Hace tiempo que La Palma fue elegida como posible sustituto de Hawái para la ubicación del futuro telescopio de 30 metros, vanguardia de la investigación astronómica. Los problemas legales en esta última, puede que obliguen a una nueva sede para el mismo.

Una noticia que tuvo impacto nacional e internacional: alrededor de 1400 millones de inversión y lo más importante, el reconocimiento de La Palma como un enclave estratégico de la astronomía mundial.

Queremos, aprovechando este hecho, desarrollar dos argumentos.

PRIMERO

La Palma ya está escenificando la importancia de su cielo privilegiado a un público global. Hay un consenso entre los expertos de la existencia de tres grandes cielos, por sus condiciones especiales, para la observación astronómica a nivel mundial:

Hawái (Mauna Kea), Chile (Atacama) y Canarias (La Palma). Pocas veces nos damos cuenta de la extraordinaria naturaleza que conforma en muchos sentidos nuestro archipiélago, esta elección de La Palma no hace más que corroborar esta realidad.

SEGUNDO

La Palma se ha convertido en una referencia de la ciencia internacional, en este caso de la astronomía. Hagamos una breve historia: el Observatorio del Roque de los Muchachos del Instituto de Astrofísica de Canarias se crea en 1985, desarrollándose posteriormente la llamada Ley del Cielo en 1988, una ley específica orientada a proteger la calidad del cielo para las observaciones astrofísicas.

Lo anterior, convirtió a La Palma en la primera Reserva ‘Starlight’ (Luz de las Estrellas) del mundo, y ahora también Destino Turístico Starlight desde 2012. ¿Y qué es una Reserva Starlight? Exactamente, un espacio natural protegido en donde se establece un compromiso por la defensa de la calidad del cielo nocturno y el acceso a la luz de las estrellas.

Como vemos, un destino imprescindible para todos aquellos que amen la observación del cielo, y la práctica astronómica. En Canarias podemos hacer las cosas bien y con un enfoque a largo plazo: La Palma es un ejemplo de ello, de ahí que no sea casual que sea Reserva de la Biosfera, reconocida por la UNESCO, junto a Lanzarote y El Hierro.

Un orgullo para la Isla Bonita,

y para Canarias