SANDRA BARRERA VINENT

Juez sustituta del Juzgado Penal nº1 de Santa Cruz de Tenerife

Presidenta de Grupo Animalia

Sandra Barrera, como jurista, nos introduce en el espeso mundo de las leyes pero siempre en relación al bienestar animal, materia de derecho civil y penal en la que se ha especializado y que nos transmite siempre con sumo interés. En la actualidad es juez sustituta para la CCAA de Canarias, siendo su puesto hoy en día de juez sustituta del juzgado penal nº1 de Santa Cruz de Tenerife. Pero el ejercicio de la abogacía durante una veintena de años le permitió dejar este texto realizado el año pasado, a propósito del estudio que realizó en febrero de 2018 sobre la Proposición de Ley para la modificación de nuestro Código Civil, Ley Hipotecaria y Ley de Enjuiciamiento Civil en relación, siempre, al derecho de los animales. Tras tantos años de ejercicio, Sandra Barrera descubrió varias carencias en nuestra legislación a la hora de reclamaciones de dinero por ventas de animales, incertidumbre en la custodia compartida de animales domésticos, inapropiadas alternativas de la ley para devolución/ reparación de seres vivos…Todo ello le sugirió realizar un estudio que hoy está de máxima actualidad. No debemos olvidar que el Congreso está ya dirimiendo sobre estas enmiendas a los textos legislativos y en breve tendremos las reformas realizadas.

Interesante trabajo y encomiable estudio de la jurista Sandra Barrera, con el que terminó su etapa de abogado en 2018, para pasar al banquillo judicial de quienes enjuician, los jueces. A buen seguro Sandra Barrera, ayudará a los animales desde cualquier ámbito profesional en el que esté, como es de esperar en una luchadora como ella.

Un honor por tanto para nosotros desde esta revista presentar el trabajo MEJORAS EN EL DERECHO CIVIL, un impulso para el bienestar animal en la Ley Hipotecaria, Ley de Enjuiciamiento Civil y Código Civil.

* * *

MEJORAS EN EL DERECHO CIVIL,

Un impulso para el bienestar animal en la Ley Hipotecaria,

Ley de Enjuiciamiento Civil y Código Civil

Ejerciendo la profesión de abogado, realizando demandas y querellas, proponiendo escritos de calificación, informando en vistas orales, emitiendo mi conclusión en juicios ordinarios…me di cuenta de las carencias tan grandes en bienestar animal con las que nos tenemos que enfrentar quienes nos dedicamos a ejercer de abogado.

La inexplicable situación de no tener donde asirnos cuando pedimos daño moral por la muerte de un gato a manos de un desalmado, o en caso de transportes por mar… La cuestionable legislación, casi inexistente que advertimos cuando hemos de valorar el daño emergente o un daño y perjuicio tras la mala praxis de un veterinario que aunque sin intención, mata a nuestro loro por exceso de anestesia…

Todo ello me hizo pensar y me ha hecho pensar siempre en que es necesario ponernos manos a la obra para mejorar un sinfin de cuestiones que en la vida cotidiana se dan y quedan impunes.

Que los animales son cosas para nuestro Código Civil no es ninguna novedad, y eso hace que ciertas reclamaciones y demandas judiciales se interpongan en precario, y es que esta COSIFICACIÓN de los animales, se incorporó en nuestro Código en 1889. Y el derecho español ha permanecido inalterado desde entonces, acorde a una sociedad agraria, incluyó a los animales dentro del patrimonio. En la actualidad se busca que el ordenamiento español se adecue a la normativa europea que, acorde al artículo 13 del Tratado de Funcionamiento, reconoce a los animales como seres sensibles.

En fecha 14 de febrero de 2017 se aprobó en el Congreso el texto de modificación del Código Civil al art. 333 a fin de poder incorporar el siguiente párrafo:

«Los animales son seres vivos dotados de sensibilidad. Solo les será aplicable el régimen jurídico de los bienes en la medida en que sea compatible con su naturaleza y con las disposiciones destinadas a su protección».

Todo empezó hace cuatro años, cuando el Observatorio Justicia y Defensa Animal, liderado por la abogada Nuria Menéndez de Llano, lanzó la campaña #AnimalesNOsonCosas. Entonces, nadie prestaba atención al hecho de que los animales eran considerados meros objetos en nuestra legislación civil, pero con ese gran esfuerzo y trabajo del Observatorio y con la ayuda de Change.org, se consiguió el apoyo social de más de 400.000 firmas.

La alianza entre el Observatorio de Justicia Animal, y la Fundación Affinity les ha hecho imparables y la propuesta de descosificación hoy es una realidad gracias a ellos.  La gran mayoría de pretensiones del Informe legal realizado por expertos en Derecho Animal, no sólo españoles, sino de diversos países, miembros del ICALP (International Center for Animal Law and Policy), presentado al Ministerio de Justicia y a los distintos grupos parlamentarios, hace ya dos años, se incorporaron al texto de la Proposición de Ley, propuestas que algunas se incorporaron en forma de enmiendas. En definitiva, un largo camino de estos grupos, años de trabajo discreto, múltiples horas de estudio legal, estrategias políticas y comunicativas, viajes y reuniones… todo en equipo, como ha de ser, un trabajo que en breve verá la luz.

Por tanto aprovechando la situación que se dio, el intento de excluir la naturaleza patrimonial de los animales, es decir DESCOSIFICARLOS, darles un estatuto distinto como seres vivos y no como bienes semovientes, elaboré en enero de 2017 un texto alternativo artículo por artículo.

A propósito de esta supuesta teoría maravillosa de la SINTIENCIA, «seres vivos con sensibilidad física y psíquica», resumí una serie de aspectos importantes a mi juicio que serán fundamentales para rescatar y reformar algún término de la ley. Hoy los traslado a este artículo con un lenguaje apropiado para todos sabiendo que el foro de la revista no es técnico ni jurídico y que es un tema cotidiano que nos preocupa a todos. Los animales van abriéndose paso entre nosotros como miembros de la familia, y es importante que si nos comprometemos a quererlos y cuidarlos…hemos de facilitarles también una cobertura y amparo que vaya mas alla del ámbito doméstico. El Jurídico.

