Capítulo XIV (2ª parte)

Enfatización. Terminología susceptible de resaltar

En el capítulo anterior ya anunciaba que, independientemente de las ocasiones en las que el emisor elige cuándo aplicar enfatización a un determinado término, existe un determinado grupo de estos en los que, cuando alguno de ellos aparece en una intervención verbal, se deben destacar y, si procede, embellecer.

Le recuerdo, amigo lector, que una parte relevante de la proyección sonora, a través de su voz, está inseparablemente vinculada a una elegante configuración de matices y sutilezas sonoras que, en su conjunto, permiten que el receptor perciba un mensaje profesional, pleno de credibilidad y acompañado de una alta calidad.

Poder resaltar con absoluto acierto conceptos, ideas, sensaciones, sentimientos, emociones, cualidades, virtudes, productos, servicios o localizaciones, facilitará que su mensaje, su voz en off o su ponencia, adquieran categoría de indiscutible profesionalidad y, a la par, permita a sus oyentes, espectadores y público en general, disfrutar con atención y expectación de su singular comparecencia.

En el anterior capítulo se detallaban las técnicas de enfatización y las posibilidades de imprimir diferentes intensidades de subrayado sonoro a la voz mediante la activación conjunta de varias de esas citadas técnicas; así que, a continuación, solo enumeraré los grupos de palabras y términos más habituales que «siempre» han de ser enfatizados, bien por su capacidad de posicionar físicamente al receptor, bien por la necesidad de imprimir especial relevancia a un concepto.

Sobre estos términos, usted, deberá practicar el resalte sonoro; recuerde que esta disciplina es sumamente noble en su entrenamiento y preparación; ya que, al poco tiempo de iniciar los ejercicios de manera constante, los buenos resultados aparecen perfectamente activados.

Nombres propios, en general

Imprimen relevancia a personas, lugares, ciudades, municipios, calles, países, comunidades autónomas, direcciones postales, empresas privadas, administraciones públicas, marcas, formaciones políticas.

Cifras y números

Proyectan dimensiones, cantidades y magnitudes. Aumentativos, diminutivos, superlativos.Transmiten valores y tamaños.

Pronombres personales

Señalan y, por tanto, dirigen la atención hacia alguien, usted. Él, ella. Nosotros, nosotras. Vosotros, vosotras, ustedes. Ellos, ellas.

Pronombres demostrativos

Posicionan físicamente algo o a alguien. Este, estos. Esta, Ese, esos. Esa, esas. Aquel, aquellos. Aquella, aquellas.

Adjetivos calificativos

Especifican y resaltan propiedades y características; facilitan la comprensión.

Adverbios

Modifican situaciones y acciones; potencian la intuición.

LugarAhí, allí, aquí, acá, delante, detrás, arriba, abajo, cerca, lejos, encima, fuera, dentro.

Tiempo: Ya, aún, hoy, tarde, pronto, todavía, ayer, recién, siempre, jamás, ahora.

Modo: Mal, bien, regular, despacio, así, mejor, peor, claro, similar, fácilmente.  

Cantidad: Muy, más, poco, bastante, demasiado, menos, mucho, algo, casi.

Afirmación: Sí, también, asimismo.

Negación: No, tampoco, jamás, nunca.

Duda: Acaso, tal vez, quizá, a lo mejor.

La acción de enfatizar este notable número de palabras de uso cotidiano –para mejorar y potenciar la comprensión y la intuición del mensaje– impide, a la vez, que sus locuciones profesionales y públicas sean monótonas y pesadas, lo que beneficia al objetivo último de la comunicación y de las producciones audiovisuales, proporcionando mayor credibilidad, profesionalidad, naturalidad, atención y entretenimiento en quien le escucha.

Para avanzar y evolucionar hacia una puesta en escena cada vez más equilibrada y atractiva, le aconsejo que sobre la base de la técnica que, poco a poco, vaya asimilando y dominando, configure una especie de archivo (físico o mental) en el que se incluya no solo el listado anteriormente detallado, sino que también englobe progresivamente cuantas palabras, y términos de todo tipo, usted considere que son susceptibles de manipular fonéticamente, aumentando paulatinamente su capacidad conceptual e, incluso, aportando embellecimiento y contraste al conjunto de su narrativa sonora.

Un sutil «pellizquito» sonoro, un matiz cuidadosamente implementado en una palabra concreta –con la intensidad y potencia de efecto que el sentido común le marque en cada ocasión–, hará que su locución en off, su discurso, ponencia o comparecencia en general, crezca en calidad sensiblemente.

Recuerde, solo con la constancia del entrenamiento de las distintas técnicas que va conociendo capítulo a capítulo, alcanzará la destreza necesaria para hacer de su voz un instrumento con una personalidad singular y con un atractivo especial. ¡Un inagotable mundo de creatividad sonora… le espera!

Compartir
Artículo anteriorUn paseo por La Palma: Garafía
Artículo siguiente¡DESPIERTA!
Posgraduado Universitario Máster Oficial Comunicación Digital, Graduado en Periodismo y Titulado Universitario en Teoría de la Comunicación, en Información Audiovisual y en Comunicación Corporativa. Profesionalmente como periodista, desde sus comienzos hasta hoy, ha permanecido vinculado a lo largo de treinta años a diferentes emisoras de radio, públicas y privadas. Además, realiza colaboraciones como articulista, comentarista y tertuliano de radio y televisión. En el ámbito de la docencia, es formador en oratoria y locución audiovisual en radio y televisión de periodistas, locutores, actores, profesionales de medios de comunicación y de producción audiovisual, profesores de universidad, políticos electos y candidatos, altos ejecutivos, portavoces, profesionales liberales, gabinetes de prensa,  ponentes, universitarios, empresarios...