fig. 7 FERNÁNDEZ DE LA TORRE, N. M. (1917-18).

Tarde, tomada, en el año 2014, publicación digital

Poema del Atlántico, El Atardecer y el Canto III

Era el mar silencioso…

Diríase embriagado de olímpico reposo,

prisionero en el círculo que el horizonte cierra.

El viento no ondulaba la bruñida planicie

y era su superficie

como un cristal inmenso afianzado en la tierra.

En lucha las enormes y opuestas energías,

las potencias caóticas, sustentaban bravías

el equilibrio etéreo

–a la estática adicto y al Aquilón reacio–

en un inmesurable atletismo de espacio:

lo infinito del agua y el infinito aéreo…

 

fig. 8 FERNÁNDEZ DE LA TORRE, N. M. (1917-18).

Noche, tomada, en el año 2014, publicación digital.

 Poema del Atlántico, La Noche y el Canto XXII

Que a todos la Victoria

teja, en buen hora, olímpica guirnalda,

los que del mar sobre la hirviente espalda

ganáis el pan o perseguís la gloria.

Vosotros sois del agua los genios redivivos,

porque, en su amor cautivos,

vigor, empeño e ilusión pusisteis;

porque en la mar nacisteis

y en la mar moriréis… es vuestro sino.

Y cuando ya el destino

cumpla obediente la presión del hado

y vuestro cuerpo ahogado

sea movible pasto de la deidad nocturna,

os tenderá sus brazos en fiero remolino

y os llevará a su fría morada taciturna

la mar, la sola urna

para guardar los restos sagrados del marino…

fig. 9 FERNÁNDEZ DE LA TORRE, N. M. (1923).

Mar en reposo, tomada, en el año 2014, de la publicación digital.

Poema del Atlántico, Mar en reposo y el Canto II

Era el mar silencioso…

Diríase embriagado de olímpico reposo,

prisionero en el círculo que el horizonte cierra.

El viento no ondulaba la bruñida planicie

y era su superficie

como un cristal inmenso afianzado en la tierra.

En lucha las enormes y opuestas energías,

las potencias caóticas, sustentaban bravías

el equilibrio etéreo

–a la estática adicto y al Aquilón reacio–

en un inmesurable atletismo de espacio:

lo infinito del agua y el infinito aéreo…

fig. 10 FERNÁNDEZ DE LA TORRE, N. M. (1918-24).

Bajamar, tomada, en el año 2014, publicación digital.

Poema del Atlántico, Bajamar: Canto VIII

¿Y el mar? Omnipresente,

se exaltaba en el júbilo de su vigor naciente,

en el festín radioso de la estival mañana,

retador e inconsciente con su barbarie sana.

Sintiendo sus enormes poderes dilatados

desperezaba, alegre, los flancos liberados,

rizándose al entorno de emergentes bajíos,

o entrenaba sus bríos

asaltando el granito de los acantilados.

El sol, en llamaradas rotundas, destilaba

su radiación actínica;

al monstruo la excitante caricia espoleba

y el lomo azul fugaba

esquivando la acerba persecución lumínica…

fig. 11 FERNÁNDEZ DE LA TORRE, N. M. (1921-22).

Pleamar, tomada, en el año 2014, publicación digital.

Poema del Atlántico, Pleamar: Canto IX

Y el hombre, fascinado por el prodigio inmenso,

desde los roquedales del litoral, suspenso,

contemplaba el milagro. Su presencia añadía

un elemento nuevo a la gracia del día.

Inmóvil, en las redes del estupor prendido,

sobre la costa brava,

no era más que un resalte de la roca, perdido

en la extensa vorágine que ante sus pies rodaba.

Mas era osado y fuerte: Juvencia florecía

sobre su cuerpo virgen a plenitud logrado,

sus fibras un extraño temblor estremecía

y, tácito, asumía

el momento de oscuras inminencias preñado…

Poco a poco su ceño se aborrascaba… Inquieto,

el mar le salpicaba con su espuma liviana,

y el héroe, sojuzgado por instinto secreto,

miraba en cada ola un agravio indiscreto,

y en cada gota, un reto:

un enemigo… ¡Oh bella temeridad humana!

Y pasaban las horas ante su empeño altivo.