ALEGACIONES a la Proposición de Ley 122/000134 presentada por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso.

Estas alegaciones están contempladas desde el punto de vista del abogado ejerciente, a tenor de los problemas habidos en litigios judiciales en materia de derecho animal contemplado en vía civil.

I

ESQUEMA RESUMEN

1

CUSTODIA COMPARTIDA

No se puede en la actualidad tildar de custodias compartidas la petición de que le cedan a una de las partes la tutela y custodia del animal, pues los animales solo son cosas y no seres vivos, no son hijos.

Dos sentencias importantes que marcaron la línea de trabajo fueron las del caso perra Estel ( A.P. Barcelona st 465/14) y la del caso Perro Laude (A.P. Badajoz 2011, que cita st TS 4 de febrero 2010 y la st TS de 8 de mayo 2008), utilizadas por los abogados para mejorar las demandas de solicitud de custodias, y apelar en lo posible al sentido común de los juzgadores, así como a la sensibilidad, ambas cuestiones sin quedarnos al margen de la razón jurídica

Por tanto la reforma debe pasar por la referencia a la atribución conjunta de la titularidad del animal con reparto de los tiempos de disfrute, asimilable a un régimen paternofilial, pues el animal, miembro de nuestra familia, es algo mas que el ajuar doméstico.

2

TITULARIDAD COMPARTIDA

Hasta ahora la titularidad dominical del animal pertenece a quien tiene el chip a su nombre o algún documento de compra o identificación. La reforma debe pasar por adaptar algún método distinto, como la incorporación en el chip de dos personas distintas, o presumir que la titularidad nada tiene que ver con la persona que lo adquirió y consta en documento.

3

VICIOS OCULTOS AL ADQUIRIR ANIMAL

En la ctualidad, hay que devolver al animal para poder obtener otro bien mueble de las mismas características y que cumpla su objetivo y fin. La reforma no puede asimilar un animal a un bolígrafo o a un reloj en mal estado; difícilmente, por mucho vicio que posea el animal, queremos entregarlo en la tienda tras días disfrutando de él.

4

GASTOS DEVENGADOS

Cuando recuperamos a un animal judicialmente, debe abonar ciertos gastos quien provocó la situación. Lo cierto es que el texto habla de gastos de curación, pero se devengan otras cantidades que el legislador tendrá que prever. Y es que cuando un tercero recoge un animal en la calle, no solamente acude al veterinario y gasta dinero en gastos de curación, sino en muchos mas; desparasitarlo, incorporarle chip temporal, recetarle gotas oculares, peluquería… Al margen del propio gasto de rescate que podría conllevar vehículos especiales, días sin trabajar, utilización de bomberos, alquiler de furgoneta, dardos tranquilizantes y servicios varios. Obviamente, el texto se queda pobre señalando únicamente los gastos de curación.

5

CONFUSIÓN DE PETICIONES ECONÓMICAS

Cuando se da el fallecimiento o lesión de un animal y su solicitud se hace necesaria mediante una demanda civil, ya sea verbal u ordinaria, se advierten muchos problemas. Daño emergente; es decir, el valor del animal. Pero el valor actualmente, de lege data, es lo señalado en la factura de compra, pues es un bien mueble, aunque semoviente, pero una cosa en definitiva. Se debe tener en cuenta el precio en el mercado, pero no una factura per se.

6

LUCRO CESANTE

Se debe atribuir al perjudicado el lucro cesante que pueda probar, pues quizás el titular realice con el animaluna actividad onerosa que ha dejado de ejercer a tenor del accidente o hecho litigioso. Por ejemplo, un caballo que no puede utilizarse para impartir clase, o para carrera.

7

DAÑOS Y PERJUICIOS

El encausado o demandado debe satisfacer todos los daños que se causa al animal, al titular y a los menores dependientes del titular. Es decir, cualquier pérdida de oportunidad, como por ejemplo la inasistencia a un examen debido al hecho litigioso, que deberá valorarse económicamente siempre.

8

DAÑO MORAL

Es trascendental que no se solicite por el juez documento psicológico alguno del padecimiento, pues es inherente el duelo sufrido. El padecimiento moral será abonado a titular y menores dependientes. No podemos aceptar la carencia de atribución en sentencia de daño moral, porque a juicio del juez… «solo es un perro».

9

TRANSPORTE DE ANIMALES

No son pocos los procedimientos judiciales que a lo largo del año se interponen sin muchos visos de prosperabilidad, ya que no poseemos legislación alguna sobre bienestar animal y contrato de transporte. Para la interposición de una demanda por accidente con resultado de lesiones o muerte contra el garante del animal, ya sea transportista marítimo o cualquier otro, nos vemos en la tesitura de tener que utilizar toda una suerte de jurisprudencia a fin de poder atribuir responsabilidad y pedir cuantificación económica por daño moral, pues no hay tratamiento expreso del Código civil.

10

EMBARGO DE BIENES INMUEBLES

No podemos permitir el embargo de una granja o estanque, con sus animales dentro, pues los seres vivos no deben ser objeto de embargo alguno salvo que sea en anuencia entre las partes.

11

FRUTOS NATURALES

Inadmisible que los animales que aún se encuentran en el vientre de la madre sean disponibles como si fuesen objetos, y no seres vivos.

12

CONCRETAR DIFERENCIAS ENTRE ANIMAL PERDIDO Y ABANDONADO

Los animales abandonados para el legislador poseen régimen distinto a los que poseen titularidad, pero no debemos olvidar que incluso aún sin chip identificativo, podríamos probar la titularidad, o ejemplos en que el chip es retirado de mala fe por quien lo hurta.

13

PLAZOS DE COMUNICACIÓN HALLAZGO

Ha de haber un plazo para comunicación del hallazgo de un animal para evitar suspicacias y no dejar situaciones que podrían ser arbitrarias y generarían inseguridad juridica.

14

OMISIÓN INACEPTABLE DE ADQUISICIÓN POR ADOPCIÓN

En la actualidad, no se debería hablar de venta únicamente, pues los animales se pueden adquirir en refugios y albergues oficiales de animales a los que que también habrá que atribuirles una responsabilidad en estas entregas con irregularidades.

