Los bosques húmedos más espectaculares del mundo

Laurisilva Canaria

La cuenca del Mediterráneo siempre ha sido un marco natural de diversos ecosistemas. Los diferentes pueblos y naciones que han florecido en ella, siempre se han sentido vinculados a su medio natural de un modo especial.

Las investigaciones confirman ahora que, hace 20 millones de años, los bosques de laurisilva poblaban los territorios por donde se extendían estos pueblos que comprendían la franja norte de África y el sur de los territorios de la vieja Europa. Aquellos bosques verdes eran el germen de los que hoy conocemos con el nombre de laurisilva canaria.

La laurisilva canaria es un tipo de bosque subtropical presente en algunas de las islas Canarias. Está muy emparentado con otras formaciones boscosas comunes en el resto del espacio biogeográfico denominado la Macaronesia.

Lo conforman especies arbóreas de la familia de las lauráceas, que junto al Fayal-Brezal compone el denominado monteverde.

Presenta suelos profundos y es característico de las medianías (entre 600 y 1.500 m de altitud) a barlovento (orientadas al norte) influidas por las brumas de los alisios, carentes de heladas, con precipitaciones de 500 a 1100 mm y una temperatura media anual de entre 15 y 19 ºC.

Wikipedia

Hoy sabemos, según acreditan diferentes estudios científicos que el solar canario ha servido de sustento para la supervivencia de especies endémicas que debemos valorar y preservar por su alta singularidad. Con el paso del tiempo, las Islas Canarias se han convertido en un refugio de biodiversidad, en el que «La vida se abre camino» (Parque Jurásico).

Los bosques más espectaculares,

nuestra laurisilva

El científico Mario Mairal, en colaboración con el Real Jardín Botánico de Madrid, el Instituto Botánico de Barcelona y el Parque Nacional de Garajonay ha publicado sus investigaciones en la revista Molecular Ecology.

1

En tiempos remotos, había un viejo bosque subtropical en la cuenca del mediterráneo como apuntábamos mas arriba, pero un proceso de desertización llegó a provocar el desplazamiento de ciertas especies hacía la zona que comprende la Macaronesia (Azores, Canarias, Cabo Verde, Madeira e Islas Salvajes).

2

Las plantas pertenecientes al género «Canarina», tienen la característica de ser «reliquias vivas» del remoto bosque subtropical que desapareció de las zonas del Mediterráneo.

3

Las Islas Canarias, de origen volcánico, sufrieron multitud de fenómenos geológicos relativos a erupciones y desplazamientos de grandes masas de tierra. La consecuencia natural de estos movimientos fue la de que muchas especies se perdieron; sin embargo, las zonas estables del suelo isleño acogieron y preservaron a diversas especies vegetales: es el caso de las zonas de Anaga, Teno y Roque del Conde en Tenerife. El proceso de conservación se hace extensivo a otras zonas de nuestras islas que constituyen una ruta por la que descubrir auténticos museos naturales vivos.

Desarrollo de la laurisilva en Canarias

La constante presencia de los vientos alisios en el archipiélago y los factores de los que venimos hablando han favorecido el desarrollo de la vegetación, vestigio del periodo Terciario. Es por ello que Canarias ha albergado multitud de especies originarias del Terciario que han sobrevivido hasta la actualidad. Entre las especies a destacar –que conforman los bosques de laurisilva canaria–, predominan: el laurel o loro, el tilo, el viñátigo, el barbusano o acebiño, el madroño y el mocán.

¿Necesitas más motivos

para adentrarte en nuestros montes?

En las Islas Canarias, atesoramos un patrimonio natural que todos debiéramos de cuidar desde el amor de su conocimiento; uno de los tesoros de este patrimonio es, sin duda, la laurisilva canaria.

Un conjunto de mágicos bosques

que NO te puedes perder