Con ímpetu agresivo

medía atentamente los límites adustos,

cuando hirió sus potencias, brioso y hazañero,

el deseo inmediato de encadenarlo, fiero,

entre los eslabones de sus brazos robustos…

fig. 12 FERNÁNDEZ DE LA TORRE, N. M. (1921-22).

Borrasca, tomada, en el año 2014, publicación digital.

Poema del Atlántico, Borrasca: Canto XXI

Y a vosotros, ¡osados!,

que escudriñáis los fondos del piélago inseguro,

pescadores de perlas o buzos ponderados,

los que hacéis el trabajo más peligroso y duro:

cuando exploráis naufragios de indicios fabulosos,

entre limosas cuencas y huyentes arenales,

o perseguís madréporas de orientes luminosos,

por entre aurirramosas florestas de corales.

No hubo para vosotros inquebrantable obstáculo:

ni la feroz mandíbula, ni el constrictor tentáculo,

a detener bastaron el ímpetu genuino,

mientras se deplegaba, magnífica y despierta,

ante el cristal redondo de la escafandra, abierta,

la maravilla enorme del mundo submarino…

HOMENAJE Y CULTURAL REFLEJO

La obra de Néstor de la Torre, como ilustre testigo de la vivencia del habitante del Atlántico, nos invita a analizar la vivacidad de lo simbólico; como portavoz de un tiempo más allá del tiempo, podemos afirmar que se halla de rabiosa actualidad por cuanto su obra acuática se encuentra como parte del paisaje urbano, de cara al Atlántico desde la Playa de Las Canteras, donde sirve de homenaje y cultural reflejo.

fig. 13 GRAFFITIHIPHOPSHOP (2014). Poema del Atlántico. En recuerdo de Néstor Martín Fernández de la Torre, situado en Paseo de Las Canteras, Las Palmas de Gran Canaria. Fotografía tomada, en el año 2014, publicación digital

fig. 14 GRAFFITIHIPHOPSHOP (2014). Poema del Atlántico. En recuerdo de Néstor Martín Fernández de la Torre, situado en Paseo de Las Canteras, Las Palmas de Gran Canaria. Fotografía tomada, en el año 2014, publicación digital.

Otros ejemplos de expresión artística, en Gran Canaria, relacionada con lo Atlántico, los tenemos en la del «Neptuno», del artista Luis Arencibia Betancort, en el municipio de Telde y la de «Exordio, el Tritón», de Manolo González –inspirado por la «Oda al Atlántico», en la Laja, a las puertas de la capital, sin olvidar la «Lady Harimaguada» de Chirino en la misma ciudad que nos recuerda el vínculo entre lo ritual y lo oceánico y es símbolo del Festival de Cine de la capital grancanaria– o «El Atlante», de Tony Gallardo, obras todas ellas que parecen evocar las letras de Morales.

fig. 15 ARENCIBIA BETANCORT, L. (2001). Neptuno, 2001, tomada, en el año 2014, publicación digital.

fig. 16 GONZÁLEZ, M. (2011). Exordio, el Tritón (detalle), tomada, en el año 2014, publicación digital.

fig. 17 CHIRINO LÓPEZ, M. (1996). Lady Harimaguada, tomada, en el año 2014, publicación digital

fig. 18 GALLARDO, T. (1986). El Atlante, tomada, en el año 2014, publicación digital

«(…) ¡Recios trabajadores de la mar! ¡Marineros!

¡El Tritón, con su rúbrico caracol, os saluda!»

Tomás Morales (1884-1921), «Oda al Atlántico», Las Rosas de Hércules

CONCLUSIÓN

Dado que una de las características principales de la gran raza humana es la de convertir una necesidad en virtud o arte, algo que entronca con la freudiana «sublimación» –por ejemplo, el desarrollo de la caza como subsistencia a actividad lúdica, la revisitación de la competición bélica en pacífico torneo deportivo, la influencia de la culturas de pueblos después de la conquista, como ocurriera con Egipto, Grecia, y después, el Cristianismo, en el seno de Roma, la realización personal a través del trabajo creativo…–, existe la posibilidad de emplear la conciencia neblinada (como bien expusiera Alemán) y los múltiples orígenes como punto de partida para desarrollar la agencia social determinante para participar en las vías de identidad.