15

VENDEDOR Y FIGURAS AFINES

Podemos hablar de un vendedor, pero también de un cedente frente a un cesionario en un albergue o refugio, o incluso de un adoptante.

16

CLASIFICACIÓN DE ANIMALES

Todos los animales deben tener cobertura jurídica, domésticos, de granja, salvajes, silvestres

17

PACTO DE HIPOTECA

El pacto de extensión de la hipoteca no debe extenderse a los animales de compañía.

18

INEMBARGABILIDAD

No serán embargables los animales sin perjuicio de las rentas que puedan devengarse.

* * *

II

ARTICULADO

Para los más interesados, señalaré cada cuestión en el articulado de los textos.

EXPOSICION SOBRE LOS ARTÍCULOS DE LEY DE MODIFICACION DEL CODIGO CIVIL, LEY HIPOTECARIA Y LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL:

ART 90

ART. 94 BIS

ART. 103

ART. 333

ART. 334

ART. 357

ART. 611

ART. 1.484.2

ART. 111

ART. 605

RESPECTO AL CÓDIGO CIVIL

Art. 90, art. 94 bis y art 103: CUSTODIA COMPARTIDA. Se hace referencia a la atribución conjunta de la titularidad del animal con reparto de los tiempos de disfrute. Lo que sería una custodia compartida.

Hasta ahora la mayoría de estas atribuciones no se permitía en procedimientos judiciales contenciosos por varias cuestiones:

Se denegaba desde el inicio por solicitarlo de forma errónea, pues los abogados pedían con pésimo criterio tal atribución mediante la palabra “custodia”, término previsto exclusivamente para personas.

Se rechazaba la pretensión pues el juzgador argumentaba que solo podía darse custodia exclusiva, o sea, titularidad dominical del cónyuge que poseía a su nombre el chip identificativo de animal o el nº cites… o cuanto menos la cartilla sanitaria.

Por ello, lo adecuado era solicitar judicialmente la custodia compartida pero “disfrazada” como disfrute compartido de cosa mueble indivisible, y así se obtenían resultados.

Dos sentencias importantes que marcaron la línea de trabajo fueron las del caso perra Estel (A.P. Barcelona st 465/14) y la del caso Perro Laude (A.P. Badajoz 2011, que cita st TS 4 de febrero 2010 y la st TS de 8 de mayo 2008), utilizadas por los abogados para mejorar las demandas de solicitud de custodias, y apelar en lo posible al sentido común de los juzgadores, así como a la sensibilidad, ambas cuestiones sin quedarnos al margen de la razón jurídica. Es decir:

En uso del art. 401, bien indivisible, junto al art 394 de disfrute común.

En confusión de patrimonio, sin prueba a quien pertenece, atribución conjunta.

Asimilable a régimen paternofilial, pues es algo mas que el ajuar doméstico, pues gastamos dinero en veterinarios, en comida

Es más, en temas de vicios ocultos, (derogada Ley 23/2003, de 10 de julio, de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo) para no tener que devolver a un animal por defecto, se les trató en St A.P. Girona 2011 como:

Bienes de consumo “espiritual”.

Son bienes muebles, si, pero “corporales”.

Bienes con “vínculo especial”.

En definitiva, estos tres artículos que se modifican son importantes pues ya podremos solicitar una atribución directa de la custodia compartida, si. Pero, seguimos sin poder señalar tal expresión de custodia compartida, debiendo decir: “solicitud de reparto de tiempos de disfrute”. Es importante poder señalar la expresión “custodia compartida” sin temor, sin pudor y sin miedo, pues hay que dar ese salto emocional de poder pretender el bienestar de la familia al completo, es decir, preocupándonos por hijos y animales de la misma manera.

Y el legislador, si habla de custodia compartida de forma directa, facilitaría las cosas desde el punto de vista técnico, pero también haría un gran alarde de descosificación. Importante pues esa ayuda y empuje a la conciencia animal y al respeto de todos los miembros de la familia.

Por otro lado no refleja la situación que desde 1889 nos abocó el legislador, debiendo señalarlo a los efectos oportunos. Es decir, que a partir de esta modificación podremos ya solicitar tal “custodia” del animal, si. Pero el legislador ha de dejar claro que entonces el interés de los miembros de la familia, y el bienestar animal prima a la titularidad. Es decir, sin que se tenga en cuenta el disfrute, como antiguamente, a tenor de la TITULARIDAD, por la identificación de; nombre en la cartilla, en registro del chip, tarjeta veterinaria, numero de cites, factura de compra o contrato de adopción.

Y es que efectivamente de “lege ferenda” esa titularidad, sino va acompañada de posesión o tenencia, solo será una titularidad administrativa sin mas, y es que además puede no ser real, ni práctica, pues de hecho puede ser titular al adquirir el perro en un establecimiento, pero lo regala a otra persona que lo posee, verdadero tenedor, que disfruta del animal durante años. Pero de lege data, aún prima la identificación de un titular, y es importante señalar que esto pasará a un segundo plano, sino…siempre estaremos pleiteando en precario.

ART 90

Artículo primero. Modificación del Código Civil.

El Código Civil queda modificado en los siguientes términos:

Uno. Se introduce en el actual artículo 90 una nueva letra c) con el contenido que se indica y se modifica la enumeración de las siguientes con el siguiente orden:

«c) El destino de los animales de compañía, caso de que existan, teniendo en cuenta el interés de los miembros de la familia y el bienestar del animal, pudiendo preverse el reparto de los tiempos de disfrute si fuere necesario.

d) La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.

e) La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías en su caso.

f) La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del matrimonio.

g) La pensión que conforme al artículo 97 correspondiere satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges.»

DEBIENDO AÑADIR:

Artículo primero. Modificación del Código Civil.

El Código Civil queda modificado en los siguientes términos:

Uno. Se introduce en el actual artículo 90 una nueva letra c) con el contenido que se indica y se modifica la enumeración de las siguientes con el siguiente orden:

«c) El destino de los animales de compañía, caso de que existan, teniendo en cuenta el interés de los miembros de la familia y el bienestar del animal, pudiendo preverse una custodia compartida, es decir, el reparto de los tiempos de disfrute si fuere necesario.

d) La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.

e) La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías en su caso.

f) La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del matrimonio.

g) La pensión que conforme al artículo 97 correspondiere satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges.»

