En las pasadas elecciones europeas, autonómicas y municipales del 26 de mayo hay un acontecimiento fundamental que debe ser señalado: la ola canaria de CC-PNC frenó a la izquierda populista.

Ésta, con un apoyo mediático sin precedentes, tenía una misión principal: no era ofrecer un programa político para nuestro archipiélago, era echar a Coalición Canaria de todas las instituciones de gobierno, sea como sea.

Y el resultado fue elocuente: no pudieron llegar a la mayoría de 36 diputados, y CC-PNC subió en votos y escaños (ahora 20). El odio destilado contra el nacionalismo canario de CC-PNC les ha pasado factura: nuestra ciudadanía es moderada y sabe valorar la gran gestión del gobierno nacionalista de Fernando Clavijo, así como las ventajas que ha incorporado la agenda canaria que, gracias al buen hacer de Ana Oramas, se ha luchado día a día desde Madrid.

El gobierno nacionalista (CC-PNC) de Fernando Clavijo y su compromiso leal e incondicional por Canarias

Por eso, las palabras del secretario general de CC-PNC, José Miguel Barragán, fueron elocuentes de lo que había ocurrido:

«(…) La izquierda no suma para ganar en el Parlamento de Canarias. Desde ya Coalición Canaria se abre al diálogo para formar gobierno”. Y la idea que vertebra este artículo la declaró el presidente nacionalista de nuestra tierra, Fernando Clavijo: nuestro partido “ha frenado en seco a la izquierda populista”, y haciendo alarde de su talante moderado y constructivo, fijaba ya un nuevo objetivo: “A partir de ahora, Coalición Canaria y sus representantes trataremos de contribuir a la moderación, a la estabilidad, al buen gobierno y a que Canarias siga una senda de progreso y crecimiento», o sea, un partido «al servicio de los ciudadanos para construir una tierra mucho mejor»».

Lo repetimos: no, Canarias no quiere ser esa utopía triste y apocalíptica de la izquierda populista; somos una tierra orgullosa, alegre y moderada, Somos Canarias.

Y algo más: por nuestra historia y geografía, sabemos lo que es el centralismo, por eso CC-PNC siempre ha luchado, lucha y luchará por nuestro archipiélago. Gracias a toda la ciudadanía desde este rincón de Somos Canarias: es un orgullo defender a nuestra gente y nuestra tierra, luchando aquí y allí, sin hipotecas externas.