artículo anteriorLa atracción del falso romanticismo
Artículo siguienteHistoria y fervor en Cataluña
Psicólogo, Antropólogo y estudiante de Geografía e Historia Soy un apasionado de todo lo que tiene que ver con las personas, con la sociedad, como decía Publio Terencio Africano: "Hombre soy nada humano me es ajeno" Me he formado en disciplinas de la Salud y de las Ciencias Sociales, Letras, Idiomas, en España y en Italia Intento aportar valor a diversas propuestas de proyectos laborales, formativos, culturales, sociales en general y de colaboración profesional. Me apasionan todas estas esferas: Psicología -especialmente en Clínica y Educativa-, Antropología e Idiomas –trabajo en Español, Inglés, Italiano, Francés-, Docencia, Historia, Arqueología y el resto de Ciencias ligadas al campo Humanista, Gestión y Administración, Proyectos Culturales, Académicos, como escritor y conferenciante.