ART. 94 BIS

Dos. Se introduce un nuevo artículo 94 bis con el siguiente contenido:

«Artículo 94 bis.

La autoridad judicial confiará los animales de compañía a uno o ambos cónyuges, atendiendo al interés de los miembros de la familia y al bienestar del animal.»

DEBIENDO AÑADIR:

Dos. Se introduce un nuevo artículo 94 bis con el siguiente contenido:

«Artículo 94 bis.

La autoridad judicial confiará la custodia de los animales de compañía a uno o ambos cónyuges, atendiendo al interés de los miembros de la familia y al bienestar del animal, sin que prime la titularidad dominical del animal.»

ART. 103

Tres. Se introduce una nueva medida 2.ª en el artículo 103 con el contenido que se indica y se modifica la numeración de las siguientes con el orden que figura a continuación:

«2.ª Determinar, atendiendo al interés de los miembros de la familia y al bienestar del animal, si los animales de compañía se confían a uno o a ambos cónyuges, la forma en que el cónyuge al que no se hayan confiado podrá tenerlos en su compañía, así como también las medidas cautelares convenientes para conservar el derecho de cada uno.

DEBIENDO AÑADIR:

Tres. Se introduce una nueva medida 2.ª en el artículo 103 con el contenido que se indica y se modifica la numeración de las siguientes con el orden que figura a continuación:

«2.ª Determinar, atendiendo al interés de los miembros de la familia y al bienestar del animal, si los animales de compañía se confían a uno o a ambos cónyuges, la forma de custodia en que el cónyuge al que no se hayan confiado podrá tenerlos en su compañía, así como también las medidas cautelares convenientes para conservar el derecho de cada uno.

ART. 333 DE LOS GASTOS DEVENGADOS

En este artículo se hace una mezcla no necesaria de varios conceptos, no aptos para su confusión por la importancia que conlleva. Y no da solución a la multitud de problemas que existen en las valoraciones de pérdida o lesión de un ser vivo.

333.1.- SENSIBILIDAD DEL ANIMAL. Habrá de señalarse que no solo poseen sensibilidad, sino que esa sensibilidad es física y psíquica, con capacidad de sentir.

333.2.- MEZCLA DE SACRIFICIO Y ABANDONO. El legislador mezcla el no poder abandonar al animal ni sacrificarlo, salvo, señala, si las normas legales o reglamentarias así lo disponen. Pero es un error, en ninguna ley se dispone que se pueda abandonar a un animal, jamas estaría justificado. Por ello habrá de interrumpirse el artículo en la redacción para señalar que no se puede abandonar, y el sacrificio…según este si, los casos establecidos en las normas legales o reglamentarias.

333.3.- GASTOS A TERCEROS: Por otro lado los gastos a terceros, el legislador en esta reforma señala que será abonado los gastos destinados a curación, es decir, cabría dentro del apartado daños y perjuicios, claro. En realidad eso se solicitaba ya. Pero en este caso es mejor no señalar nada, y dejar que el actor solicite los daños y perjuicios mas convenientes… a cercenarnos la posibilidad de pedir mas cosas. Y es que solo señala GASTOS DE CURACIÓN. Esto es inapropiado, los gastos pueden no ser de curación pero igualmente necesarios. Y es que cuando un tercero recoge un animal en la calle, no solamente acude al veterinario y gasta dinero en gastos de curación, sino en muchos mas. Con este apartado se le da margen así a los abogados para que tachen e impugnen todo lo que no sea “de curación”. Y es que puede ser dentro de la misma factura, unos gastos de curación por el atropello de un tercero, pero además, desparasitarlo, incorporarle chip temporal, recetarle gotas no puntualmente de curación ocular sino de mejora,.. Incluso no en tal factura veterinaria, sino gastos de servicio de peluquería, pues definitivamente en ocasiones se hace necesario raparlo, mas de 30 €, para poder observar si posee daños o únicamente por mejorar su estética y salud. Al margen del propio gasto de rescate que podría conllevar vehículos especiales, días sin trabajar, utilización de bomberos, alquiler de furgoneta, dardos tranquilizantes y servicio…

Por ello, de lege ferenda deberá señalarse, que el titular abonará los gastos a terceros, devengados por el rescate. Y no señalar únicamente por curación.

NOTA: Es más, en el art. 611 de este texto, se señala perfectamente el concepto de gasto realizado, y no señala curación.

611.4.- …tiene derecho a la recuperación de los gastos realizados en beneficio del animal, incluidos aquellos realizados con el objetivo de recuperar y garantizar la salud del animal,

Y a continuación, señala el concepto de daño y perjuicio;

611.4.- …y al resarcimiento de los daños que se le hayan podido causar.

333.4.- MEZCLA Y CONFUNDE DIFERENTES PETICIONES ECONOMICAS. Cuando hay fallecimiento o lesión de un animal y su solicitud se hace necesaria mediante una demanda civil, ya sea verbal u ordinaria, se advierten muchos problemas, que con la redacción de este art. 333 de tal manera, no está resuelta la problemática. En la solicitud, pretensiones de la demanda, se solicita a la demandada los siguientes conceptos, con sus problemas:

1.- DAÑO EMERGENTE; es decir, el valor del animal. Pero el valor actualmente, de lege data, es lo señalado en la factura de compra, pues es un bien mueble, aunque semoviente, pero una cosa en definitiva. De lege ferenda se tendría que tener en cuenta que obviamente este bien, el ser vivo, puede haberse adquirido no en un establecimiento, sino adoptado en la calle, o en un refugio, conque el valor nunca podrá ser el valor concreto de adquisición. Como opción, de lege ferenda el “valor de mercado” de un animal de las mismas características, aunque no se aporte al pleito una factura. Es lo que estamos haciendo los abogados aunque según el interés y sensibilidad del juzgador se hace necesario factura o no.

2.- LUCRO CESANTE; como es una cosa se solicita la omisión del enriquecimiento si está realizando con el animal una actividad onerosa que ha dejado de ejercer a tenor del accidente o hecho litigioso. Por ejemplo un caballo que no puede utilizarse para impartir clase, o para carrera.

