Fuerteventura:

quien la probó, lo sabe

La variedad de paisajes que atesora Fuerteventura no deja de sorprendernos: desde la costa sinuosa repleta de dunas, moldeadas por el viento; hasta la agreste fuerza de la roca volcánica, endurecida a la intemperie, como la tenacidad y el amor por su tierra que atesoran los majoreros.

El verde en Fuerteventura es vegetación, es vida: un guiño de la naturaleza, que nos sonríe, en contraste con el azul celeste del mar y el dorado cálido de la arena.

Fuerteventura no es una isla al uso y, desde luego, su belleza no puede apreciarse desde las líneas de este post (ni desde las de ningún otro): Fuerteventura hay que vivirla, olerla, sentirla, respirarla

«Fuerteventura es así, te lleva de un símbolo a otro, te maneja como te maneja el viento de Morro Jable, o como maneja el viento esas aspas negras que hallo por el camino (…)».

Juan Cruz Ruiz, Viaje a las Islas Canarias

«Al llegar, serás recibido por un litoral virgen de aguas color esmeralda y arena blanca. Más de 150 km de playas en las que el sol y la brisa marina, cargada de iones negativos con efecto relajante, te harán sentir en un paraíso. Por eso, y por sus espectaculares paisajes volcánicos, no es de extrañar que haya sido declarada Reserva de la Biosfera»

Hola, Islas Canarias

Por todo lo anterior, insistimos en que no dejes que termine el verano sin ir a visitarla, pues –como has visto– Fuerteventura es un tesoro que merece la pena; y, no solo, desde el punto de vista de la naturaleza; sino también desde el de su rico patrimonio histórico y cultural:

«El nombre indígena de la isla, antes de su conquista en el siglo XV, era Erbani, dividida en dos comarcas (Jandía y Maxorata), de donde deriva el gentilicio majorero (originalmente majo o maxo). Con una superficie de 1.659,74 km², Fuerteventura es la isla más extensa de su provincia, la segunda de Canarias y la de mayor longitud del archipiélago. Es, desde el punto de vista geológico, la isla más antigua de las Islas Canarias».

Wikipedia

Visitar Fuerteventura, recorrer sus caminos, conocer a sus gentes y amarla es TODO UNO:

Fuerteventura,

quien la probó, lo sabe

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here