El gobierno nacionalista de CC:

Canarias en el buen camino

La buena política se hace con minúscula, aunque esta afirmación aparentemente gris no guste a muchos que sólo conciben la política como espectáculo, o desde la hipercrítica y el negativismo que nada aporta.

El actual gobierno de CC, primero en coalición con el PSOE y ahora en solitario, está haciendo una buena y estratégica gestión que encauza a Canarias en el buen camino, reconociendo los problemas estructurales que tiene nuestra Comunidad Autónoma.

Adelantándonos a posibles críticas: ningún gobierno puede resolver definitivamente problemas que soporta Canarias desde hace décadas, pero sí puede poner la dirección correcta para que esos problemas tengan un horizonte de solución.

Y todo ello desde una presidencia del gobierno, Fernando Clavijo, que ha hecho de la normalidad y el huir de la demagogia y titulares fáciles, toda una seña de identidad, a través de un trabajo silencioso y constante. Para justificar esta afirmación vamos a desarrollarla mediante seis ideas:

ideas

1

La recuperación de las relaciones con el gobierno de España, que ha servido para negociar e influir en aspectos cruciales de la política nacional, con las consiguientes contrapartidas y beneficios inmediatos para Canarias –por ejemplo, el acuerdo para sacar el REF de los presupuestos y anclarlo en la Constitución–.

2

Finalizando 2016, Canarias era la Comunidad Autónoma con menos deuda per cápita, habiendo reducido el desempleo en estos dos años en casi 30.000 personas, al pasar de 248.000 a 220.000.

3

La importancia crucial de la Ley del Suelo, que racionaliza y simplifica toda la gestión del territorio desde un equilibrio entre el respeto al medio ambiente, y el necesario desarrollo socieconómico.

4

La recuperación progresiva de inversión y calidad en los servicios públicos, aumentando las plazas para personas dependientes y estando en elaboración la Ley Canaria de Servicio Sociales –otro ejemplo de esa voluntad: la Ley de Crédito Extraordinario de 340 millones de euros que permitirá mejorar los servicios públicos y subir el sueldo de los funcionarios–.

5

Una educación que sigue su trayectoria de reducción del abandono escolar temprano –17,1% frente al 18,5% del conjunto de España, y con un 4,6% la tercer mejor Comunidad Autónoma en el 2016–, con una apuesta decidida por el bilingüismo y la formación profesional (el plan Enlaza), y con una recuperación del diálogo educativo (reconocida por los propios actores de la educación canaria) que es el presupuesto de toda mejora a largo plazo.

6

Las proyecciones positivas de crecimiento económico para Canarias (alrededor de un 3,5 % del PIB), concretarán recíprocamente una mejora de las cifras del paro en Canarias, con un objetivo de llegar a un 21%, frente al 33% que se encontró al principio de esta legislatura.

Por último, hemos dicho en el título de este post, el gobierno nacionalista de CC, remarcando que sólo desde una ideología nacionalista que tiene a Canarias como primera identidad política, los objetivos que se van logrando tienen sentido:

¿Alguien piensa que si no somos necesarios políticamente en

Madrid, nos tendrían en cuenta de la misma forma?

Por nuestra historia y memoria sabemos que no. Es la importancia de poner en valor la gestión de un nacionalismo canario que, sin dejar de ser autocrítico, encauza a Canarias en el s. XXI.