Homenaje a

César Manrique

César vive… en cada piedra del camino…

en el aire, en el mar, en el viento…

César Manrique, él, que veía cada belleza… en una piedra del camino… en el picón de la lava de un volcán, en una casa sencilla de las de antes… en un camello, en una paloma volando… en cada flor, cactus… en la arena de la playa, en un hueco que ni se veía… escondido.

Para él, la belleza de lo bello ¡eran nuestras Islas Canarias! ¡Defendía y amaba su tierra, Lanzarote!

Como un genio que era, creó Los Jameos del Agua, El Jardín de Cactus, El Mirador del Río, El Monumento al Campesino y tantas otras Creaciones… en Lanzarote y otras islas.

¡Cómo valoraba a su gente: personas sencillas a las que les hizo ver…

Lo que habían creado con su imaginación

¡a los ojos del mundo entero!

¡Creadores de La Geria! ¡Única en el Mundo!

para proteger «La Vid»

Él, pensaba… que estos campesinos, hombres sencillos ¡eran unos genios! por su creación. Y yo creo que es así. Cada ser humano lleva dentro de sí «un tesoro», su creatividad única, todo bello… si se hace con el alma…

César, con su gran corazón y alma… era un Genio, un Creador… un Filósofo de la arquitectura. Escultor, un profesor que no quería sino embellecer, sin romper la Naturaleza, el paisaje… de sus islas, un enamorado de su tierra, pero también quería mucho a su gente, los valoraba y les enseñaba…

Era sencillo, bondadoso, bueno, humilde…

un Maestro de Maestros

Su casa… ¡la arquitectura de la belleza en la filosofía de lo bello! toda ella… Cultura y Poesía.

Se adentraba en las entrañas de La Tierra… besaba lleno de amor, aquella arena, barro, picón… ¡Porque la amaba!

Para él, el arte era la vida misma… ¡que falta nos hace un nuevo César Manrique! «Aparecerá un día» en nuestras Islas Canarias, únicas en el Mundo.

—¡Son un Paraíso! —Decía… El clima, cálido todo el año, la belleza de cada una de ellas.

Pena y tristeza que estén tan abandonadas… con construcciones monstruosas, que no respetan lo canario… con anuncios publicitarios… que tapan y afean el paisaje.

La Cultura Canaria, lo mismo… Los aborígenes, nuestros antepasados… que ni se conservan ni se cuidan… Construcciones abandonadas… y cómo esos seres construyeron lo inimaginable, para vivir… ¡La cuevas! Sucias, abandonadas… pirámides… y así infinidad de cosas, que ni se conservan, ni se restauran.

Todo esto lo tiene que subsanar el Gobierno, somos unas islas abandonadas a su suerte. Creo que estos políticos no saben cuidar de ellas, ni defendernos.. falta trabajo… y siempre los sueldos por debajo de los de la península ¿Por qué? No saben pedir lo que nos corresponde por Ley.

Espero y deseo que

las generaciones venideras lo hagan

Pero para mí, para todos ¡César no esta muerto! …vive en nuestra memoria, en el recuerdo… para siempre, porque él está en cada piedra del camino… en las montañas de lava, en los volcanes apagados, encendidos… en el cielo, en el mar, en las estrellas, en el aire… que respiramos. En la paleta del pintor de fascinantes colores ¡En sus creaciones! …en las vasijas de barro; en cada brizna verde de hierba que vuela, que nace de la tierra.

¡César Manrique vive y vivirá eternamente!

A César Manrique,

Pintor Canario Universal

Anoche subí a las estrellas,

y allí estabas tú,

sonriente, feliz, y contento,

Cesar, pintor de todos

los tiempos,

pintabas,

azul de cielo tu lienzo,

letras de plata y oro,

plasmabas en el,

tus pinceles flotaban,

parecían que

tenían magia

obedecían tus pensamientos,

llenaban tu alma,

tu mensaje

se oía

como un murmullo,

y recorría de punta a punta,

veloz como el viento,

por todo el universo:

Canario;

despierta de tu

letargo,

ama tus islas,

cuida tu tierra,

embellece tus campos,

purifica tu aire,

cuida tus playas,

ama tus plantas,

tus islas son un

tesoro,

que salieron de

un volcán,

y que Dios puso

en tus manos,

para transformarlas

en un paraíso,

en medio del ancho mar,

Canario;

Coge un puñado

de tierra,

mételo en tu corazón,

para que se

impregne de amor,

Cesar vive;

en cada roca de un volcán,

en las montañas, llanuras,

y valles,

en el mar,

en las plantas,

en el camino,

en el aire que

respiras,

en cada lienzo

del pintor,

en el corazón del

Canario,

se te llevó el viento,

se te llevó la mar,

se te llevó el sol,

la luna y las

estrellas,

para subir a lo

más alto,

y desde arriba,

enseñar al Canario,

lo que tanto

él amó,

sus islas y su tierra;

Lanzarote.

Una bandera

al viento,

enarbola en las

estrellas

a Cesar, que desde

arriba,

nos recuerda:

¡Canario ama

tu tierra!

Anoche subí a las

estrellas,

y allí estabas tú,

sonriente, feliz, y

contento,

Cesar, pintor

de todos los tiempos.

Poema del libro de poesía Cuando habla el corazón1


1 © 1992, 1994, 2006, 2009: Alicia Morilla Massieu. Enlace al libro a través del Grupo Artemorilla (PDF gratuito).

2 Enlace al libro Edición Impresa.

Compartir
Artículo anteriorPara que el medio no sea el mensaje-IV
Artículo siguienteReseña de Pétronille, de Amélie Nothomb
Poeta, pintora, escritora, escultora y fotógrafa. “Académica de Merito y de Honor por su Trayectoria Artística y Literaria además de  “Ciudadana Honorífica” en Italia, nacida en las Islas Canarias donde reside y crea sus obras. Galardonado desde el año 1996 al año 2017 por su participación en diversos Certámenes (http://www.artemorilla.es/1/trayectoria_alicia_massieu_923390.html). En este Tiempo en el que... la Humanidad está asistiendo a una Transformación maravillosa de la Conciencia... la Cultura y el Arte es Faro que Ilumina el Camino...