Lo hemos advertido desde este rincón de Somos Canarias: nos equivocaríamos llamándoles el Pacto de las Flores, y ahora los acontecimientos que están ocurriendo nos dan la razón, su verdadero nombre es otro: el Pacto de los Silenciosos.

Lo diremos sin circunloquios: pocas veces se ha podido comprobar en este período democrático, un gobierno autonómico más adulón y centralista que el que ahora padecemos. Lo argumentaremos con dos ironías de algunos de sus protagonistas.

Una primera ironía es que lo compone un partido, NC, que se dice nacionalista, y con su líder, Román Rodríguez, oficiando de vicepresidente de este gobierno desnortado y superado por la situación catastrófica que agravan con su inoperancia: su posición pasiva y cínica ante los desplantes y la irrelevancia de Canarias desde el gobierno arrogante de Pedro Sánchez, tiene una ganancia: ha puesto su interés personal por encima de la defensa incondicional de Canarias. En la política, como en la vida, no se puede creer que eres más inteligente que nadie: se nota demasiado, y más en una situación excepcional como la que vivimos. Resumiendo: Román Rodríguez seguirá en su puesto, pero llegará el momento donde la ciudadanía canaria castigará su complicidad con este socialismo adulón y centralista.

Una segunda ironía es la sumisión de este socialismo canario (A. V. Torres y la vergonzante justificación constante de su jefe Pedro Sánchez) y de Unidas Podemos (con la indescriptible Noemí Santana, siendo la consejera más incompetente que se recuerde) con todo lo que se ordena desde Madrid: lo hemos visto en la tramitación de los presupuestos donde no se respeta nuestra tierra, justamente la más golpeada por esta crisis de la COVID-19 , y lo comprobamos a diario en el silencio de sus senadores con escándalos como el tratamiento del problema inmigratorio en Canarias. Frente a lo anterior, sólo el trabajo constante y leal de su compromiso con nuestras islas, sin estridencias, de Fernando Clavijo y de Ana Oramas, vuelve a recordar algo que debemos reivindicar cada día: a nuestra tierra se le defiende siempre incondicionalmente y esa es la razón de ser del nacionalismo canario de CC. El no hacerlo es muy fácil de resumir: el Pacto de los Silenciosos y su traición a Canarias.

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here