¿Estamos, como seguramente afirmaría Clement Greenberg con una amplia sonrisa, ante un artista que busca una coherencia a través de un lenguaje que quiere ser fiel a sí mismo –como el Estructuralismo Lingüístico de Wittgenstein, o la visión de Kant sobre el arte– o que navega a favor de los detractores del crítico, que pensaban que es imposible que el arte sea apolítico –como Foucault y Adorno; los signos del artista, como la cruz, difícilmente serán neutros en nuestra cultura…–?

Es más interesante, creo, que las respuestas, como la percepción de la obra de Tàpies, maduren. Es lo que se hace con los buenos vinos. Como decíamos, no una vanguardia sin tradición, sin traición del pasado, ni del futuro, ni del presente, uno con una envoltura no fácil ni trivial. Así, la invitación es triple: que exploren su obra y no se queden ni con las palabras, ni con la primera impresión ni renuncien al debate

Tapies de la incomprensión al desafio i

Siempre podremos concluir que, como los antropólogos saben, cualquier explorador, aun sin ser etnógrafo, debe pasar mucho tiempo en silencio lejos de casa…

Puede que Tàpies encuentre, o pretendiera hacerlo, lo eterno en el principio y el final, en lo primigenio, en lo esencial, según sus propios presupuestos estilísticos, y, así, sus propuestas estéticas pueden parecer demasiado oníricas y, quizá, pesadillescas para muchos.

Precisamente, dado que no resulta un autor ´fácil´ para muchos, resulta desafiante; si el fenómeno artístico es Comunicación, quizá sea interesante escuchar más atentamente por la extrañeza de sus acentos, quizá de idiomas conocidos pero por largo tiempo acallados en nuestro interior: de ese modo puede que aprendamos algo acerca de él y bastante de los horizontes de nuestro sentir.  

Para mí Tàpies representa un vehículo que alberga muchas preguntas por hacer, con la libertad de la respuesta, el inconformismo, el ir más allá, la concesión de la espontaneidad, es decir, de la libertad, el sacudirse las cadenas de la estética amable, con otras palabras, la ligereza del no intentar caer bien a todo el mundo…

De provocar, en suma, de implicar…sin traicionar un estilo, es decir, fiel a su propio temperamento, no por inconsciente manco de protagonismo…a su sensación, por lúcida, a la humilde aceptación de que hay mensajes que han de entregarse de mudas formas como demudable y proteica es la realidad, el arte, nosotros…


REFERENCIAS

La pintura moderna y otros ensayos, Clement Greenberg, Ed. Siruela, Madrid, 2006

Los verdaderos pensadores de nuestro tiempo, Guy Sorman, Ed. Seix Barral, Barcelona, 1989

Antoni Tàpies, un guía de lujo para descubrir el románico del MNAC

Tapies para escépticos

Círculo del Arte

Compartir
Artículo anteriorLa necesidad de un relato de España en el s. XXI-II
Artículo siguienteCanarias sigue apostando por las renovables
Psicólogo, Antropólogo y estudiante de Geografía e Historia Soy un apasionado de todo lo que tiene que ver con las personas, con la sociedad, como decía Publio Terencio Africano: "Hombre soy nada humano me es ajeno" Me he formado en disciplinas de la Salud y de las Ciencias Sociales, Letras, Idiomas, en España y en Italia Intento aportar valor a diversas propuestas de proyectos laborales, formativos, culturales, sociales en general y de colaboración profesional. Me apasionan todas estas esferas: Psicología -especialmente en Clínica y Educativa-, Antropología e Idiomas –trabajo en Español, Inglés, Italiano, Francés-, Docencia, Historia, Arqueología y el resto de Ciencias ligadas al campo Humanista, Gestión y Administración, Proyectos Culturales, Académicos, como escritor y conferenciante.