La cultura occidental

y el mundo-reI

Hoy comenzamos una serie de cuatro artículos que quieren justificar el título de esta entrada. Para ello debemos entender la evolución histórica de la cultura occidental, que nace con el mundo griego, extendiéndose con el mundo romano en lo se llama el mundo antiguo. Sólo atravesando las cuatro grandes historicidades que han acontecido en lo que genéricamente llamamos Occidente, podremos cerrar este círculo comprensivo.

La mentalidad griega tenía una creencia indudable: el ser humano era una parte de un Todo, éste era un cosmos que se caracterizaba por su orden y perfección, un mundo eterno y finito que se regía por un tiempo cíclico donde todas las cosas eran parte de una totalidad que las trascendía y les daba sentido. En esta visión de la realidad, lo importante para el hombre era comprenderse en su vínculo con ese Todo, cuestión fundamental para la religión y la filosofía griega; sólo así se entiende la afirmación del historiador Pierre Hadot respecto a la filosofía antigua como forma de vida:

«El discurso filosófico se origina por tanto en una elección de vida y en una opción existencial, y no a la inversa. En segundo lugar, esta decisión y esta elección jamás se hacen en la soledad: nunca hay ni filosofía, ni filósofos fuera de un grupo, de una comunidad, en una palabra, de una «escuela» filosófica y, precisamente, esta última corresponde entonces ante todo a la elección de cierta manera de vivir, a cierta elección de vida, a cierta opción existencial, que exige del individuo un cambio total de su vida, una conversión de todo el ser y, por último, cierto deseo de ser y de vivir de cierto modo»1.

La existencia del hombre antiguo, pues, estaba integrada en una totalidad con sentido, una finalidad en sí misma que envolvía su vida y pensamiento –ningún griego o romano se preguntaba qué era su vida, una pregunta gratuita y absurda desde sus ideas y creencias–. Pronto este mundo será transformado con la irrupción de la nueva cosmovisión judeocristiana.


1 Hadot, P. (1998): ¿Qué es la Filosofía Antigua?, México, D.F: Fondo de Cultura Económica. P. 13.