Una estafa política,

económica y social

En medio de la crisis económica, y para legitimar sus difíciles medidas políticas, Mariano Rajoy y Luis de Guindos anunciaron que los 76.410 millones públicos del rescate financiero de la banca se recuperarían, o sea, que serían devueltos a los contribuyentes de los cuales salieron.

Sí, de toda la ciudadanía

En la actualidad mediática, ha pasado desapercibido este hecho: el Banco de España acaba de advertir que 60.000 millones de ese rescate no se recuperarán. Hay dos dimensiones de la noticia que siguen siendo sorprendentes: la cuantitativa, por la enorme cifra –60.000 millones de euros– de esta estafa política, económica y social que todos debemos asumir; y, ocultando la anterior, la ausencia de explicaciones de un gobierno ante la contradicción entre sus palabras y los hechos.

En el capitalismo chapucero que caracteriza a España, pues, se vuelve a justificar lo intolerable por la influencia del lobby financiero que, aliado con el poder político, llevó a la ruina a este país –no olvidemos la estructura y la selección por cuotas políticas de las élites que dirigían las desaparecidas cajas de ahorro–.

Una sociedad anestesiada

Y tan escandaloso como lo anterior, es la ausencia de una respuesta cívica y mediática proporcional a esta estafa política y social:

Todo vale

en este país anestesiado

Hace tiempo el maestro Emilio Lledó utilizaba esta expresión tan certera en una entrevista, «empobrecida individualidad», nos la apropiamos y la convertimos en «empobrecida ciudadanía».

Una sociedad anestesiada es aquella formada por una mayoría social pasiva y acrítica, que siempre se somete históricamente al poder político, más allá de su ideología: esa mayoría social es una empobrecida ciudadanía que no cuestiona una estafa política, económica y social que le va a costar 60.000 millones de euros.

Pueden buscar muchas excusas, pero este gobierno y la élite económica de este país lo saben. ¿Resultado? Nada o, dicho de otro modo, una vergüenza de la que nadie se responsabiliza directamente.