«Por ver a la Madre Amada no siento la caminada»

Bajada de la Virgen de los Reyes

Una de las fiestas más singulares de nuestras islas es, sin duda, la Bajada de la Virgen de los Reyes, –en la hermosa isla de El Hierro–. Cada cuatro años, con una pasión inusitada, los herreños rinden un precioso homenaje a la bella imagen de la Virgen.

Para todos los canarios, y especialmente para los herreños, estas fiestas –que van ya por su sexagésima novena edición– se viven con una especial intensidad y una profunda emoción. Con todo, de manera simultánea a la bajada, hay también, como es propio de los periodos de celebración y júbilo, distintas actividades culturales que enriquecerán aún más –si cabe– la oferta de ocio de la sin par Isla del Meridiano.

La Caminada

Para aquellas personas que no conozcan esta festividad, hemos de decir que su recorrido abarca el tramo que arranca desde su santuario de la Dehesa –en el sur de la isla –, hasta su capital, Valverde, ubicada al norte.

El acto comienza el primer sábado de julio: danzas, bailarines con un atuendo colorido y el sonido de los tambores nos transportan a una ceremonia propia de otras épocas… y la cándida imagen aparece, resguardada por su cortejo de danzarines, en una silla de madera a la que se le dice «coso», al estilo de las usadas en la Edad Media.

Vídeo y edición: Jeniffer Castañeda García

Recomendamos la consulta de la web Bajada El Hierro, en la que se puede ver –por extenso–, todos y cada uno de los aspectos que definen esta entrañable celebración religiosa, símbolo del acervo cultural y la historia de la isla de El Hierro:

«La llegada de la Virgen a El Hierro está envuelta en el misterio y la leyenda, no conservándose documentación al respecto del cómo o el por qué llegó hasta la isla, por lo que las únicas fuentes que relatan la llegada son orales que han pasando de generación en generación.

Estas fuentes sitúan la llegada el 6 de enero de 1546 en un barco que viajaba hacia tierras americanas, y que arrastrado por una tormenta llegó a las costas de La Dehesa. Allí contactaron los tripulantes con los habitantes de la zona que intercambiaron la imagen por víveres.

Este relato oral, recogido por algunos historiadores, también recoge como la tripulación trata de marchar de la isla llevándose la imagen, y como el barco no navega, “la Virgen quiere quedarse en El Hierro”, atribuyen algunas fuentes».

«La Madre Amada», 04 07 2017

Canal: «Bajada El Hierro»