Canarias NO es

un vertedero marítimo

Los plásticos inundan en el mundo nuestros océanos y vertederos. Cada año, unos 19.000 millones de libras de basura plástica terminan en el mar: en Estados Unidos, por ejemplo, aproximadamente 56.000 millones de libras de plástico se depositan anualmente en vertederos. Con todo, insistimos, Canarias NO es un vertedero.

Sigue siendo desconocido exactamente cómo todos estos plásticos –que no se biodegradan y podrían permanecer en el medio ambiente durante siglos– podrían afectar a la salud humana y al mundo que nos rodea.

Todos podemos hacer algo

para mitigar esta creciente crisis de plásticos

Desde las empresas que necesitan repensar la forma en que los productos de plástico son diseñados y fabricados; los políticos que pueden legislar para proteger el medio ambiente de la contaminación plástica; y, finalmente, cada uno de nosotros cuyas acciones diarias aparentemente pequeñas pueden sumar e indicar una nueva dirección.

Sí, todos tenemos

un papel que desempeñar

Escuchemos a Jenna Jambeck, ingeniera ambiental, experta en esta problemática:

«Lo único que he aprendido al hacer mi investigación es que la densidad de población es un gran motor de la contaminación oceánica, por lo que especialmente en lugares con altas densidades de población, nuestras opciones individuales realmente importan».

O sea, hay una responsabilidad concreta que a todos nos atañe: «Cosas que pueden parecer mundanas, como usar una botella o una bolsa reutilizable –cuando se toman colectivamente–, estas opciones marcan una diferencia». Sigue estando vigente una advertencia de César Manrique sobre nuestra mentalidad:

«Los canarios nunca han tenido conciencia exacta del gran lujo que significa vivir en estas islas, con este clima, con esta flora, con estos paisajes increíbles».

Canarias, por su situación geoestratégica, tiene un peligro enorme: convertirse en un vertedero marítimo de todos aquellos que trafican con la Naturaleza como un banco de su codicia. Desde Somos Canarias nos tendrán enfrente siempre, aunque pocos nos escuchen.

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here