Esclavitud actual

Lisa Kristine es una de las grandes fotógrafas del mundo. Y una viajera infatigable con un objetivo: identificar una realidad inhumana, pero que sigue presente en nuestro mundo, cómo seres humanos siguen esclavizando a otros.

Lisa Kristine nos descubre la esclavitud en una serie de impactantes fotografías, consecuencia de su radiografía de ese lado oscuro de la globalización contemporánea. Decir esclavitud no es referirse a una cuestión histórica, que está totalmente superada. Existe una esclavitud actual, y toda ella lleva nuestro rostro humano, como atestigua el trabajo impactante de Lisa Kristine.

¡Gracias por el ejemplo,

Kristine!

  • Marianne ortun

    Recomiendo este artículo, porque aunque nos afecta a todos como habitantes del Planeta, también es muy cierto que pocos podemos hacer otra cosa que mirar con tristeza y asombro, lo horrendo y maquiavélico de nuestro comportamiento como raza Humana.
    Si existe la esclavitud, es gracias a los que se sacan provecho de la inferioridad de condiciones, de personas que no conocen otra cosa, que no han vivido otras experiencias y que la única oportunidad en la vida que se les da es la supervivencia bajo condiciones lamentables. Y organismos globales como la ONU, proclaman derechos Humanos que no llevan a la práctica, la esclavitud existe porque es rentable para las personas que sin conciencia han cosificado a las personas y solo las ven como un medio de producción. Desgraciadamente esa falta de sensibilidad egoísta ha persistido durante siglos, es la ley de las clases sociales, que hace pensar a unos pocos que no van a morir y a convertirse en carroña como lo hacen los individuos que cosifican. En el Planeta existen recursos para todos, tecnología al alcance de todos, esa es la realidad, pero mientras no tomemos conciencia uno a uno de los habitantes de este planeta existirá la esclavitud, ¿ Y como podemos tomar conciencia?…Pues no siendo observadores sino activistas. Respetando al otro ser humano y denunciando cualquier abuso que se cometa a nuestro campo de acción ya sea de la índole que sea y no participando en la compra de bienes o servicios que impliquen esclavitud y denigración de los Derechos Humanos.