Yulin y su

masacre de perros anual

Desde hace años, con el solsticio de verano, se celebra en Yulin —en la provincia china de Guangxi—, un famoso festival de la carne de perro y los lichis. Pero queremos enunciarlo de otro modo: se celebra una masacre de perros anual.

Volveremos a escuchar el argumento cultural que todos los defensores del maltrato animal suelen repetir: este festival sería una tradición y costumbre china que habría que respetar porque es parte de su cultura; es más, al no hacerlo, estaríamos demostrando una falta de conocimiento y sensibilidad con su idiosincrasia que debemos superar.

Como vemos, una falacia:

Todo maltrato animal o humano

es injustificable universalmente

Maltratar es un acto de violencia que nos retrata moralmente, de ahí que, sea donde sea, iremos denunciando estas barbaridades siempre, empezando en nuestra tierra, Canarias, como lo hemos hecho ya con otro tipo de maltrato animal: las peleas de gallos.

Una masacre que se cuantifica en 10.000 perros asesinados; perros que son golpeados y cocinados, expuestos para su consumo en sus mercados; perros que en su mayoría son robados y sacrificados con una crueldad que sólo responde al negocio económico que produce; perros que reflejan en su mirada toda la tristeza de un ser vivo como se puede ver en cualquier imagen o grabación donde se quiera conocer directamente esta masacre china en Yulin.

Nota importante: Advertimos de que las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad.

Este festival lleva desde hace años siendo denunciado por varias organizaciones internacionales; da igual: se sigue celebrando, e incluso más, esta oposición anima a muchos seguidores de esta masacre a comer más, y regocijarse en su fiesta de la que están muy orgullosos.

Pero hay otra sensibilidad y otra forma de pensar con la que queremos acabar este artículo de denuncia: como afirmó Charles Darwin:

«El amor por todas las criaturas vivientes es

el más noble atributo del hombre»

#SomosAnimalistas

#SomosCanarias