Él, el Maestro que «te abraza de conocimientos»… de letras, de sabiduría.

Él, camina con sus alumnos por el Mundo, montañas, ciudades, mares, cielos, ríos… enseñando las maravillas de la tierra, la hermosura de la vida… cogiendo un puñado de tierra, analizando su riqueza.

…Me veo hacia atrás en el tiempo… mirando «la ventana de mi vida»… el resplandor de esa belleza de ahí afuera, donde mi cara se refleja en el cristal que se inunda de amor y sabiduría.

…Los veo… en mi corazón, en cada letra, en cada libro, en todas las artes… en «el Budismo» que es pura Filosofía de vida… ¡que me encanta!, en las nubes, en la música quese queda grabada en el alma…

Ellos, los Maestros buenos, forman parte de nuestras vidas… nos enseñan, nos aman, y el día de mañana, nos acordamos como nos enseñaron, ayudaron… Quedan siempre en nuestros corazones sus enseñanzas. Jamás caerán en el olvido… Por eso quiero y amo «al Maestro».

Pienso también que tendrían que estar en los Gobiernos, antiguamente, El Rey o La Reina, tenían siempre un Maestro Filósofo a su lado, para que les aconsejara.

Nuestro cariño, amor agradecimiento… de parte de todos los ciudadanos del Mundo.

Filósofos de la vida… que nos enseñaron a pensar…

¡Eso es Libertad!

…pura Filosofía…

…¡Cuánto quiero y amo a mis Maestros de La Vida!

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here