La sociedad que seremos

Parte II

Esa incomprensión de tantos actores sociales es, según Belén Barreiro, el gran desafío actual:

«Los partidos políticos y las marcas se enfrentan a una sociedad plena de contradicciones, con realidades que colisionan y que difícilmente se complementan. Hay cuatro sociedades embutidas en una sola. Los digitales tienen mucho en común: están construyendo un mundo, sobre todo, más poroso, por lo que cualquier marca, política o comercial, que quiera empatizar con ellos debe aprender a ser igual de permeable. Esto exige un esfuerzo de comprensión y adaptación permanente de las marcas, pues se enfrentan a unos votantes y consumidores a la vanguardia, cambiantes y, en cierto sentido, insaciables.

Por el contrario, los analógicos protegen el mundo en el que viven. Ellos no construyen, forman parte de un país cerrado en su cascarón, alerta ante lo que está por venir y asustados por vivir en un mundo que cambia demasiado rápido y que no entienden».1

Y nos proporciona algunas pistas para esas posibles respuestas: en la sociedad actual hay alrededor de un 25% de analógicos puros; desde el inicio de la crisis, según las encuestas, un 50% de la ciudadanía piensa que ha caído de clase; España es el país de Europa donde hay más progresistas, y por tanto, donde hay más personas que defienden un valor progresista como la igualdad,y añade un matiz sociológico, tremendamente revelador: esto ocurre incluso en los votantes de derecha, según ella:

«Creo que la explicación es que son católicas, tienen empatía y les duele que los demás lo pasen mal»;

España, pues, es uno de los países que más preocupación tiene por la desigualdad -más que lo que tendría que hacerlo por su media estadística, frente otros países más desiguales-, causa de su desafección por el sistema político y económico; y finalmente, señala una paradoja que le sorprende:

«Con la crisis, el país donde más ha aumentado la solidaridad es España, y eso se ve en nuestras actitudes. Los ciudadanos acomodados son tan solidarios como los empobrecidos, y si hay un valor que une a las cuatro Españas es que son solidarias y rechazan las desigualdades. Lo paradójico es que, siendo así nuestra ciudadanía así, las élites no vean que en las cuatro Españas el compromiso con la igualdad es un discurso ganador2».

Seguiremos otro día con esta serie.


1 La sociedad que seremos, Belén Barreiro, Planeta, 2017.

2 Entrevista a Belén Barreiro, por Daniel Ríos, infoLibre, 08/08/2017.