Desde este rincón de Somos Canarias, hemos reflexionado algo fundamental: sólo el nacionalismo canario prioriza los intereses generales de Canarias, un principio que nos obliga en el s. XXI a defender la glocalización de nuestro archipiélago en las diferentes estructuras políticas en las que está inserta: Estado español, y la Unión Europea.

Un nacionalismo plural, integrador, diverso y abierto como la historia y la geografía de nuestra tierra. Por ello, una de las falacias que debemos romper es la siguiente: todo nacionalismo es igual, y el nacionalismo, por lo tanto, es una ideología uniforme; una falacia que iguala al nacionalismo canario con el catalán, vasco o gallego. Matizar es un verbo que cualquier ‘realismo político’ NO puede olvidar. Canarias ha seguido su propio camino que no podemos desdibujar con falsas comparaciones, y con burdos igualamientos ideológicos.

Y sí, los avances políticos, económicos, sociales y culturales del archipiélago en los últimos treinta años, los ha protagonizado el nacionalismo de Coalición Canaria (CC), y no el centralismo de los partidos estatales (PSOE, PP, y ahora Ciudadanos, o Podemos); si esto es verdad, ocurre también un curioso mecanismo de apropiación por el cual estos últimos se suman a aquellas medidas que han sido realizadas por CC, queriendo ocultar quién ha sido el principal protagonista en esa negociación o desarrollo, pero ese ocultamiento es parcial, por que la ciudadanía canaria ha sabido reconocer a CC esa lucha por Canarias, a pesar del centralismo político y mediático en el que estamos sumergidos. Y no lo duden, se volverá a ganar ese reconocimiento por el trabajo silencioso e inquebrantable de CC.

En esa defensa de Canarias, lo primero, Ana Oramas es un valor insustituible de CC, y lo es por su trabajo eficaz y eficiente en las diferentes funciones que ha desempeñado en su fructífera carrera política. No es extraño que sea una de las políticas mejor valoradas de España: Ana Oramas, un valor de presente y futuro que siempre ha trabajado por esa idea política: Canarias, lo primero.

La ciudadanía canaria lo sabe, como lo sabe la ciudadanía española. Es hora de empezar a explicar el trabajo de CC por cada municipio e isla de nuestra tierra: la victoria se construye desde abajo, y ese es el valor de CC.