Echar, el verbo populista del

Sanchismo y Podemos

El lenguaje que utiliza un sujeto, sea individual o colectivo, es uno de los criterios más importantes para esclarecer su pensamiento y acción. Mucho más, cuando se trata del lenguaje político que planifica y utiliza el partido populista Podemos –recordemos el origen universitario y filosófico de sus principales líderes–, y que ahora el sanchismo socialista ha incorporado explícitamente:

Hay que echar al PP de las instituciones, o en clave canaria,

hay que echar a CC del Gobierno autonómico

Todo vale, siempre que cualquier medida esté encaminada a diferenciarse de estos partidos, incluso aunque se caiga en contradicción con posiciones recientemente formuladas (véase el , luego el no, y al final la abstención del PSOE respecto al tratado bilateral entre la Unión Europea y Cánada).

Estamos ya en un período político donde echar

es el verbo populista del sanchismo y de Podemos

Pablo Iglesias está sonriendo con este acercamiento ideológico del PSOE–.

Pero esta evidencia encierra uno de los grandes peligros de la democracia actual:

El radicalismo vacío, oportunista

y demagógico de la izquierda española

Hay que volver a recordar algunas ideas que se deben asumir en una democracia representativa –no en esas democracias populares que tanto gustan a los podemitas–. Por ejemplo: no se echa a nadie, es la ciudadanía ejerciendo su derecho a voto quien elige o no, qué partidos políticos quieren que le represente; segundo, el respeto en el ejercicio de la libertad de expresión invalida un verbo como echar, que sólo refleja una violencia soterrada done no hay adversarios, sólo enemigos; finalmente, comprender qué significa el pluralismo en democracia, o sea, la coexistencia necesaria de diferentes ideologías, ideas, creencias o actitudes.

Quizás tendrían que leer a un clásico del pensamiento estadounidense, Ralph Waldo Emerson:

«Emplea el lenguaje que quieras y

nunca podrás expresar sino lo que eres»

Mejor no, les delataría…