RENOVABLES

Conceptos como sostenibilidad, ecología, animalismo o reciclaje cobran, cada vez más fuerza en el panorama social, cívico y cultural de Canarias. Si nos paramos a pensar, nos daremos cuenta de que en las islas, hemos crecido siendo conscientes del tesoro que nos brinda nuestro entorno. De hecho, no es casual que contemos con la Red Canaria de Reservas de la Biosfera. Por esta razón, se favorece el desarrollo de las energías renovables.

Limpieza, abundancia y un incipiente grado de competitividad –a raíz de su desarrollo tecnológico– son las claves que hacen de las renovables una apuesta de futuro seguro, que gira en torno a la sostenibilidad y el aprovechamiento de recursos.

De esta manera, el crecimiento de las energías renovables ya es imparableEste tipo de energías constituyen, hoy por hoy, la mitad de la nueva capacidad de generación eléctrica de nuestro país y se han convertido en la segunda fuente global de electricidad –sólo superada por el carbón–. Pese a la gran controversia generada recientemente, muchas voces se han alzado contra la mala gestión del cambio climático. El desarrollo de las energías limpias es imprescindible para combatirlo y limitar sus efectos más nocivos. Por todo lo anterior, las energías renovables han recibido un importante respaldo de la comunidad internacional.

Afortunadamente, en nuestra Comunidad, hemos apostado por seguir esta tendencia de fomento de las energías limpias para la consecución de un desarrollo armónico y sostenible para Canarias.

LAURISILVA

Con todo, la preocupación por el medio ambiente no es algo reciente en la cultura de las islas. Prueba de ello son las joyas de la laurisilva que atesora nuestro archipiélago.

La cuenca del Mediterráneo siempre ha sido un marco natural de diversos ecosistemas. Los diferentes pueblos y naciones que han florecido en ella, siempre se han sentido vinculados a su medio natural de un modo especial. Las investigaciones confirman ahora que, hace 20 millones de años, los bosques de laurisilva poblaban los territorios por donde se extendían estos pueblos que comprendían la franja norte de África y el sur de los territorios de la vieja Europa. Aquellos bosques verdes eran el germen de los que hoy conocemos con el nombre de laurisilva canaria.

La laurisilva canaria es un tipo de bosque subtropical presente en algunas de las islas Canarias. Está muy emparentado con otras formaciones boscosas comunes en el resto del espacio biogeográfico denominado la Macaronesia.

ALTA SINGULARIDAD

Hoy sabemos, según acreditan diferentes estudios científicos que el solar canario ha servido de sustento para la supervivencia de especies endémicas que debemos valorar y preservar por su alta singularidad. Con el paso del tiempo, las Islas Canarias se han convertido en un refugio de biodiversidad, en el que «La vida se abre camino». ¿Necesitas más motivos para adentrarte en nuestros montes? En las Islas Canarias, atesoramos un patrimonio natural que todos debiéramos cuidar desde el amor de su conocimiento; uno de los tesoros de este patrimonio es, sin duda, la laurisilva canaria