CONSUMO DE MASAS

Si no hemos visto desarrollados más amplios debates sobre el terreno de la expresión industrial gráfica –esto es, lo que podemos llamar Noveno Arte, apellidado por comic, comic-book, tebeo, tira gráfica o cualquier otra denominación que queramos usar asociada a la comunicación por viñetas– es, precisamente, más allá de la seriedad o importancia que el paradigma artístico le ha conferido, debido a la inmediatez de su propuesta, a su carácter no suficientemente valorado de ‘consumo de masas’, a su naturaleza de replicabilidad, desde las propuestas más comerciales a las más underground, contraculturales o pulp.

Tan inmediato es su influjo que incluso las viñetas pueden permitirse el lujo de no ir acompañadas de texto –o ser, auténticamente falsas como el arte de Liechtenstein–, como decíamos, antes incluso de tener acceso al lenguaje escrito, en la mayoría de ocasiones dependiente del intercambio cultural / generacional.

Ya la portada, su carta de presentación, pretende ser una representación, de la historia que ofrece, por derecho propio.

NORMALIZACIÓN DE ESTÍMULOS

Para estudiosos de la emoción y de la conducta, como Shachter y Mandler y lo que podemos aplicar de la teoría psicológica de James-Lang con respecto al arousal o activación de la emoción, es necesaria una elaboración de dicha vivencia para que se dé una interpretación de la situación en base a un discurso narrativo; el arousal emocional ya existe previamente sin necesidad de dar una explicación exterior o interior.

Esto es especialmente patente en el estudio de conductas de evitación –tanto las adaptativas como las fóbicas, que dan paso a la generalización de estímulos por semejantes, aun de forma inconsciente, también–: en gran cantidad de situación, evitamos un accidente, como por ejemplo un atropello, como conductor o peatón, antes de ser plenamente conscientes del peligro de la situación, ya que estamos ‘programados’ por nuestra experiencia para evitar ciertos estímulos de manera automática, pues la preservación de nuestra integridad es más importante que adquirir un control perceptivo total de la situación: el canal narrativo / declarativo no es crucial y, por ello, se demuestra que la percepción puede seguir una vía neurológica más instintiva y corta.

Otra línea de investigación, la de las neuronas-espejo, con el pionero investigador de la neurobiología Rizzolatti, da aún más énfasis al condicionamiento social o vicario, en muchos casos desde el canal visual: al percibir una conducta externa, nuestros canales neurológicos propios de la realización de la misma se activan.

Acudiendo de nuevo al ejemplo de estímulos programados, muchos estímulos fóbicos lo son por cultura, como demuestra la baja incidencia y prevalencia de casos de fobia a los reptiles o herpetofobia en países asiáticos como Tailandia; ello se debe a que sus habitantes, desde niños, normalizan su presencia porque sus cuidadores principales reaccionan, a su vez, con normalidad –que no con temeridad–, ante ellos, aunque se trate de reptiles de gran tamaño.

La normalización de estímulos, esto es, las asociaciones de los mismos –y combinaciones entre ellos y asociaciones a diversos contextos– y su aceptación es algo que da para un estudio más profundo por épocas, países y momentos históricos, no sólo en el mundo de la viñeta sino de la publicidad y de la propaganda.

ELEMENTO DINÁMICO

Tan poderoso es el influjo perceptivo –en nuestro caso, histórica y culturalmente, el visual– que existe a varios niveles de conciencia, como hemos dicho, antes, durante y después de la palabra. Conociendo, haciéndonos conscientes de su omnímoda influencia es como nos haremos más responsables de nuestra conducta y de la de otros que nos bombardean constantemente con mensajes visuales, ya en el caso de la publicidad, por ejemplo, ya en la de propaganda y en varios eventos ritualísticos y en la influencia de los no-lugares como epicentros de intercambio.

En un plano menos conspiranoico, dado que no es fácil alcanzar el estadío ultra-abstracto postformal que enunciaba Piaget –y muchas veces ni siquiera el abstracto–, es interesante considerar el lenguaje visual como un puente entre la experiencia y las ideas, entre las mismas ideas entre sí, como espectador y como generador de comunicación.

Mediante el análisis de viñetas por países, podemos analizar los elementos presentes y ausentes –en el caso del Manga ‘para adultos’–, los colores más recurrentes, el estudio del paisaje humano y natural, la gestualidad de los personajes, la morfología de los distintos tipos de ellos y cómo evolucionan en los casos de series de larga duración.

Lo interesante del lenguaje que vive a través de la viñeta es que nos demanda un nivel de participación / atención entre la literatura pura y dura y el cine, pues necesitamos de un buen aporte de imaginación para percibir la historia en el cómic como un elemento dinámico, más allá del análisis más profundo que supondría el considerar si determinada historia no estaría mejor representada con otro estilo, color y tratamiento de la imagen y de la narrativa visual.

Y todo ello sin entrar en

la disección del texto

INCONSCIENTE Y PRECONSCIENTE

No se nos pasará por alto, a poco que en ello nos detengamos, que, como explica la teoría de –si sólo queremos establecer dos niveles de consciencia– doble articulación de la percepción –especialmente la visual–, al evocar el nombre de un personaje, sentimiento, palabra, lo primero que nos viene a la mente son colores, formas, y luego llegan los términos, explicaciones, reflexiones…

El lenguaje visual acude más intuitivo y directo y sirve de tablazón para construir el resto del discurso, si tal construcción se forma, es decir, si nuestra intención es discursiva en ese momento.

