Greguerías posmodernistas

Pencimientos»1)

DE LA MAYÉUTICA O DIÁLOGO SOCRÁTICO

En un libro que me recomendaron los Salesianos, dirigido a adolescentes –en esa etapa lo leí yo– lanzaban una idea que se me aparece como reveladora: si no te haces preguntas, no vas a encontrar respuestas. Los anglosajones tienen por ciertas dos verdades insoslayables: la muerte y los impuestos.

Yo creo que la primera verdad es más útil e ineludible: no siempre existieron impuestos –hoy día, por ejemplo, en Brunei sigue sin haberlos–, quizá en el futuro no los haya. En cuanto a la muerte, la Ciencia nos confirma suficientes transformaciones en el Universo como para creer varias veces en otros niveles de existencia –cómo si no explicas el que los elementos de la tabla periódica, provenientes del polvo de estrellas, generaran vida en combinaciones de estados de la materia anteriormente inertes…– la espiritualidad y las religiones abren el debate de forma felizmente interminable…

Pero sí es cierto que sin la Mayéutica no hay progreso, no hay maduración personal ni comunitaria… lo que se acepta por cierto, directamente, de otros o de los sentidos produce frutos demasiado sólidos como para aportar alimentos, pues no podemos hacerlos nuestros…

El suelo que pisamos es Aristóteles, el horizonte y el misterio, Platón… como encuentro cierto aquél axioma, corolario de Metrópolis de que entre las manos y la cabeza debe mediar el corazón, en verdad encuentro un mediador de incalculable valor a Sócrates… para muchos, el hecho de que no estemos totalmente conectados con el resto del Universo, al menos en la imperfectibilidad de la percepción, es asumido con negación o con pavor.

Con Jaime Llinares aprendí que hay dos miradas ante el Cielo, el Mar, el Misterio: la neurótica de los que temen ser engullidos por el abismo, los que no soportan lo intangible, lo descre(a/í)do, el ‘in/anticredo’; la otra es la de quien se deja envolver con el intraexterior, lo inabarcable, lo posible ya desde dentro de nos, lo que abriga contra fríos universales a ambos lados, espada y escudo contra y a favor de, en, los Miedos Primordiales, Primigenios. Castaneda y Juan Matus.

AL ANDAR

Yo creo, con Parménides de Elea, (que) el Ser es uno, pero no inmóvil, sino variable, como espeta Heráclito de Abdera (a veces un pie humano puede más que el Sol, aunque a él le llamaran el Oscuro): gracias al individualismo –que no aislacionismo– occidental, quizá el mejor invento de nuestros orígenes antropológicos, es posible encontrar la Libertad: de pensar, sentir, gestionar emociones, dar pábulo a lo imposible, ser, al cabo, Creativos y felices… No hay guión. No lo necesitamos. Caminante no hay camino… se hace camino al andar


1 N. de. E.: El término Pencimiento evoca, de manera eufónica, los conceptos de ‘Pensamiento’, ‘Sentimiento’ y ‘Cimiento’.

Artículo anteriorLos animales no son payasos
Artículo siguienteUn paseo por Tenerife: Guía de Isora
Psicólogo, Antropólogo y estudiante de Geografía e Historia Soy un apasionado de todo lo que tiene que ver con las personas, con la sociedad, como decía Publio Terencio Africano: "Hombre soy nada humano me es ajeno" Me he formado en disciplinas de la Salud y de las Ciencias Sociales, Letras, Idiomas, en España y en Italia Intento aportar valor a diversas propuestas de proyectos laborales, formativos, culturales, sociales en general y de colaboración profesional. Me apasionan todas estas esferas: Psicología -especialmente en Clínica y Educativa-, Antropología e Idiomas –trabajo en Español, Inglés, Italiano, Francés-, Docencia, Historia, Arqueología y el resto de Ciencias ligadas al campo Humanista, Gestión y Administración, Proyectos Culturales, Académicos, como escritor y conferenciante.

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here