La necesidad del nacionalismo canario, en la actual coyuntura política, ha vuelto a ofrecer un nuevo argumento. Es más, sólo desde la fuerza de CC-PNC y NC, es comprensible que Madrid termine por negociar un acuerdo tan importante como el nuevo REF (‘Régimen Económico y Fiscal’); no lo olvidemos, dada la necesidad del voto del nacionalismo canario para los posibles presupuestos de 2018. Siendo un trabajo donde han intervenido muchos actores, es justo señalar la centralidad por su posición negociadora de Rosa Dávila, la consejera de Hacienda del Gobierno nacionalista de CC-PNC:

«El trabajo técnico realizado durante el trámite de enmiendas y la colaboración entre CC-PNC y NC han sido una garantía para que este logro, que es una de las reivindicaciones con mayor trascendencia para Canarias, salga adelante».

Canarias logra un instrumento que le permite homologarse a la media de las demás autonomías: «Con este logro, conseguiremos acortar la brecha de financiación que nos alejaba históricamente de la media de las autonomías y, además, que ese equilibrio esté contemplado en nuestro Estatuto de Autonomía, para que los fondos que llegan a Canarias a través del REF no dependan de la voluntad de los sucesivos gobiernos de España». Sí, muy importante: no depender de la voluntad voluble de los gobiernos que vayan turnándose en Madrid.

Lo volveremos a repetir las veces que sean necesarias: esta legislatura del gobierno nacionalista de Fernando Clavijo es una legislatura histórica por su capacidad de negociación y de implementar avances para Canarias de largo alcance; Rosa Dávila, lo ha sintetizado muy bien en sus declaraciones:

«Por fin los canarios van a tener una financiación de la sanidad, la educación y las política sociales igualada al resto de autonomías».

Antes de acabar, una pregunta que todo ciudadano canario puede responderse: ¿si gobernase en Canarias un partido centralista (PP, PSOE, Ciudadanos o Podemos), creen que Madrid hubiera negociado un nuevo REF? NO. Es la importancia y naturaleza del nacionalismo canario: no tiene hipotecas fuera de nuestro Archipiélago, o, dicho de otro modo, defender Canarias como primera identidad política.