Nuestro Gran Amor,

nuestra Gran Canaria

Hablar de las ocho Islas Canarias es siempre un placer, y descubrir, en cada post, las maravillas que atesoran nos enorgullece y nos llena de alegría. Hoy, nuestro amor por Canarias nos lleva a escribir sobre una isla que es referente de cosmopolitismo, de apertura y de espíritu innovador; y, la vez, singular ejemplo de un enorme patrimonio de espacios naturales preservados y de cuidadas tradiciones ancestrales –conservadas con el «mimo» que solo un pueblo, orgulloso de sus raíces, puede demostrar–. Hoy nuestro corazón se acelera al pensarla: hoy Nuestro Amor se llama Gran Canaria.

Gran Canaria Info

Maspalomas,

dunas de ensueño

De entre todos los lugares mágicos que podemos encontrar en Gran Canaria, nos vamos a detener en la que, probablemente, es una de sus mejores playas y, a la vez, uno de sus más preciados reclamos paisajísticos: la bella Maspalomas.

«La playa de Maspalomas comprende desde la Playa del Inglés hasta el faro de Maspalomas (…). Dentro de sus límites se ubican las Dunas de Maspalomas y la Charca de Maspalomas, dos espacios naturales de gran interés turístico y científico, que han sido declarados zonas protegidas».

Wikipedia

Faro de

Maspalomas

Se ha de sumar al conjunto natural, el imponente Faro de Maspalomas, que preside la playa y, nos recibe siempre, con la singularidad de su bella arquitectura y el tono oscuro de su gris pétreo. Faro que, desde antiguo, ha recibido con humana hospitalidad a nobles marineros, primero; y a descansados turistas, después. Símbolo, para muchos canarios, de una infancia vivida entre el arrullo acompasado de las olas y la dorada calidez de la arena.

Dunas de

Maspalomas

Desde el paseo, no tendremos que andar mucho para adentrarnos en el asombroso lugar donde comienza la Reserva Natural de las Dunas de Maspalomas. Reserva que se compone de tres espacios de excepcional valor, a saber: el Palmeral, la Charca y las Dunas, cuya extensión comienza a poca distancia del océano.

Cerca, a poca distancia del Palmeral de Maspalomas, una gran sorpresa nos espera: el espacio protegido alrededor de la charca, que es hogar para muchas especies de aves que descansan en él, en su viaje de migración hacia África. Próximo a la Charca se inicia el territorio de los campos de dunas, que cambian continuamente de forma, modeladas por el viento constante que sopla desde el mar.