3.- DAÑOS Y PERJUICIOS; todos los daños que se causa al animal. No señala el legislador daños al titular también, que de hecho se padecen y son un efecto inherente, así que de lege ferenda debía recogerse. Por ejemplo se le impide un vuelo a Madrid ya pagado debido al hecho litigioso, sin poder presentarse a un examen, lo cual habrá de valorarse y solicitarse. En lo referente al animal, daños y perjuicios son aquellos que se le causan, ya sea por responsabilidad mala praxis de un veterinario, o una persona que le da un golpe al animal, cuyo resultado hay que porbar mediante nexo causal entre acción y resultado concluyente.

4.- DAÑO MORAL: causado a la persona titular. Antes se solicitaba la prueba pericial de un psicólogo que acreditase esa merma. En la actualidad la mayoría de los juzgadores no lo solicitan, pero pueden hacerlo pues el legislador continúa sin señalar la inherencia del daño ante la pérdida o lesión de nuestro miembro de la familia. De lege ferenda se hace necesario restar precariedad a este tema y señalar sin duda que la zozobra, duelo, tristeza…son sensaciones inherentes a la pérdida o lesión y por ende no hace falta prueba. La valoración sin embargo seguirá determinándose por la sana crítica de su señoría.

ART. 333

Cinco. Se introduce un nuevo artículo 333 en el Código Civil con el siguiente contenido:

«Artículo 333.

1. Los animales son seres vivos dotados de sensibilidad. Solo les será aplicable el régimen jurídico de los bienes en la medida en que sea compatible con su naturaleza y con las disposiciones destinadas a su protección.

2. El propietario de un animal puede disfrutar y disponer de él respetando su cualidad de ser dotado de sensibilidad, asegurando su bienestar conforme a las características de cada especie. El derecho de uso no ampara el maltrato. El derecho de disponer del animal no incluye el de abandonarlo o sacrificarlo salvo en los casos establecidos en las normas legales o reglamentarias.

3. Los gastos destinados a la curación de un animal herido por un tercero son recuperables por su propietario en la medida en que hayan sido proporcionados y aun cuando hayan sido superiores al valor del animal.

4. Sin perjuicio de la indemnización debida según las normas generales de responsabilidad civil, en el caso de que la lesión de un animal de compañía, causada por un tercero, haya provocado su muerte, la privación de un miembro o un órgano importante, o una afectación grave o permanente de su capacidad de locomoción, su propietario y quienes convivan con el animal tienen derecho a una indemnización, que será fijada equitativamente por el tribunal, por el sufrimiento moral sufrido.»

DEBIENDO AÑADIR:

Cinco. Se introduce un nuevo artículo 333 en el Código Civil con el siguiente contenido:

«Artículo 333.

1. Los animales son seres vivos dotados de sensibilidad física y psíquica, con capacidad de sentir. Solo les será aplicable el régimen jurídico de los bienes en la medida en que sea compatible con su naturaleza y con las disposiciones destinadas a su protección.

2. El propietario de un animal puede disfrutar y disponer de él respetando su cualidad de ser dotado de sensibilidad, asegurando su bienestar conforme a las características de cada especie. El derecho de uso no ampara el maltrato. El derecho de disponer del animal no incluye el de abandonarlo. El derecho de disponer del animal no incluye asi mismo el sacrificarlo salvo en los casos establecidos en las normas legales o reglamentarias.

3. Los gastos destinados a la curación de un animal herido por un tercero son recuperables por su propietario la persona que abonó los gastos devengados en la medida en que hayan sido proporcionados para curación o de otra índole necesaria y aun cuando hayan sido superiores al valor del animal.

Opción 2: como señala el art. 611.4.-…son recuperables los gastos realizados en beneficio del animal, incluidos aquellos realizados con el objetivo de recuperar y garantizar la salud del animal,

4. Sin perjuicio del daño emergente, lucro cesante y daño moral, la indemnización debida según las normas generales de responsabilidad civil, en el caso de que la lesión de un animal de compañía, causada por un tercero, haya provocado su muerte, la privación de un miembro o un órgano importante, o una afectación grave o permanente de su capacidad de locomoción, o cualquier daño o lesión, su propietario y quienes convivan con el animal tienen derecho a una indemnización. , que será fijada equitativamente por el tribunal, por el sufrimiento moral sufrido

Opción 2, como señala el art. 611.4 y al resarcimiento de los daños que se le hayan podido causar.

5.-El daño moral sufrido será valorado equitativamente por el tribunal, atendiendo a la zozobra y agitación sufrida, que se entiende inherente sin prueba alguna. Además, se tendrá en cuenta la edad del animal, la relación mantenida con este a lo largo del tiempo, el tipo de animal, y las circunstancias concretas en que falleció o se diera la lesión.

ART. 334 RESPECTO A LOS BIENES INMUEBLES

ART. 334

Siete. El artículo 334 queda redactado como sigue:

«1. Son bienes inmuebles:

1.° Las tierras, edificios, caminos y construcciones de todo género adheridas al suelo.

2.° Los árboles y plantas y los frutos pendientes, mientras estuvieren unidos a la tierra o formaren parte integrante de un inmueble.

3.° Todo lo que esté unido a un inmueble de una manera fija, de suerte que no pueda separarse de él sin quebrantamiento de la materia o deterioro del objeto.

4.° Las estatuas, relieves, pinturas u otros objetos de uso u ornamentación, colocados en edificios o heredades por el dueño del inmueble en tal forma que revele el propósito de unirlos de un modo permanente al fundo.

5.° Las máquinas, vasos, instrumentos o utensilios destinados por el propietario de la finca a la industria o explotación que se realice en un edificio o heredad, y que directamente concurran a satisfacer las necesidades de la explotación misma.

6.° Los abonos destinados al cultivo de una heredad, que estén en las tierras donde hayan de utilizarse.

7.° Las minas, canteras y escoriales, mientras su materia permanece unida al yacimiento, y las aguas vivas o estancadas.

8.° Los diques y construcciones que, aun cuando sean flotantes, estén destinados por su objeto y condiciones a permanecer en un punto fijo de un río, lago o costa.

