La sociedad que seremos

Parte III

Hoy terminamos esta serie sobre la obra La sociedad que seremos de Belén Barreiro, recorriendo tres ideas que complementan los análisis previos: la primera referida a la brecha social, la segunda respecto a la revolución tecnológica y, por último, a la situación más vulnerable de la mujer en esta nueva situación. Escuchemos a la autora:

«En la España de hoy tenemos a los digitales acomodados y empobrecidos, cada uno de los cuales supone un tercio de la población. Juntos suman en torno al 65%. Los analógicos empobrecidos son en torno al 25% y la España analógica acomodada estaría en torno al 10%. Las encuestas online que utilizamos en MyWord nos dan una imagen de esa España que seremos y nos encontramos con que las partes más grandes son las de los empobrecidos, tanto analógicos como digitales»1.

O sea, tendemos a una sociedad más desigual, como incide la autora:

«Más desigual. Nos saldría aproximadamente un 65% de empobrecidos frente a un 20% de acomodados digitales y un 10% de acomodados analógicos. La revolución tecnológica va de la mano de esta generación de desigualdad, de unos que se quedan atrás y otros que van por delante»2.

Sin embargo, este diagnóstico no le lleva a una posición totalmente pesimista, debido a las consecuencias de la revolución tecnológica:

«(…) en algunos aspectos la revolución tecnológica ha introducido enormes beneficios. (…) Se producen unas formas de colaboración entre los ciudadanos que facilita internet. Eso hace que el empobrecimiento sea menos doloroso»3.

Es más, rompe algunos de los tópicos que se asumen sobre los efectos de la tecnología en la comunicación:

«Se dice que vamos a un mundo en el que cada vez estamos más aislados porque parece que cada uno está con su móvil, sin hacer caso de su entorno, de su familia, de su pareja… Pero lo curioso es que los ciudadanos piensan que eso es así cuando hablan de los demás. El discurso social dominante es que las redes sociales nos condenan al aislamiento pero cuando se le pregunta a cada uno por su propia vida dice que todo lo contrario. En el libro hay un análisis que muestra que las nuevas tecnologías aíslan al que ya vive aislado y acercan a la gente que ya es muy sociable»4.

Terminamos haciendo referencia a la vulnerabilidad de la mujer en este nuevo contexto social:

«¿Las diferencias de género no desaparecerán? Parece que no, que efectivamente las mujeres están en peores condiciones que los hombres. Es más probable en esa España digital empobrecida ser mujer y en esa España analógica empobrecida también. Es lo que nos dicen los datos»5.

Como ven, una fotografía social que todos debemos saber y asumir críticamente. Ojalá que esta serie haya servido como introducción para la lectura de esta interesante obra: La sociedad que seremos, Belén Barreiro, Planeta, 2017.


1 Entrevista a Belén Barreiro, por Araceli Guede, 20 minutos, 08/06/2017

2 Ibid.

3 Ibid.

4 Ibid.

5 Ibid.