Desde este rincón de Somos Canarias, lo hemos ido anunciando desde hace mucho tiempo: el GOBIERNO PINOCHO de Ángel Víctor Torres, el Adulón, y de Román Rodríguez, el Guanarteme del socialismo centralista, se ha instalado en una carrera de mentiras y justificaciones de aquello que es indefendible: su pleitesía al gobierno centralista del arrogante Pedro Sánchez, quien ahogó económicamente, y sigue haciéndolo a su capricho, a Canarias, con todo tipo de desplantes y embustes que fuimos relatando en su momento.

Da igual lo que digan estos dos personajes: se reúnen con los ministros y los mandan calladitos para su tierra con promesas vacías y compromisos que nunca han cumplido y que están condicionados a sus luchas de poder en los palacetes de la capital –allí Canarias queda lejos, demasiado lejos, mientras tanto, Ángel Víctor Torres, el Adulón, sale sonriendo en todas las fotografías que le obligan a hacerse: ¿por qué alguien sonríe cuando le están tomando el pelo?–.

La última mentira ha sido fabricada por Román Rodríguez, el Guanarteme del socialismo centralista, que ha justificado desvíos y recortes, acusando al anterior gobierno nacionalista de Fernando Clavijo de una intencionada mala gestión de ingresos y gastos –cuidado, nos llega por dirigentes de NC que la tensión entre éste y Antonio Morales está a punto de explotar–. Quien mejor ha diseccionado la mentira, como tantas veces, ha sido el maestro Francisco Pomares:

«Sorprendió también que Rodríguez no hiciera referencia al impacto sobre el déficit del hecho de que Madrid decidiera congelar los adelantos de fondos a las comunidades autónomas. Pero si era la Airef quien decía que Canarias no iba a cumplir, resultaba muy preocupante. Porque la Airef no miente. No lo hace nunca. (…) ¿Quién se inventó entonces lo del informe de la Airef? ¿Y para qué? ¿Para poder empezar con los recortes? ¿Para justificar la futura subida de impuestos? Alguien debería explicar qué informe de la Airef es el que usó el Gobierno para meter ya la primera tijera en los presupuestos, y porqué se hizo si no era en absoluto necesario».

«La gran mentira», Francisco Pomares, El Día

El #GobiernoPINOCHO no para: ¿por qué mientes, Román Rodríguez?