9.° Las concesiones administrativas de obras públicas y las servidumbres y demás derechos reales sobre bienes inmuebles.

2. Quedan sometidos al régimen de los bienes inmuebles los viveros de animales, palomares, colmenas, estanques de peces o criaderos análogos, cuando el propietario los haya colocado o los conserve con el propósito de mantenerlos unidos a la finca y formando parte de ella de un modo permanente.»

DEBIENDO AÑADIR:

«1. Son bienes inmuebles:

1.° Las tierras, edificios, caminos y construcciones de todo género adheridas al suelo.

2.° Los árboles y plantas y los frutos pendientes, mientras estuvieren unidos a la tierra o formaren parte integrante de un inmueble.

3.° Todo lo que esté unido a un inmueble de una manera fija, de suerte que no pueda separarse de él sin quebrantamiento de la materia o deterioro del objeto.

4.° Las estatuas, relieves, pinturas u otros objetos de uso u ornamentación, colocados en edificios o heredades por el dueño del inmueble en tal forma que revele el propósito de unirlos de un modo permanente al fundo.

5.° Las máquinas, vasos, instrumentos o utensilios destinados por el propietario de la finca a la industria o explotación que se realice en un edificio o heredad, y que directamente concurran a satisfacer las necesidades de la explotación misma.

6.° Los abonos destinados al cultivo de una heredad, que estén en las tierras donde hayan de utilizarse.

7.° Las minas, canteras y escoriales, mientras su materia permanece unida al yacimiento, y las aguas vivas o estancadas.

8.° Los diques y construcciones que, aun cuando sean flotantes, estén destinados por su objeto y condiciones a permanecer en un punto fijo de un río, lago o costa.

9.° Las concesiones administrativas de obras públicas y las servidumbres y demás derechos reales sobre bienes inmuebles.

2. Quedan sometidos al régimen de los bienes inmuebles los viveros de animales, palomares, colmenas, estanques de peces o criaderos análogos, cuando el propietario los haya colocado o los conserve con el propósito de mantenerlos unidos a la finca y formando parte de ella de un modo permanente. Sin que se entienda que los animales que los ocuparen están incluidos. »

ART. 357 RESPECTO A LOS FRUTOS NATURALES

ART. 357

Diez. El artículo 357 queda redactado como sigue:

«1. No se reputan frutos naturales, o industriales, sino los que están manifiestos o nacidos.

2. Solo en la medida en que sea compatible con las normas destinadas a su protección, quedan sometidas al régimen de los frutos naturales, o en su caso al de los industriales, las crías de los animales desde que estén en el vientre de su madre, aunque no hayan nacido.»

DEBIENDO AÑADIR:

Diez. El artículo 357 queda redactado como sigue:

«1. No se reputan frutos naturales, o industriales, sino los que están manifiestos o nacidos, y siempre bajo aceptación expresa del titular.

2. Solo en la medida en que sea compatible con las normas destinadas a su protección, quedan sometidas al régimen de los frutos naturales, o en su caso al de los industriales, las crías de los animales desde que estén en el vientre de su madre, aunque no hayan nacido, y siempre bajo aceptación expresa del titular.»

ART. 611.- DE LA OCUPACIÓN

611.1.- ANIMAL PERDIDO. Debemos recordar que un animal puede estar perdido o abandonado. Está perdido cuando posee identificación, pero en ese momento no le acompaña persona alguna. Y un animal abandonado es aquel que ni posee identificación alguna ni persona que esté con el. Por tanto, hay que tener cuidado en este artículo. Porque incluso el animal a priori podría está abandonado, porque no está identificado, pero luego aparece un dueño que prueba que es suyo a pesar de no poseer chip. Es importante saber que a veces el chip no es seguro, puede haberse incorporado en el animal pero correr por el canal sanguíneo y reposar en una pata. Puede darse el caso de un animal que ha sido robado y le han retirado el chip del cuello. De manera que debe añadirse ambos tipos de figuras, animal perdido o abandonado.

611.2.- PLAZO DE COMUNICACION HALLAZGO. Ha de haber un plazo para comunicación del hallazgo, tres días, pues sino cabría inseguridad jurídica.

ART. 611

Catorce. Se modifica el artículo 611, que queda redactado como sigue:

«Artículo 611.

1. Quien encontrase a un animal perdido debe restituirlo a su propietario o avisarle del hallazgo.

2. Si no conociese a quién pertenece el animal o no pudiere localizarlo debe anunciar el hallazgo por el medio más adecuado utilizando, si existieren, los medios de identificación electrónicos o de otra índole, o bien comunicarlo a los órganos administrativos o a los centros que tienen como cometido la custodia de animales abandonados o extraviados.

3. Restituido el animal al propietario del mismo, el hallador que hubiese mantenido su tenencia y posesión tiene derecho a la recuperación de los gastos realizados en beneficio del animal, incluidos aquellos realizados con el objetivo de recuperar y garantizar la salud del animal, y al resarcimiento de los daños que se le hayan podido causar.

4. Sin perjuicio de la comunicación a la que se refiere el apartado 2, el hallador del animal puede retenerlo en caso de fundado recelo de que el animal hallado sea víctima de malos tratos o de abandono por parte de su propietario.

5. Si realizado el anuncio no aparece el propietario en el plazo de seis meses, el hallador que hubiera mantenido su tenencia o posesión hace suyo el animal, siempre que no existan normas especiales que impidan su apropiación.»

DEBIENDO AÑADIR:

Catorce. Se modifica el artículo 611, que queda redactado como sigue:

«Artículo 611.

1. Quien encontrase a un animal, perdido o abandonado, debe restituirlo a su propietario o avisarle del hallazgo en el plazo de 3 días.

2. Si no conociese a quién pertenece el animal o no pudiere localizarlo debe anunciar el hallazgo en el plazo de 3 días por el medio más adecuado utilizando, si existieren, los medios de identificación electrónicos o de otra índole, o bien comunicarlo a los órganos administrativos o a los centros que tienen como cometido la custodia de animales abandonados o extraviados.

