Hoy en nuestra serie, Pasado, presente y futuro del nacionalismo canario, entrevistamos a una de las figuras fundamentales del nacionalismo canario: Francisco Linares –licenciado en Geografía e Historia en la Universidad de La Laguna–, alcalde de La Orotava desde 2013, y el actual secretario general insular de Coalición Canaria (CC).

Veinticuatro años en el compromiso político con CC, se nos muestra como un político carismático, seguro desde la experiencia y, sobre todo, comprometido con una apuesta de la política como servicio público.

Y no, no es un político común, este antiguo profesor sigue dejando su huella: siendo alcalde, lleva personalmente, entre otras, las áreas de Educación y Cultura, algo que resulta excepcional en el panorama político actual.

Cercano y sistemático en sus respuestas, Francisco Linares conoce con detalle la política municipal, insular y autonómica de nuestra tierra, y nos ofrece una visión del nacionalismo canario del s. XXI donde muchos lectores de Somos Canarias se identificarán.

1

MIRADA RETROSPECTIVA

Queremos empezar con una mirada retrospectiva a su carrera política –exactamente veinticuatro años–; de aquel profesor de Geografía e Historia que entró en la acción política al actual alcalde de La Orotava, ¿qué permanece y qué ha cambiado personal y profesionalmente en Francisco Linares?

Yo entro a formar parte de la antigua ATI en 1987, es decir, que llevo en el compromiso político desde hace treinta y un años y, como cargo público, van para veinticuatro años. Comencé en el año noventa y cinco y no estuve con dedicación exclusiva hasta el año 2001, antes compatibilizaba la vida de docente –dando clase– con mi vida pública. De manera que comencé con treinta y seis años –si bien yo ya tenía una trayectoria en el ámbito de la organización política–, así, cuando doy el salto a la vida pública, esto lógicamente supone un cambio muy importante.

Entro casi para «ayudar» y colaborar en los dos campos en los que he trabajado siempre: educación, por un lado, y cultura, por otro. Y, durante estos veinticuatro años, el momento más importante tiene lugar el nueve de noviembre de dos mil trece, cuando soy alcalde, sustituyendo a un alcalde histórico como Isaac Valencia, que fue alcalde treinta y cuatro años y cuatro meses. Otro momento importante tuvo lugar en mayo del año dos mil quince cuando ya como «cabeza de cartel» volvemos a sacar mayoría absoluta.

¿Qué ha ido evolucionando? He tenido un proceso de maduración política, en el que los años en la vida pública me han dado serenidad, tranquilidad y sosiego en el gobierno que la municipalidad debe siempre tener. De ser un hombre excesivamente impulsivo, ahora, soy un hombre tranquilo, sereno; la edad solamente tiene algo bueno: te da dosificación, tranquilidad y serenidad que en la municipalidad es fundamental. Y yo agradezco eso mucho porque creo que, al final, no es un bienestar que saco yo, sino que el pueblo –del que tiene uno el honor de ser alcalde–, puede contar con la figura de un alcalde que no se precipita, sino que primero piensa y después actúa.

2

MUNICIPALISMO

La política tiene escalas como gran parte de la actividad humana, de ahí la importancia de su visión desde la política municipal, en este caso, desde La Orotava: ¿qué puede aportar el municipalismo al debate político en nuestra tierra, y en general, en España?

La municipalidad, la administración local, es el sustrato básico en el que se mueve la estructura política en sí; es más, pienso que cualquier persona que ocupe cualquier otro cargo debería ser, antes que nada, concejal, o ser alcalde: es el contacto directo, es escuchar el día a día, es no encerrarte en el despacho y no perder el contacto diario de lo que la gente piensa, opina. Cuando se es diputado, senador, consejero se corre el riesgo de que uno se encapsule, y de que esa «cápsula» le impida sentir el campaneo diario de la gente. Por lo tanto, la municipalidad es el sustrato básico.

Por suerte, tanto en Canarias como en toda España, estamos organizados. La FECAM y la FEMP juegan en eso un papel fundamental y, además, creo que hemos tenido un papel importante a la hora de que se nos escuche y de que hayamos tenido voz en determinadas leyes que para España han sido clave. Por lo tanto, la municipalidad debe ser el foco más importante que hay, porque es el «primer piso», es aquel pilar, aquel conjunto de columnas que son el sostén básico para esa gran construcción que es la política, en la cual creo –creo que es buena, creo que suma, creo que aporta–, pero no olvidemos nunca que la municipalidad debe ser el eje transversal fundamental.

