BUENA GESTIÓN

Ana Dorta,

un ejemplo nacionalista de política eficiente

A menudo, la buena gestión pasa desapercibida en la actualidad mediática donde todo se mezcla, sin el tiempo para prestar atención de aquello que está funcionando adecuadamente –pondremos, a continuación, un ejemplo personal de lo anterior–.

Hoy nos gustaría detenernos en una política a seguir en Coalición Canaria, y en general, en el presente y el futuro del nacionalismo canario: nos referimos a Ana Dorta, actual Directora de Centros e Infraestructura Educativa (DGCIE) de la Consejería de Educación y Universidades de Canarias. Y a través de ella, ejemplificar la idea de este artículo: un ejemplo nacionalista de política eficiente.

Isorana, proveniente de una familia canaria emigrante (en su caso, Holanda), y que como bien sabe la memoria de esta tierra, regresará por esa nostalgia que tantas veces conocemos –nostalgia familiar que ella encarna también, volviendo a su Guía de Isora siempre que puede–.

Como un guiño a una odisea personal, esa niña canaria se educará en el centro de su pueblo (el IES Manuel Martín González) que algún día gestionará –ya como directora–; para ello, se licencia en Filología Hispánica en la Universidad de La Laguna, obteniendo su plaza de funcionaria de carrera en 2002 –antes de su ingreso en la pasión política–.

Justamente ahí empieza su compromiso en el proyecto de Coalición Canaria en 2003: un proyecto nacionalista, progresista e integrador con el que se identificará desde entonces. Consciente de la mayoría absoluta del PSOE en su municipio, priorizará la vocación de servicio, aun en tareas de oposición, ejerciendo como concejal hasta mayo de 2015. En ese momento, recibirá el ofrecimiento de Fernando Clavijo, para dirigir la DGCIE en la Consejería de Educación y Universidades, que nos lleva al presente.

TRES CARACTERÍSTICAS

Teniendo siempre presente su visión de conjunto de Canarias, tres características sobresalen de la política educativa de Ana Dorta:

1

ESCOLARIZACIÓN DEL ALUMNADO

Un diagnóstico certero y realista del mapa de infraestructuras educativas, solucionando la necesidad de dar respuesta a la escolarización del alumnado y la sustitución de aquellos centros que por su antigüedad presentaban deficiencias estructurales importantes.

Así, se ha gestionado la redacción de proyectos, adjudicación, licitación o en proceso de ejecución de 19 centros educativos –algo que es más destacable aún si se recuerda que, al llegar a esta área, sólo existía un proyecto plan de construcción de centros educativos con financiación pública-privada de la anterior gestión socialista (inviable y que no prosperó desde su propia imposibilidad económica para el sector privado)–.

2

REFORMAS, AMPLIACIÓN Y MEJORA

Además, se ha desarrollado una línea exhaustiva de obras de reformas, ampliación y mejoras (RAM) que han propiciado nuevas aulas enclave, comedores escolares, bibliotecas, accesibilidad, potenciando la contratación de multitud de pequeñas y medianas empresas de reforma y construcción canarias en un círculo virtuoso de eficiencia y apuesta por un tejido económico canario potente. Como ven, más allá de una declaración personal, el nacionalismo es una práctica diaria, algo que debe ser comunicado a nuestra ciudadanía para que se ponga en valor: Canarias se hace, sobre todo, desde aquí y ahora, sin hipotecas externas.

3

DOTACIÓN DE EQUIPAMIENTO

Finalmente, en su gestión ha priorizado la dotación de equipamiento, mobiliario y material didáctico para los centros educativos, necesario para el correcto desarrollo de los procesos de enseñanza.

En este apartado, por ejemplo, se ha dotado de desfibriladores a todos los Centros de Educación Especial; de este modo, en el nuevo curso todos los centros que tengan aulas enclave también dispondrán de los mismos.

Apostando, pues, por una educación innovadora en la que las nuevas tecnologías sean un instrumento pedagógico de uso habitual que favorezca los procesos de aprendizaje del alumnado.

Queremos terminar con una nota personal desde Somos Canarias. Quienes la conocemos podemos dar fe de su capacidad de trabajo, perseverancia y de entrega en todo lo que hace.

Y de algo que es de agradecer en esta época donde la política líquida está de moda: apasionada de nuestra tierra, Ana Dorta reivindica y potencia lo que significa Coalición Canaria. Sí, un ejemplo nacionalista de política eficiente: necesitamos muchas mujeres y hombres como ella, es lo que hace que seamos diferentes.