Antoni Tàpies

Antoni Tàpies (Barcelona, 1923-2012) es uno de los artistas españoles de mayor prestigio. Pintor, escultor, grabador y escritor, se inició en el arte con obras muy influidas por el surrealismo, es decir, por realidades sentidas e inefables.

Tras intentar compaginar sus estudios de Derecho con su pasión por el arte, abandonó Tàpies su carrera académica y se decantó por la pintura. Como artista de formación básicamente autodidacta y hombre de gran cultura –amante de la filosofía, la literatura y la música– llegó el pintor, escultor, pensador y ensayista del arte a abrazar el informalismo, con un reconocimiento internacional.

La Filosofía y la espiritualidad, especialmente las orientales,

la Zen, le interesan e influyen conscientemente en su obra

El diálogo entre lo material y lo espiritual, lo corporal y lo mistérico, el hombre y la naturaleza… Encontramos en él, por los caminos del llamado arte de vanguardia, abstracción y simbolismo, sin renunciar a raíces tradicionales, al menos, en concepto, intención, propuesta… del surrealismo de Dau al Set a la abstracción geométrica… al informalismo, dentro de la pintura matérica o art brut

TÀPIES, DE LA INCOMPRENSIÓN AL DESAFÍO

Son las letras con las que forma palabras y mensajes en forma de cuadros, de esas realidades, de esas sensaciones, que, como decíamos, difícilmente se puede decir de otras maneras.

Palabras que no suenan, pero que parten de una intención comunicativa y devienen relevantes en un silencio no neutro ni neutral a través de materiales de diverso origen, también de desecho (como otro relevante artista como Gaudí), quizá como un pescador de recuerdos en mares que encuentra tanto dentro como fuera de sí: iconografías sintetizadoras, reflexiones sobre la naturaleza y la naturaleza humana a través de lo sólido y lo inasible… ¿importan tanto estas fronteras o quizá lo interesante es invitar al baile?

Una profunda sobriedad, quizá respeto, por el propio verbo, por el propio ritual creativo, tal vez, lleven al artista al uso mayoritario de gamas sobrias y economía de elementos y oraciones, en un fraseo que invita a una interpretación libre y alejada del verbo del día a día.

De la sostenida actividad del artista en los diversos lenguajes gráficos parte un gran número de productos, series, librosimpresiones.             

Es uno de los artistas de mayor prestigio, pero, ¿es el prestigio importante? ¿Cómo se traduce su influencia en círculos más académicos en la percepción del espectador en general? ¿Deben estas cuestiones ser un acicate para desahuciarlo o precisamente para darle una oportunidad, muchas…de dárnoslas a nosotros?

…en un fraseo que invita a una interpretación libre

y alejada del verbo del día a día

INCOMPRENSIÓN

Leamos alguna recomendación sobre la obra del artista levantino: “Dejarse llevar, entrar sin más en el cuadro, mirar sin complejos, intentar entender que Tàpies nos está hablando de la existencia cotidiana a través de lo que puede parecer un muro”, explica Kosme de Barañano, catedrático de Arte y ex director del IVAM.

Terreno desconocido

También es posible acercarse a la obra, como en otras situaciones de terreno desconocido, desde caminos más familiares: “Uno puede pensar en los cuadros negros de Goya como referencia”.

Románico

También en el Románico, algo que el artista declaró como una de sus mayores influencias: “para mí, la pintura románica posee esa magia, ese don que tanto me gusta y que casi consiste en aterrorizar al espectador”.

Memento Mori

También añade que “las imágenes de este arte comunican muy bien el sentido misterioso y sagrado que tienen las cosas”, afirmaba el artista. Se me ocurren otras referencias: el tenebrismo del Memento Mori, no exclusivo del Barroco del XVII –qué ironía, un artista sobrio recordando el abismo, quizá del destino y del final, como una corriente abigarrada de palabras y giros-, y, como uno de sus navegantes, a Caravaggio, por disfrutar con las historias de terror en forma de cuadros.

César Manrique

Las reflexiones con la naturaleza, el empleo del negro volcánico, lo matérico y la sobriedad de las propuestas recuerdan a tantas obras de César Manrique en la que se reflejaban la pintura y la escultura. Algunas de sus expresiones y materiales nos recordarán al informalismo de Millares.

Expresionismo abstracto

También al expresionismo abstracto tan caro a Greenberg con sus apuestas formales y lúdicas, como un Pollock cercano. El artista, así vinculado en formas e intenciones, se abre al apetito artístico por medio de un poderoso aliado: la intriga, como ese desconocido familiar que viene de visita y que apetece conocer

Después de haber escuchado sus historias

por boca de otros

Compartir
Artículo anteriorEl fanatismo de nuestro tiempo
Artículo siguienteFernando Savater y el referéndum en Cataluña
Psicólogo, Antropólogo y estudiante de Geografía e Historia Soy un apasionado de todo lo que tiene que ver con las personas, con la sociedad, como decía Publio Terencio Africano: "Hombre soy nada humano me es ajeno" Me he formado en disciplinas de la Salud y de las Ciencias Sociales, Letras, Idiomas, en España y en Italia Intento aportar valor a diversas propuestas de proyectos laborales, formativos, culturales, sociales en general y de colaboración profesional. Me apasionan todas estas esferas: Psicología -especialmente en Clínica y Educativa-, Antropología e Idiomas –trabajo en Español, Inglés, Italiano, Francés-, Docencia, Historia, Arqueología y el resto de Ciencias ligadas al campo Humanista, Gestión y Administración, Proyectos Culturales, Académicos, como escritor y conferenciante.