Noemí Santana

y el oportunismo político

Una de las razones, que la llamada nueva política ha argumentado para su supuesta novedad, es la ejemplaridad moral que traían al ambiente degradante y oportunista que caracterizaba a los viejos partidos.

Sin entrar en debates filosóficos de calado, todos podemos intuir que ser ejemplar implica el ejemplo personal de cada uno de ellos.

Si esto es así, el ejemplo individual de la actual líder de Podemos Canarias es una estafa o, si lo prefieren, justamente lo contrario de su discurso. Vamos a ver su caso particular justificando nuestra afirmación, con varias ramificaciones del mismo.

El ejemplo individual de la actual líder de Podemos Canarias,

es una estafa

En la Transición tan denostada por el partido populista, se dijo irónicamente que muchos se fueron a dormir con su pasado y presente franquista, y se levantaron demócratas –una alquimia política que las élites de este país, y no sólo élites, fueron capaces de realizar gracias a su poder mágico–, pues aquí también ha ocurrido pero en otro salto ideológico:

Noemí Santana

era una fervorosa nacionalista

Noemí Santana era una fervorosa nacionalista (véase más abajo el vídeo de su candidatura en NC) que, súbitamente, comprendió que era en el populismo podemita donde se identificaba ideológicamente; no sólo eso, sino que la mejor forma de defender los intereses de Canarias es amenazar (ellos dicen «advertencia») con la ruptura del acuerdo tripartito en Las Palmas de Gran Canaria, si su antiguo partido negocia con el gobierno un nuevo objetivo de gasto a cambio de medidas que beneficien a Canarias como Comunidad Autónoma –todo ello en un ciego seguidismo de su líder carismático, Pablo Iglesias, que conoce mejor que nadie la realidad canaria desde su despacho en Madrid–.

Noemí Santana se ha convertido en el ejemplo personal de aquello que ellos denuncian: un oportunismo político donde todo vale a cambio de ascender y obtener poder político inmediato. Otra contradicción más, pero a nosotros NO nos engaña.