3. Restituido el animal al propietario del mismo, el hallador que hubiese mantenido su tenencia y posesión tiene derecho a la recuperación de los gastos realizados en beneficio del animal, incluidos aquellos realizados con el objetivo de recuperar y garantizar la salud del animal, y al resarcimiento de los daños que se le hayan podido causar.

4. Sin perjuicio de la comunicación a la que se refiere el apartado 2, el hallador del animal puede retenerlo en caso de fundado recelo de que el animal hallado sea víctima de malos tratos o de abandono por parte de su propietario.

5. Si realizado el anuncio no aparece el propietario en el plazo de seis meses, el hallador que hubiera mantenido su tenencia o posesión hace suyo el animal, siempre que no existan normas especiales que impidan su apropiación.»

ART. 1484.2 DE LA VENTA

VENTA. OMISION INACEPTABLE DE ADQUISICION POR ADOPCION.- En la actualidad no se debería hablar de venta únicamente, pues los animales se pueden adquirir en refugios y albergues oficiales de animales a los que que también habrá que atribuirles una responsabilidad en estas entregas con irregularidades. Por tanto no solo podemos hablar de …un vendedor, sino también de un cedente frente a un cesionario o adoptante.

ENFERMEDAD. OMISION DE OTRAS DOLENCIAS Y CARENCIAS. Esta responsabilidad no cabe únicamente de enfermedad, podría ser de una tara en el pedigrí, y dado que la ley de garantías está derogada, y actúa el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, lo cierto es que no podemos dejar que este ser vivo sea tratado como un reloj que no da la hora, o como una nevera que no enfría, que en sendos ejemplos se entregan para recibir otro de similares características. No podemos esperar eso de lege ferenda con un animal, y sin embargo es lo que de lege data está ocurriendo. El perro con tara se entrega, a pesar de haber estado 12 días en su compañía, y se te hace entrega de otro. ¿Dónde va el perro anterior? por tanto, es doloroso y no en línea con la evolución y lo que transmite este artículo. En consecuencia, cuando advertimos que posee tara, o está enfermo, o le falta una pata, o carece de algún elemento esencial o no…no deberíamos entregarlo para recibir otro. Y no señalar solo la causa de enfermedad.

Y es que en el Código Civil, encontramos derecho positivo en cuanto a animales que no se ha señalado en esta proposición de ley y debía haberse señalado. Existe una acción redhibitoria en 40 días para los defectos. Pero no señala que NO SE DEVUELVA SINO QUE SE INDEMNICE. De lege ferenda debe señalarse. El art. 1498 señala precisamente esta devolución, que no puede ser aceptada en la actualidad, definitivamente es lo que de lege data poseemos y debemos cambiar aunque sea mediante la reforma del art. 1484.2.

ART. 1495

Cuando el vicio oculto de los animales, aunque se haya practicado reconocimiento facultativo, sea de tal naturaleza que no basten los conocimientos periciales para su descubrimiento, se reputará redhibitorio.

ART. 1496

La acción redhibitoria que se funde en los vicios o defectos de los animales, deberá interponerse dentro de cuarenta días, contados desde el de su entrega al comprador, salvo que, por el uso en cada localidad, se hallen establecidos mayores o menores plazos.

Esta acción en las ventas de animales sólo se podrá ejercitar respecto de los vicios y defectos de los mismos que están determinados por la ley o por los usos locales.

ART. 1497

Si el animal muriese a los tres días de comprado, será responsable el vendedor, siempre que la enfermedad que ocasionó la muerte existiera antes del contrato, a juicio de los facultativos.

ART. 1498

Resuelta la venta, el animal deberá ser devuelto en el estado en que fue vendido y entregado, siendo responsable el comprador de cualquier deterioro debido a su negligencia, y que no proceda del vicio o defecto redhibitorio.

ART. 1499

En las ventas de animales y ganados con vicios redhibitorios, gozará también el comprador de la facultad expresada en el artículo 1.486; pero deberá usar de ella dentro del mismo término que para el ejercicio de la acción redhibitoria queda, respectivamente, señalado

ART. 1.484.2

Dieciséis. Se añade un nuevo apartado 2 al artículo 1484, pasando el contenido actual a numerarse como apartado 1, según se indica a continuación:

«1. El vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la cosa vendida, si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o si disminuyen de tal modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no la habría adquirido o habría dado menos precio por ella; pero no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieren a la vista, ni tampoco de los que no lo estén, si el comprador es un perito que, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente conocerlos.

2. El vendedor de animales está obligado a procurar la asistencia veterinaria y los cuidados necesarios para garantizar la salud y el bienestar de los animales, de conformidad con las leyes especiales. Esta obligación regirá tanto antes de la venta como después si la enfermedad tiene origen anterior a la misma.»

DEBIENDO SEÑALAR:

Dieciséis. Se añade un nuevo apartado 2 al artículo 1484, pasando el contenido actual a numerarse como apartado 1, según se indica a continuación:

«1. El vendedor, estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la cosa vendida, si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o si disminuyen de tal modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no la habría adquirido o habría dado menos precio por ella; pero no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieren a la vista, ni tampoco de los que no lo estén, si el comprador es un perito que, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente conocerlos.

2. El vendedor o cedente de animales está obligado a procurar la asistencia veterinaria y los cuidados necesarios para garantizar la salud y el bienestar de los animales, de conformidad con las leyes especiales. Esta obligación regirá tanto antes de la venta como después si la enfermedad o cualquier defecto o lesión tiene origen anterior a la misma.

3.-En caso de acción redhibitoria o vicio oculto, se resolverá la venta, y se indemnizará sin que para ello deba ser devuelto el animal, aunque eel vendedor o cedente sea responsable del vicio o defecto redhibitorio.

RESPECTO A LA LEY HIPOTECARIA

ART. 111

ANIMALES DOMESTICOS, OMISION IRREGULAR DEL RESTO DE ANIMALES: El señalar únicamente animales domésticos genera indefensión y mucha inseguridad jurídica. Sobre todo cuando el art. 465 en este texto ya señala que estos no son los únicos que se ha de tener en cuenta.