3

GRANDES RETOS

Asume la alcaldía de La Orotava en 2013, sucediendo al histórico Isaac Valencia; en clave de presente y futuro, ¿cuáles son los grandes retos que afronta La Orotava?

Los grandes retos que tenemos cara a estos años son los siguientes: dentro de dos meses, nos va a entrar el plan general de ordenación urbana nuevo. Ello supone un giro de ciento ochenta grados con respecto al plan general del año dos mil. Somos la primera alcaldía de toda Canarias que empieza el proceso hacia atrás: desclasificamos suelo urbano y lo pasamos a ser suelo rústico. Eso significa que apostamos por un modelo de ciudad distinta, por el que vamos a dar nuevos suelos y nuevos usos para generar empleos en otros sectores que no sean el de la construcción.

Luego, somos un pueblo que ha hecho una apuesta clara y contundente por tener un turismo sostenible: hemos renunciado a tener camas y lo que queremos es tener visitas turísticas acorde a nuestro municipio. Rechazamos categóricamente que el millón de turistas que pasa por este pueblo cada año venga a alojarse, creemos que nuestro modelo debe aspirar a que dispongan de en torno a treinta minutos para estar en un pueblo que ha cuidado su patrimonio arquitectónico, escultórico e histórico durante años; de este modo, ese millón de turistas que vienen, pues, tienen entre treinta y cuarenta y cinco minutos para que puedan estar aquí, pero no queremos hoteles, no queremos camas. Para eso tenemos el Puerto que está ahí, al lado; lo que sí queremos es tiempo para poder sacarle rentabilidad a ese turismo sostenible por el cual hemos hecho una apuesta firme.

Dicho de otro modo, vamos a hacer una apuesta y continuamos haciéndola, porque el espacio que ocupa El Rincón –que son dos millones de metros cuadrados–, supone una apuesta importantísima, en estos últimos años, para que se convierta en un «pulmón» de agroturismo, donde el turismo y la agricultura se puedan mezclar juntos.

Y, por supuesto, vamos a seguir decantándonos por ser uno de los pueblos con un sello cultural más claro, con una apuesta clara. De hecho, yo soy uno de los pocos alcaldes que lleva, personalmente, Educación y que lleva Cultura, porque, además, creo que debe ser uno de los ejes transversales fundamentales para el desarrollo de esta villa cara a estos años próximos.

Nos ha dado un plus extraordinario tener una universidad. Somos villa universitaria desde hace cinco cursos, ya tenemos mil alumnos y está jugando un papel fundamental en el que vamos a colaborar también para que el casco histórico nuestro se convierta en el gran campus urbano que la Universidad Europea tiene.

Yo me conformaría mucho con que esos cinco ejes hayan de ser los cinco ejes claros y nítidos para trabajarlos a lo largo de los próximos cinco años.

4

APUESTAS PARA TENERIFE

Es el actual secretario general insular de Coalición Canaria (CC) en Tenerife. Por ello, puede desarrollar una visión compleja y matizada de la isla: desde el nacionalismo canario de CC, ¿cuáles son las grandes apuestas para Tenerife en el presente y en el futuro inmediato?

Nosotros estamos en una isla que, históricamente, a lo largo de las ultimas décadas, treinta o cuarenta años, ha estado descompensada. Ha sido un barco muy «escorado hacia el sur», región que ha tenido un desarrollo económico espectacular –por lo cual ha pagado, también, un peaje cultural y educativo importante–; y un norte en el que se ha mantenido la estructura educativa, cultural, pero donde las inversiones económicas durante varias décadas fueron pocas o fueron débiles.

Ahora, estamos ante el proceso de igualdad inversora global en lo que es nuestro concepto de isla. Lo que se está haciendo desde el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife actuales creo que es practicar el nacionalismo desde la justicia y desde la equidad.

Tenemos grandes retos: tenemos Hospital del norte, Hospital del sur, que están en un setenta y cinco por ciento ahora, hay un compromiso por escrito, con ficha financiera puesta, de que a lo largo de los dos, tres próximos años se pueda llegar al cien por cien.

Tenemos el compromiso de que el anillo insular se complemente con la apuesta que el Cabildo insular ha hecho de aportar, antes que el Gobierno de Canarias incluso, porque tiene la disponibilidad económica de que el túnel de Erjos, que es una inversión de trescientos millones de euros, se pueda hacer también, lo que va a suponer la interconectividad interna de esta isla –entera–, eso creo que va a ser muy importante.

