Desde este rincón de Somos Canarias lo hemos advertido desde hace mucho tiempo: Canarias no se merece el centralismo del socialismo canario. Y lo es por decir siempre sí al gobierno más insensible y arrogante con las singularidades de nuestro archipiélago durante el periodo democrático: Pedro Sánchez no es que sea indiferente a las necesidades de nuestra tierra, sino que ha jugado (y sigue haciéndolo) con el dinero que nos pertenece tanto por convenios ya firmados, como por ser una comunidad autónoma de lo que llamamos Estado.

Da igual, sigue manipulando y mintiendo según sus intereses electorales, diciendo ahora afirmaciones que durante meses eran imposibles, escudándose en informes jurídicos o en necesidades presupuestarias que ahora, por arte de magia, ya no son vinculantes. Pedro Sánchez y su cohorte de ministros han tomado el pelo a toda la ciudadanía canaria una y otra vez, y aquí, debemos recordar al indescriptible José Luis Ábalos que, una vez y otra también, ha arrinconado todos los temas referidos a #Canarias, demostrando a su vez un desconocimiento que lo define.

¿El presidente más adulón?

Mientras esto ocurre, el socialismo canario encarnado en su líder Ángel Victor Torres viaja a Madrid cada semana para hacer lo que nunca debería alguien que dice que defiende los intereses de Canarias: bajar la cabeza y decir «sí» a todo lo que le mandan, y no sólo eso, sino defendiendo lo indefendible, ser el presidente más adulón con el centralismo de Madrid que ha tenido esta tierra. Sabemos que hay socialistas canarios (nos lo han dicho con pesar), pocos pero existen, a quienes les da vergüenza la adulación constante de su líder con Pedro Sánchez –hay imágenes de ambos juntos que deberían llamarse el Líder y el Adulón–, aunque sabemos que están callados por tener miedo a decir en voz alta lo que tantos piensan.

Tranquilos, se lo decimos desde aquí: Canarias no se merece el centralismo del socialismo canario, ni tampoco un presidente adulón, el sonriente Ángel Víctor Torres (dan ganas de decirle: «no te rías tanto que se te nota mucho»…), que nunca defiende a su tierra frente a todo aquello que le imponen desde Madrid. El 10 de noviembre es hora de cambiar votando a quienes verdaderamente nos defienden siempre incondicionalmente: al nacionalismo canario unido de CC-NC.