More

    Sandra Barrera Vinent

    Tuve una infancia maravillosa, vivía con mis padres y hermano en una urbanización de 10 chalets en Guamasa, así que pasé toda la vida viviendo muy cómodamente en una casa con jardín donde tenía la suerte de disfrutar junto a mis tortugas, ranas, perros y gatos. En la urbanización había una docena de niños de mi edad, jugábamos al aire libre en un entorno rural, junto a un monte propiedad de la comunidad, que me permitía pasar largos ratos en contacto absoluto con la naturaleza. Mi tiempo libre lo transcurría jugando a baloncesto o leyendo libros, leyendo o jugando a baloncesto, nada me hacía mas felíz. Era una gran lectora, devoraba a Desmond Morris o Gerald Durrell, Jane Goodall, Konrad Lorenz… los mayores naturalistas de todos los tiempos, pero me gustaba también el misterio y los crímenes, fiel a Agatha Christie cuando aún las chicas de mi edad estaban ancladas en lecturas mas adecuadas. Estudié en el Colegio Nuryana de La Laguna, centro empeñado en que los niños fuéramos felices, leyéramos e hiciéramos deporte, lo cual cumplí de forma espontánea, así que mi infancia transcurrió sin límites y sin corsés; naturaleza, lectura y deporte. Mi juventud transcurrió en el Instituto Cabrera Pinto, donde elegí “letras mixtas” y no “puras” pues mi convicción desde la infancia era ser bióloga, estudiar la carrera de biología y poder investigar la fauna silvestre. Lo cierto es que siempre fui tan pésima en matemáticas, física y química que pronto olvidé esa inalcanzable meta, proponiéndome entonces ayudar a los animales de otra forma, y pensé que sería conveniente ser una abogado en pro de los derechos de todas las especies. Y así fue, estudié Derecho en la Universidad de La Laguna y posteriormente, estudié años la carrera Fiscal y Judicial, “judicatura” pues pretendí ser una juez o fiscal absolutamente entregada a la lucha por el bienestar animal y ser útil en discernir en los contenciosos donde el litigio versara sobre animales. Tras varias circunstancias y etapas, en el año 2000 inicié mi carrera de abogado en solitario, constituyendo Zoom Abogados y permitiéndome de vez en cuando coger asuntos solidarios y de forma altruista iniciar procedimientos judiciales o administrativos, todos “sobre animales” sin titular y de titulares sin recursos pero con animales a su cargo. Así hasta hoy. Lo que me ha permitido confirmar el gran desamparo de nuestros animales, tanto desde la perspectiva de ellos, sin cobertura ni garantías alguna, y desde la perspectiva del abogado, pues advierto sin mas una gran soledad. Juez sustituta del Juzgado Penal nº1 de Santa Cruz de Tenerife. Presidenta de Grupo Animalia.
    3 MENSAJES
    0 comments

    Los animales no son payasos

    ¿BIENESTAR ANIMAL? NO a los circos ambulantes y NO ambulantes con animales y NO a ningún espectáculo análogo Los circos con animales, tanto domésticos como salvajes, carecen...