Esto es, en suma, vivir el Atlántico como Océano y no como Pontus –a no ser que las dificultades que entraña cruzarlo sean vividas como un positivo cambio vital, tras el rito de paso que supone este desafío– o Murus o barrera, sin tener que renunciar a ninguno de los elementos que pueden conformar la base cultural: los tres continentes, europeo, americano y europeo, amalgamados por la herencia española y europea,

Lo oceánico como fundamento para redimensionar

el mito de Ulises y el de Hércules

Dado que la Memoria Histórica, al estar nuestra andadura temporal limitada y condicionada por los registros de los conquistadores –incompletos en sí a nuestros ojos–, se halla en una posición incierta, es necesario reconquistarla a través del espacio natural y cultural como comunidad e insertarla en tantas realidades como sea posible; puesto que si una definición se construye entre lo que es y lo que no es, debemos buscar lo que podría ser por pura decisión y por puro acto antes que esperar a que se decida en el exterior, sin que ello devenga en práctica excluyente y aprovechando las mareas de visitantes a Canarias para conocer otras realidades y darnos a conocer.

Como traslación cartesiana y ejercitando un sano locus de control cultural, podemos buscar los cimientos en lo innegable: el medio físico, y a partir del mismo construir nuestra realidad, nuestra identidad, como un pacto social rousseauniano a través de los sentimientos de pertenencia a todos los símbolos y percepciones a los que no queremos –o no nos podemos permitir–perder, renunciar y escribiendo, pintando, expresándonos, en suma, por medio de todas las manifestaciones posibles, ya sean documentales, sociales y/o artísticas para forjar una memoria histórica y cultural en la que vernos reflejados, representados, identificados, de un modo más completo, de forma total.

En otras palabras, una realidad, como espacio, nos sirve como medio de expresión y de comunicación, de escenario en el que sentir nuestra realidad vital y de fundamento para construir nuestra identidad: somos atlánticos por paisaje, por vivencia, y podemos decidir cómo integrar los elementos de nuestra Historia y de nuestra Memoria Histórica para reconocernos en el presente y proyectarnos hacia el futuro:

Cultura europea-americana en una realidad oceánica vecina a África con la fortuna de recibir miles de visitantes al año de otras latitudes, con un clima subtropical-desértico y la variedad interinsular.

Podemos resignarnos a que las respuestas continúen latentes, neblinadas, dado el ingente número de componentes culturales y el origen nunca del todo aclarado, que vengan más allá de nosotros o bien ensayar nuestras propias cuestiones y empezar a responderlas.

A medida que nos expresemos, como sucede con Néstor de la Torre, con Tomás Morales, con Chirino y con muchos otros, podremos oír nuestra propia voz y podemos reconocernos en las de los demás, para salvar la distancia que nos separa del Otro como modo de entenderlo y entendernos y forjar una comunidad que sea algo más que sociedad, aprovechando también que

Las realidades marítimas unen tanto

como parecen separar, o más

Nosotros somos los que decidimos cómo cocinar nuestros propios ingredientes como mitólogos modernos de nuestra propia realidad, de nuestra propia Catarsis en presente y en futuro: de los Trabajos de Hércules al Jardín de las Hespérides, para que, como esos Hércules, Aquiles y Ulises, como esos sátiros nestorianos, tan reales a través de la creación y re-creación emocional y mitológica, encontremos nuestra identidad tanto en nuestro destino –que en tantas ocasiones es ese hogar del que podemos sentirnos alejados, alienados– como en nuestro viaje.

fig. 19 FERNÁNDEZ DE LA TORRE, N. M. (1922-23).

Sátiro del Valle de las Hespérides, tomada, en el año 2014, publicación digital 


BIBLIOGRAFÍA

ÁLVAREZ PEÑA, A. (2002). Simbología mágico-tradicional, Ed. PicuUrriellu, Gijón

ALMEIDA CABRERA, P. J. (2010-2012). Azul: Pintura Simbolista de la España Atlántica Galicia-Canarias (1880-1939), Casa-Museo Tomás Morales, Las Palmas de G. C.