Luego, debe de hacer una inversión muy importante para solventar el caos de tráfico que, en determinadas vías, en las carreteras de Tenerife hay. La TF1, en el sur, y la TF5, en esta parte norte, tienen ya el proyecto y lo más importante, la ficha financiera puesta también, al lado.

Y ese proyecto veinte-treinta (2020-2030) que el Cabildo ha impulsado, sustentado en apoyos que el Gobierno canario tiene, que implica hacer una apuesta por la educación, por los jóvenes, por la cultura. Yo creo que también debe ser otro de los aspectos clave. No todo debe ser construir cosas, asfaltar, hacer obras; creo que también se debe hacer esa apuesta que especialmente Carlos Alonso está haciendo por tener una isla con unos jóvenes con capacidad de formación para afrontar los retos que nos vendrán en estos próximos años. Si de la crisis hemos sacado algo, es que teníamos unas bajas tasas de formación y fuimos incapaces de afrontarlo, muchos de nuestros jóvenes tuvieron que volver a ponerse a estudiar otra vez.

Yo, igual que antes, me conformaría con que esas cinco o seis líneas se llevaran a cabo a lo largo de este próximo lustro.

5

COALICIÓN CANARIA

Sumando las perspectivas política e histórica que confluyen en su persona, y con ese tiempo que dan los veinticinco años transcurridos desde la fundación de CC en 1993, ¿cuáles son las aportaciones de CC en la historia reciente de nuestro archipiélago?

Desde que CC se constituyó en 1993, en un proceso complejo, donde nos sumamos muchos pequeños partidos políticos, que ya veníamos construyendo un modelo de interpretar Canarias, desde el año setenta y ocho –este año estamos muchos cumpliendo cuarenta años de compromiso con esta tierra–, no conozco ninguna acción positiva que haya ocurrido en los veinticinco años últimos en la que CC no haya formado parte de una forma activa, además.

Hemos construido mucho, hemos mejorado mucho, hemos trazado líneas que hubieran sido impensables no hace más de diez o quince años atrás. ¿Hemos cometido errores? Por supuesto que sí, porque hemos hecho muchas cosas y los que hacen muchas cosas cometen errores también, pero el trabajo que CC ha hecho en Canarias y en esta isla, a lo largo de los últimos veinticinco años, ha sido inconmensurable.

Yo conocí esta isla hace treinta o cuarenta años atrás: era una isla desigual, desconectada, con una sanidad pésima, con una cantidad de colegios insuficiente. No hay que ir muy lejos, en el municipio en el cual estamos, treinta años atrás, había tres colegios, hoy hay veintitrés; éramos una isla desigual: vivían bien unos cuantos y la mayoría no tenía acceso a nada. No había carreteras, no había agua, no había colegios, no había la calidad –que la hay, con las dificultades que pueda haber– que la sanidad actualmente tiene.

Quiero decir: yo, desde luego, me siento muy satisfecho del papel que CC ha tenido a lo largo de los veinticinco últimos años. En todo lo bueno que nos ha pasado, CC ha sumado. Y, cuando ha habido cosas malas hemos peleado como jabatos para exigirle al Gobierno de España que entienda y que comprenda que Canarias –y Tenerife o la isla en la cual estás–, tiene que pagar una serie de peajes por la distancia en la cual estamos; y el que no valore eso es porque está mirando a otro lado. Por eso, alguien dijo una vez –y yo creo que tenía razón en eso–: «si CC no hubiera existido, la tendrían que haber inventado».

Además, lo hemos hecho desde la libertad, sin tener que pagar peajes a nadie, con una voz libre, donde, rechazando el independentismo siempre, hemos apostado por un nacionalismo dentro de la Constitución, pero exigiendo autogobierno para Canarias, porque una comunidad como esta necesita capacidad de soluciones desde la isla y desde Canarias en el espacio físico en el cual estamos.

6

INSULARISMO

Es uno de los grandes problemas de nuestra tierra: el insularismo. Y, sin embargo, Canarias como unidad política debería estar más allá de esta tentación: ¿cuál es como nacionalista su reflexión sobre el insularismo que periódicamente se instala en la agenda política canaria?