Lo inconsciente y preconsciente llega antes, ya desde el mecanismo de evitación de peligros antes citado: estamos filogenética y ontogenéticamente programados para ello, uno más de nuestros pilotos automáticos, que a buen seguro salvan muchas vidas a diario y, al mismo tiempo, pueden impedir el desarrollo de nuestra conciencia a menos que abramos debates como los propuestos en estas líneas.

NUESTROS VECINOS FRANCÓFONOS

Constituyen, de hecho, tales ejercicios, vías válidas para nuestro desarrollo cognitivo-emocional. Como la diferencia entre ser receptor y ser creador de contenidos expresivos, artísticos.

En el espíritu de las teorías propuestas por Ruth Benedict y Margaret Mead, dentro de la llamada Antropología Culturalista, continuadoras de los postulados de Boas, podemos esbozar las características diferenciadoras de las diferentes sociedades por su producción cultural.

Centrando nuestra atención en la producción europea, mucho menor que la que proviene de Japón o EE.UU. –y por ello, más proclive a ser considerada ‘de autor’ / ‘de culto’– no es soslayable la relevancia, en su propuesta, de nuestros vecinos francófonos.

Francia y Bélgica conforman la ‘escuela clásica’ de ‘les bandes dessinées’, la más influyente propuesta europea, a mi parecer.

Los más conocidos, como Tintín, Los Pitufos, Astérix y Obélix –no así Murena y Cruzada, u otros más añejos como los de Giraud / Moebius, por ejemplo, que cuentan con un mayor preciosismo, realismo y detalle–, parecen dar más importancia a los colores vivos, llamativos, sin demasiadas tonalidades ni texturas –tampoco cuentan, en general, los cómics europeos, que suelen conformarse con dos autores, con un gran equipo como los estadounidenses, especialmente los de gran tirada, que tienen un estudio sólo para hacer el color–, haciendo un empleo del primer plano, del ‘plano general’, sin demasiadas perspectivas cinematográficas –picado, contrapicado, zoom, técnicas más ‘dramáticas’, que parecen privilegiar más los géneros de acción y aventura–.

Supongo que para hacer la acción más directa y llamativa, en la vocación de estas publicaciones por atraer a públicos de todas las edades, pues antes el target de público no estaba tan definido:

No había

ni tantas series ni tantos autores

Compartir
Artículo anteriorUn paseo por El Hierro-I
Artículo siguienteLa Navidad

Psicólogo, Antropólogo y estudiante de Geografía e Historia

Soy un apasionado de todo lo que tiene que ver con las personas, con la sociedad, como decía Publio Terencio Africano: “Hombre soy nada humano me es ajeno”

Me he formado en disciplinas de la Salud y de las Ciencias Sociales, Letras, Idiomas, en España y en Italia

Intento aportar valor a diversas propuestas de proyectos laborales, formativos, culturales, sociales en general y de colaboración profesional. Me apasionan todas estas esferas: Psicología -especialmente en Clínica y Educativa-, Antropología e Idiomas –trabajo en Español, Inglés, Italiano, Francés-, Docencia, Historia, Arqueología y el resto de Ciencias ligadas al campo Humanista, Gestión y Administración, Proyectos Culturales, Académicos, como escritor y conferenciante.

  • Guacimara

    Una vez más nos sorprendes a nosotros los lectores de una manera en las que las emociones se mezclan gracias al papel y su historia en forma de comic y recalco que cada vez menos se aprecian poriflam ya avanzados métodos como Internet. Sigue conservando la magia de una tira cómica pero el placer de pasar hojas se pierde. ..pero Hugo haces que reviva esos momentos a través de tus palabras. …gracias.

    • Hugo Fernández Robayna

      Muchas gracias por tus palabras, Guacimara. Parece que siempre estemos haciendo rankings poniendo a competir todas las posibilidades entre sí; yo no quiero renunciar a los libros, los comics (igualmente valorados por intelectuales como Luis Alberto de Cuenca, y con tradición de género respetado en países cercanos como Bélgica y Francia), las películas en casa, en el cine, las buenas conversaciones, la radio… cada género de comunicación aporta riqueza; los que ofrecen menos información invitan más al desarrollo de la imaginación; al igual que, con la Poesía y todos sus ritmos podemos sentir la música sin oírla, el comic permite percibir el movimiento con imágenes cristalizadas. Tales paradojas nos hacen más libres. Gracias por animar el debate!

      • Marianne ortun

        La comunicación es fundamental para la realización del ser humano, acostumbrado ahora a noticias cortas, impactantes y muchas veces superficiales. Y como bien dices Hugo, debemos optar por una comunicación más variada donde prevalezca el valor de la comunicación, como medio de desarrollar nuestra imaginación, y el Comic ayuda a no centrarnos solo en lo inmediato del video y la televisión, el Comic ya sea en su versión dibujada o escenificada, es un medio que nos permite ingresar en otras esferas donde la imaginación y la creatividad juegan un papel fundamental. Gracias por profundizar y darnos a conocer la imagen como medio de acercamiento a la psicología de sus diferentes autores y a su contexto cultural. Felicitaciones por tu gran labor de investigación en la creación de estos artículos tan interesantes.

        • Hugo Fernández Robayna

          Creo que la imaginación es fundamental: lleva y anima a la creatividad y viceversa, es una vía para que la vida sea más ancha. Amén de la variedad de propuestas de las diferentes expresiones artísticas y personales, hemos de aprovechar el pasar de ser e(x)spectador a creador, ya sea con escritos, habla, dibujos, danza… De esa manera, el círculo se completa y enriquece: deviene creciente espiral. Gracias y abrazos por vuestras interesantes aportaciones, ampliando este formato en particular y el debate en general.