El fenómeno

Donald Trump

Parte II

Segunda idea: el trumpismo es un populismo estadounidense, combinación de la sociedad del espectáculo y de la sociedad red. Si nos asomamos a la procedencia del personaje Donald Trump, descubriremos que el constructor de rascacielos se ha hecho como tal en los programas de telerrealidad.

Más allá de los simulacros de Baudrillard, es alguien que ha evaporado en su vínculo con el público/electorado la distinción entre la realidad y la ficción, o de la verdad y la falsedad.

La famosa expresión de postverdad hace justicia a este fenómeno, introduciendo el núcleo de la sociedad del espectáculo en el discurso político. La crítica radical de Guy Debord se ha convertido en una masa que ríe al bufón que, más allá de lo que diga, asegura el espectáculo, y con ello desprecia la solemnidad y las conspiraciones oscuras de la clase política de Washington.

Donald Trump fascina incluso a quien irrita, porque es un producto de una pureza que resulta imbatible desde sus presupuestos. Sí, dice directamente lo que gran parte de la gente está pensando –otra cuestión es si nos gusta o no aquello que dice–, y su transparencia y estilo directo conecta con un movimiento subterráneo de nuestra época.

Siendo hijo de la sociedad del espectáculo, lo es asimismo de la sociedad red. Veamos el porqué: un presidente que desborda su cuenta oficial, desde su cuenta personal de Twitter, es alguien que ha comprendido que la falta de mediación de una red social como Twitter, la más rápida y directa de las que existen para el discurso político, es la mejor herramienta para monopolizar la agenda política y social globalmente.

Su enfrentamiento con los grandes medios de EE.UU hay que comprenderlo desde esta elección que sólo puede ejercitarse en la sociedad digital: el poder moldear a tu electorado sin las mediaciones clásicas de la política moderna.

No hay precedente en este uso vertiginoso de Twitter por ningún gobernante del pasado o del presente, otra razón para aseverar que Donald Trump sí sabe cuál es su territorio: la sociedad red.