Esa es una de las cuestiones que tenemos en nuestra agenda siempre, lo que nos cuesta es convencer, explicar a los que están fuera, los peajes y los altos pagos a los que hay lógicamente que hacer frente por ser una comunidad autónoma que se encuentra a dos mil kilómetros aproximadamente.

A nosotros, nos han intentado poner el estigma de que pedíamos algo distinto a lo que las demás comunidades autónomas tienen. Y, efectivamente, así es. Es que somos una comunidad autónoma distinta a las otras por la distancia, por lo peajes, por los estigmas que tenemos aquí. Nosotros, yo creo que en los últimos cinco años sobre todo, hemos tenido una agenda canaria clara, en la cual, cada isla ha planteado una serie de exigencias –pero sumadas todas juntas– planteándolo como una comunidad autónoma que, por fin, a lo largo de estos dos últimos años, ha encontrado la dignidad y el respeto que Canarias había perdido desde hacía tiempo.

En lo que no podemos caer es en el insularismo rancio y, menos todavía, en el que aboque a ese pleito insular que considero ya, hoy en día, totalmente obsoleto y desfasado; y, por supuesto, no se puede concebir como instrumentalización de enfrentamiento político entre islas.

Canarias es una, formada por ocho islas, con ocho realidades distintas, y tenemos que seguir trabajando juntos para conseguir no más que otros, pero sí lo mismo que las demás comunidades autónomas.

7

NUEVA SITUACIÓN POLÍTICA

No vivimos en tiempos de moderación –el ensayista indio Pankaj Mishra la ha bautizado como la edad de la ira–. Nuestra época acumula la frustración que desencadenó la Gran Recesión de 2008, esto explica en parte la aparición de nuevos actores políticos (Podemos, Ciudadanos) en el ámbito nacional y autonómico: ¿cómo afronta CC esta nueva situación política y, especialmente, para las próximas elecciones de 2019 en el ámbito local, insular, autonómico y europeo?

Sobre todo, lo afrontamos sin tener miedo. Nosotros no tememos la afloración de nuevas opciones. Sí nos asaltan dudas cuando hay formaciones políticas radicalizadas, que no están dispuestas al diálogo, al acuerdo, a llegar a consensos en los grandes asuntos que para Canarias puede haber. Somos perfectamente conscientes de que la situación política es distinta a la que había no hace más de cinco años atrás.

Creo que las cosas empiezan a retomar el orden que en la política había antes. Esos apéndices de nuevos partidos políticos han demostrado, con el tiempo, que lo que hablan es una cosa y lo que hacen es otra.

La política es un camino de seriedad, de compromiso y de rigurosidad en el servicio público. Entonces, para nosotros, las elecciones que tenemos dentro de nueve meses escasos, las afrontamos desde el respeto a todas las opciones políticas, pero, desde luego, con nuestra cartilla de trabajo presentada, con nuestra ruta de trabajo hecho y con nuestro deber cumplido.

No tenemos miedo de debatir con quien sea, no tenemos ningún miedo a ninguna otra opción política y somos conscientes de que, con la dificultades que pueda haber, CC va a seguir teniendo un espacio que no van a darle las siglas, se lo van a dar las urnas, porque la gente va a reconocer el trabajo muy serio y riguroso que ha hecho CC canaria; y, en este caso, fundamentalmente, Fernando Clavijo ha sido un presidente extraordinario, de trabajo, de entrega, de honor, y de compromiso a lo largo de estos cuatro años.

8

CIUDADANO DIGITAL

Vivimos una época de transformación acelerada, la actual sociedad digital –esa sociedad red que tan agudamente ha analizado M. Castells– está revolucionando todo el ámbito económico, social y cultural; y, por supuesto, también el político: ¿cuáles son las consecuencias que deben asumir los partidos políticos del s. XXI en este nuevo contexto? ¿No hay una carencia de discurso actualizado para ese nuevo ciudadano digital que, en mayor o menor medida, es ya la mayoría del electorado?

Los partidos políticos y el concepto de «hacer política» o se recicla y se adapta a los tiempos en los cuales estamos, o muere. Quiero decir, las formas de hacer política, las formas mías de ser alcalde ahora, en comparación con las que había hace diez años atrás, son totalmente antagónicas; no porque las de antes fueran malas, sino porque las de ahora tienen que ser distintas, porque ahora hay un contacto directo con las redes, con la gente, se visibiliza todo, se puede sacar de contexto cualquier cosa. Y eso –pienso– no es algo malo.

