La cibernética

y el mundo del s. XXI

En medio de la Segunda Guerra Mundial surge una nueva disciplina: la cibernética. Impulsada por Norman Wiener y A. R. Stearns, es la teoría sobre:

«El control y comunicación en el animal y en la máquina” o el de “desarrollar un lenguaje y técnicas que nos permitirán abordar el problema del control y la comunicación en general».

Muchos siguen asociándola a la robótica, pero específicamente «trata acerca de sistemas de control basados en la retroalimentación», siendo inherente a ella su vinculación con la teoría general de sistemas. Podemos afirmar, sin exagerar, que nuestro mundo del s. XXI no sería posible sin los avances, en todas sus ramificaciones, de la cibernética –término acuñado por N. Wiener en su libro: Cibernética o el control y comunicación en animales y máquinas (1948)–.

III

Ideas

Nos acercaremos brevemente con tres ideas a este fascinante mundo.

I

Un concepto fundamental de la cibernética, la información, representa la medida de la reducción de la incertidumbre, dicho de otro modo, la información es una medida antientrópica que permite reducir el grado de caos en el Universo. La información se opone a la entropía: a mayor entropía, menor información; a mayor información, menor entropía –así la definía N. Wiener: «Damos el nombre de información al contenido de lo que es objeto de intercambio con el mundo externo, mientras nos ajustamos a él y hacemos que se acomode a nosotros»–.

II

La teoría cibernética trabaja, entre sus conceptos principales, con el concepto de homeostasis, éste define el proceso mediante el cual los organismos vivos conservan cierto estado de organización, de orden, dentro de la tendencia general del universo hacia el caos, tendencia que se conoce con el nombre de entropía. Como se ha indicado, a menor entropía, mayor diferenciación; a mayor entropía, mayor homogeneidad.

III

El concepto de feedback o retroalimentación es clave en la teoría cibernética. Se refiere al retorno de salida al interior de un circuito de información, una dimensión que hay que tener en cuenta para la posibilidad de controlar el comportamiento de un sistema físico, biológico, social o técnico. Comunicativamente, pues, se reconoce la existencia de un esquema circular más complejo al de las teorías clásicas de la comunicación, y que avanza nuestro mundo digital, hiperconectado, y disciplinas como la robótica que están revolucionando nuestro presente.