AZNAR, E. y CORBELLA, D. y PICO, B. y TEJERA, A. (2006).  Le Canarien. Retrato de dos mundos, Ed. Instituto de Estudios Canarios, La Laguna

BERGER, K. S. (2008). Psicología del Desarrollo: Adultez y Vejez, Editorial Médica Panamericana, Madrid

CAMACHO, J.P. (2013). Guanches. Mito y realidad. Los misteriosos pobladores de las Islas Canarias, Ed. Weston, Santa Cruz de Tenerife

DÍEZ DE VELASCO, F. y MARTÍNEZ HERNÁNDEZ, M. y TEJERA GASPAR, A. (1997). Realidad y mito: Semana Canaria sobre el Mundo Antiguo, Ed. Clásicas, Madrid

JIMÉNEZ GONZÁLEZ, J. J. (2005). Canarii: la génesis de los canarios desde el Mundo Antiguo. (Volumen 32 de Taller de historia),  Ed. Centro de la Cultura Popular Canaria, La Laguna

JUNG, C. G. (2003). Arquetipos e Inconsciente Colectivo, Ed. Paidós Ibérica, Barcelona

JUNG, C. G. (Director) (1995). El hombre y sus símbolos, Ed. Paidós Ibérica, Barcelona

LEÓN BARRETO, L. (2014). Canarias: colonización, mestizaje y atlanticidad, La Provincia, Diario de Las Palmas, versión digital

MARTÍN HERNÁNDEZ, U. (2004). Narraciones extraordinarias de grandes viajeros que surcaron las aguas de las Islas Afortunadas en la Antigüedad, Ed. CANARIAS Memoria Atlántica, Santa Cruz de Tenerife

MARTINELL GIFRE, E. (1992). Canarias antes de la Edad Moderna, Fundación Mutua Guanarteme, Fundación Mapfre Guanarteme, Las Palmas de Gran Canaria

MARTÍNEZ HERNÁNDEZ, M. (1992). Canarias en la Mitología. Historia Mítica del Archipiélago, Ed. Centro de la Cultura Popular Canaria, Santa Cruz de Tenerife

MORALES CASTELLANO, T. (2011). Oda al Atlántico, Gobierno de Canarias, Santa Cruz de Tenerife

MORALES PADRÓN, F. (2009). Canarias, Crónicas de su conquista. Transcripción, estudio y notas, Ediciones del Cabildo de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria

TEJERA, A. y MONTESDEOCA, M. (2004). Religión y Mito de los Antiguos Canarios, Artemisa Ediciones, Madrid

VV.AA. (1988). El Museo de Néstor: Catálogo, Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias. Ilmo. Cabildo Insular de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria

VV.AA. (2007). Historia Mítica. La imagen prehispánica en la Historia artística de Canarias, Cabildo Insular de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria

VV.AA. (2005). Perfiles de Canarias, Ed. Idea, Santa Cruz de Tenerife

VV.AA. (1990). Simbolismo en Europa. (Néstor en las Hespérides), Ed. CAAM, Madrid

Compartir
Artículo anterior30 de noviembre de 1939: una fatídica efeméride
Artículo siguienteDescubre el Pozo de la Salud, en la isla de El Hierro

Psicólogo, Antropólogo y estudiante de Geografía e Historia

Soy un apasionado de todo lo que tiene que ver con las personas, con la sociedad, como decía Publio Terencio Africano: “Hombre soy nada humano me es ajeno”

Me he formado en disciplinas de la Salud y de las Ciencias Sociales, Letras, Idiomas, en España y en Italia

Intento aportar valor a diversas propuestas de proyectos laborales, formativos, culturales, sociales en general y de colaboración profesional. Me apasionan todas estas esferas: Psicología -especialmente en Clínica y Educativa-, Antropología e Idiomas –trabajo en Español, Inglés, Italiano, Francés-, Docencia, Historia, Arqueología y el resto de Ciencias ligadas al campo Humanista, Gestión y Administración, Proyectos Culturales, Académicos, como escritor y conferenciante.

  • Marianne ortun

    Hermosa representación del arte de Canarias, centrada en el mágico Mar como creador de vida, lucha, trabajo e inspiración, y su impacto psicológico, como afecta esta belleza al carácter y creatividad de los Canarios.
    Artículo de gran valor para todos aquellos que quieran conocer de manera original nuestros valores artísticos, tanto por medio de la poesía, pintura y escultura , creaciones de gran belleza y emotividad que adornan nuestra trayectoria cultural como canarios.
    Felicidades Hugo por este bello artículo, que de seguro a muchos llegará al corazón y les hará sentir orgullo de nuestra identidad mágica.

    • Hugo Fernández Robayna

      Muchas gracias, Marianne, quería destacar precisamente eso: la expresión, percepción, construcción de una identidad más sólida a través de las representaciones artísticas, de nuestras realidades, sensaciones, expectativas… Gracias por participar, abrazos