Lo importante es que uno se sienta servidor público. Ser servidor público es estar al servicio de la gente durante el periodo que te comprometes a serlo –teniendo esto por encima de cualquier cosa, porque para eso eres servidor público–. Si tú no pierdes como referencia lo que es ser servidor público, lo que implica el servicio público, debes adaptar su ejercicio a los tiempos en los cuales estamos.

Los partidos políticos lo hemos hecho todos. Yo soy un secretario general insular de un partido político adaptado a lo tiempos en los cuales estamos. Arraigado en la historia que en CC hay, y que ha tenido durante años, pero, por supuesto, hemos hecho una readaptación a los tiempos actuales. Y, así, estamos en Twitter, Instagram, o Facebook; quiero decir, debemos contar con una respuesta inmediata.

Antes había más capacidad de retención histórica, hoy, lo que pasó ayer, pasó ayer, ya hoy sucederán otras cosas nuevas; y, por ello, también, la respuesta política tiene que ser mucho más ágil. En eso estamos, además, estoy convencido de que con la aportación de mucha gente joven que se ha ido incorporando, nos iremos actualizando cada vez más.

9

REFERENTES

Desde su dilatada experiencia política ha conocido diferentes líderes, tanto de su partido como de otros; el factor personal es, sin duda, esencial para comprender la pasión política, ¿cuáles son los dos políticos que más admira y el porqué de su elección?

Eso es bastante complejo porque, en veinticinco años, he conocido seis o siete personas, que me parece que han marcado nuestro proyecto y, en Canarias, con una impronta especial.

Hablo de personas como Adán. Adán Martín creo que fue una persona de gestión, de proyección y de planificación de esta isla y de Canarias; y, con una visión, que ha tenido muy poca gente.

Por otra parte, he de recordar el papel que Ana Oramas ha desempeñado. Creo que, en los doce años de compromiso de defender Canarias, jamás habíamos tenido una persona con la implicación –y con tan pocos miedos– de quien, estando sola, ha sabido lucir que éramos miles de canarios los que estábamos ahí, en Madrid.

Asimismo, creo que ha habido dos presidentes de Cabildo fundamentales: Ricardo Melchior, que fue un presidente con una dilatada trayectoria con mayorías absolutas clave, que le dio al Cabildo un impulso importante; y Carlos Alonso, que ha sabido adaptar el Cabildo al s. XXI.

De destacar es, también, el papel que Manuel Hermoso jugó, un papel en una época histórica complicada, difícil; y, por supuesto, no puedo olvidarme, tampoco, del papel fundamental, en una época de crisis importante, que Paulino Ribero tuvo, una época muy compleja, porque fue el presidente de las crisis: ocho años sumido en una miseria económica absoluta.

Finalmente, ya, en los últimos tiempos, Fernando Clavijo ha sido el presidente del s. XXI, un hombre joven, que aprovechó lo antiguo y nos metió en una órbita nueva y ha puesto a Canarias en el mundo.

Por todo lo anterior, es complicado citar tan solo a dos, pero sí hay ocho personas, quizá nueve, que creo que han jugado un papel principal.

10

CANARIAS ÍNTIMA

Queremos terminar como empezamos, en el plano biográfico, donde espera siempre la memoria de lo que somos: ¿qué lugares y/o momentos elegiría de su Canarias íntima, de su Canarias personal? ¿Qué historias nos puede compartir de alguno uno de ellos?

En lo personal, tal vez, una impronta para mí clave, fundamental, e incluso, que supuso un cambio de actitud ante la vida, me sobrevino en el año 1999, cuando, por causa de un derrame cerebral grave, estuve entre la vida y la muerte durante once días aproximadamente.

Todos los días continúo agradeciéndole a Dios siempre haber vuelto a la vida otra vez, sin haber sufrido secuela alguna. Me parece que soy mucho mejor persona, más humano, más contactado con el mundo real, a partir de que Dios me dio una segunda oportunidad de seguir estando aquí.

Desde Somos Canarias, gracias por sus respuestas, D. Francisco. Terminada la entrevista, y bajando las escaleras del precioso ayuntamiento de La Orotava –un espacio clásico, con una solera natural que impregna todo el edificio–, nos damos cuenta de la simbiosis de este municipio histórico y cultural con la figura de Francisco Linares.

Como dijimos, nada es casual: sí, también la política puede ser una bella metáfora si se está atento.