ART.111

Se modifica el artículo 111 de la Ley Hipotecaria, que pasa a tener la siguiente redacción:

«Salvo pacto expreso o disposición legal en contrario, la hipoteca, cualquiera que sea la naturaleza y forma de la obligación que garantice, no comprenderá:

Primero. Los animales colocados o destinados en una finca dedicada a la explotación ganadera, industrial o de recreo.

No cabe el pacto de extensión de la hipoteca a los animales de compañía.

Segundo. Los objetos muebles que se hallen colocados permanentemente en la finca hipotecada, bien para su adorno, comodidad o explotación, o bien para el servicio de alguna industria, a no ser que no puedan separarse sin quebranto de la materia o deterioro del objeto.

Tercero. Los frutos, cualquiera que sea la situación en que se encuentren.

Cuarto. Las rentas vencidas y no satisfechas al tiempo de exigirse el cumplimiento de la obligación garantizada.»

DEBIENDO SEÑALAR:

Se modifica el artículo 111 de la Ley Hipotecaria, que pasa a tener la siguiente redacción:

«Salvo pacto expreso o disposición legal en contrario, la hipoteca, cualquiera que sea la naturaleza y forma de la obligación que garantice, no comprenderá:

Primero. Los animales colocados o destinados en una finca dedicada a la explotación ganadera, industrial o de recreo.

No cabe el pacto de extensión de la hipoteca a los animales de compañía, domésticos, de granja, salvajes y silvestres que se hallen en nuestro poder.

Segundo. Los objetos muebles que se hallen colocados permanentemente en la finca hipotecada, bien para su adorno, comodidad o explotación, o bien para el servicio de alguna industria, a no ser que no puedan separarse sin quebranto de la materia o deterioro del objeto.

Tercero. Los frutos, cualquiera que sea la situación en que se encuentren.

Cuarto. Las rentas vencidas y no satisfechas al tiempo de exigirse el cumplimiento de la obligación garantizada.»

RESPECTO A LA LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL

ART. 605

ANIMALES DOMESTICOS, OMISION IRREGULAR DEL RESTO DE ANIMALES: El señalar únicamente animales domésticos genera indefensión y mucha inseguridad jurídica. Sobre todo cuando el art. 465 en este texto ya señala que estos no son los únicos que se ha de tener en cuenta.

ART.605

Artículo tercero. Modificación de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil.

Se modifica el artículo 605 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, que queda redactado como sigue:

«No serán en absoluto embargables:

1.° Los animales de compañía, sin perjuicio de la embargabilidad de las rentas que los mismos puedan generar.

2.° Los bienes que hayan sido declarados inalienables.

3.° Los derechos accesorios, que no sean alienables con independencia del principal.

4.° Los bienes que carezcan, por sí solos, de contenido patrimonial.

5.° Los bienes expresamente declarados inembargables por alguna disposición legal.»

DEBIENDO SEÑALAR:

Artículo tercero. Modificación de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil.

Se modifica el artículo 605 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, que queda redactado como sigue:

«No serán en absoluto embargables:

1.° Los animales de compañía, domésticos, de granja, salvajes y silvestres que se hallen en nuestro poder, sin perjuicio de la embargabilidad de las rentas que los mismos puedan generar.

2.° Los bienes que hayan sido declarados inalienables.

3.° Los derechos accesorios, que no sean alienables con independencia del principal.

4.° Los bienes que carezcan, por sí solos, de contenido patrimonial.

5.° Los bienes expresamente declarados inembargables por alguna disposición legal.»

Artículo anteriorLa Herencia «Charcot Marie Tooth»-I
Artículo siguienteUn paseo por #LaGraciosa III
Tuve una infancia maravillosa, vivía con mis padres y hermano en una urbanización de 10 chalets en Guamasa, así que pasé toda la vida viviendo muy cómodamente en una casa con jardín donde tenía la suerte de disfrutar junto a mis tortugas, ranas, perros y gatos. En la urbanización había una docena de niños de mi edad, jugábamos al aire libre en un entorno rural, junto a un monte propiedad de la comunidad, que me permitía pasar largos ratos en contacto absoluto con la naturaleza. Mi tiempo libre lo transcurría jugando a baloncesto o leyendo libros, leyendo o jugando a baloncesto, nada me hacía mas felíz. Era una gran lectora, devoraba a Desmond Morris o Gerald Durrell, Jane Goodall, Konrad Lorenz… los mayores naturalistas de todos los tiempos, pero me gustaba también el misterio y los crímenes, fiel a Agatha Christie cuando aún las chicas de mi edad estaban ancladas en lecturas mas adecuadas. Estudié en el Colegio Nuryana de La Laguna, centro empeñado en que los niños fuéramos felices, leyéramos e hiciéramos deporte, lo cual cumplí de forma espontánea, así que mi infancia transcurrió sin límites y sin corsés; naturaleza, lectura y deporte. Mi juventud transcurrió en el Instituto Cabrera Pinto, donde elegí “letras mixtas” y no “puras” pues mi convicción desde la infancia era ser bióloga, estudiar la carrera de biología y poder investigar la fauna silvestre. Lo cierto es que siempre fui tan pésima en matemáticas, física y química que pronto olvidé esa inalcanzable meta, proponiéndome entonces ayudar a los animales de otra forma, y pensé que sería conveniente ser una abogado en pro de los derechos de todas las especies. Y así fue, estudié Derecho en la Universidad de La Laguna y posteriormente, estudié años la carrera Fiscal y Judicial, “judicatura” pues pretendí ser una juez o fiscal absolutamente entregada a la lucha por el bienestar animal y ser útil en discernir en los contenciosos donde el litigio versara sobre animales. Tras varias circunstancias y etapas, en el año 2000 inicié mi carrera de abogado en solitario, constituyendo Zoom Abogados y permitiéndome de vez en cuando coger asuntos solidarios y de forma altruista iniciar procedimientos judiciales o administrativos, todos “sobre animales” sin titular y de titulares sin recursos pero con animales a su cargo. Así hasta hoy. Lo que me ha permitido confirmar el gran desamparo de nuestros animales, tanto desde la perspectiva de ellos, sin cobertura ni garantías alguna, y desde la perspectiva del abogado, pues advierto sin mas una gran soledad. Juez sustituta del Juzgado Penal nº1 de Santa Cruz de Tenerife. Presidenta de Grupo Animalia.