2018

Estamos a punto de entrar en un año decisivo para el presente y futuro de Canarias y del Estado español. En medio de la mayor crisis de la democracia española, quizás podemos dejar de ver aquello que nos estamos jugando: por ejemplo, nuestro encaje político, social y económico en ese contrato que llamamos la Ley de leyes, la Constitución.

Ha llegado la hora de explicar qué Canarias queremos ante la ciudadanía canaria, y un criterio decisivo será este: ¿quien pilotará esos cambios fundamentales, una Canarias nacionalista, o una Canarias centralista?

Juan Manuel García Ramos, el presidente del Partido Nacionalista Canario (PNC), en una entrevista en Canarias en hora, lo recordaba haciendo mención del aviso lúcido que había hecho hace poco el presidente nacionalista del Gobierno canario, Fernando Clavijo:

«El otro día el presidente Fernando Clavijo dijo algo en el último pleno que nos abrió los ojos a todos sobre lo que puede significar el año 2018 para Canarias. Está la aprobación del REF económico, que significará unas ventajas indiscutibles para las Islas, el Estatuto de Autonomía que nos coloca en una primera división de las nacionalidades, y la reforma de la Constitución donde tendemos que alojar nuestras condiciones y nuestro estatus reconocido como RUP en la UE. Estoy de acuerdo con el presidente en que 2018 es un año decisivo y nos estamos jugando mucho».

Canarias en hora

Sabemos ya lo que piensa Pedro Sánchez de las naciones que existen en el Estado español, y sabemos también lo que ha dicho siempre el PP centralista; Ciudadanos y Podemos, se han retratado muchas veces: todo es centralismo, solo cambia el matiz más radical de alguno de ellos. El nacionalismo canario, sin diferencias, debe hablar aquí y en MadridSi no lo hacemos, nos seguirán tratando como un territorio de segunda, o en su versión dulcificada, un lugar simpático para viajar en luna de miel.

No somos eso.

Solo una Canarias nacionalista

podrá luchar por aquello que NADIE nos regalará.