Lo hemos advertido desde el primer momento en este rincón de Somos Canarias: Pedro Sánchez es el presidente del gobierno español más centralista del período democrático. Y lo que nos gustaría analizar hoy es el complemento de lo anterior: Ángel Víctor Torres representa el socialismo canario más adulón que haya existido, precisamente como justificación de esa mentalidad y actitud centralista del arrogante presidente socialista que, ya lo hemos visto, limita y cercena el nuevo fuero canario.

El endiosado Pedro Sánchez se acerca de vacaciones, pero ni le importa, ni le interesa nuestra singularidad política, y así se lo ha dicho a Ángel Víctor Torres, el adulón.

Éste viaja periódicamente a Madrid y en su querida calle Ferraz apunta el argumentario que deberá repetir aquí justificando lo injustificable –Ángel Víctor Torres, el adulón, inclinándose a todo lo que le dicen contra los intereses de nuestra tierra–. Su lenguaje verbal y no verbal es de sumisión continua a su líder Pedro Sánchez: es un caso que sobrepasa el análisis político, y nos tememos que debe situarse en el psicológico.

SOCIALISMO CANARIO ADULÓN

Es más, cuando éste visita el archipiélago, hay en este socialismo canario adulón una competición interna que sonroja desde fuera: ¿quién está más cerca y quién sonríe más al lado del endiosado Pedro Sánchez? ¿Quién podrá conversar, aunque sea unos minutos, con el líder que los mantiene aunque desprecie nuestro archipiélago? Al socialismo canario adulón ya no le interesa Canarias, ni la ciudadanía de nuestra tierra, sólo sobrevive con un objetivo: seguir sumiso como Ángel Víctor Torres al narcisista Pedro Sánchez, sin atreverse a decir nada por miedo a desaparecer del dedazo de Ferraz.

Ángel Víctor Torres, el adulón, debe tener cuidado, hasta ciertos compañeros suyos empiezan a darse cuenta de que no es un líder, sino una marioneta de Ferraz y que se equivocaron con su designación. Se nota en su lenguaje no verbal una reverencia sonrojante al temido Pedro Sánchez, que denota ese centralismo que ha interiorizado como disciplina de partido -a veces, da ganas de decirle: adulón, ponte erguido, no inclines tanto la espalda-.

Por todo ello, y haciéndonos espejo del rumor de la calle: Ángel Victor Torres, ¿cuándo has elegido ser una marioneta de Madrid traicionando a Canarias? ¿Cuándo elegiste mentir y ser un adulón de este personaje, Pedro Sánchez, frente a los intereses de Canarias?

Esto es lo que tenemos: Ángel Víctor Torres, un líder y un socialismo canario adulón que miente y traiciona a Canarias. Da vergüenza ajena, pero la ciudadanía canaria ya lo está apuntando, y se lo dirá en las elecciones de mayo: Ángel Víctor Torres, en esta tierra no votamos a adulones.