Capítulo XV (1ª parte)

Embellecimiento sonoro del mensaje: singularidad y elegancia

Sin agobios y sin prisas, pero de manera constante y progresiva, se va usted acercando a la activación práctica de cuanto ha asimilado teóricamente en los capítulos anteriores. Recuerde que la locución profesional audiovisual y las técnicas de la oratoria pública se aprenden a través del conocimiento de las habilidades y herramientas correspondientes; no se precisan dones celestiales innatos —aunque, inexplicablemente, algunos pocos están tocados por una varita divina que les permite ejercer, brillantemente, actividades diversas sin preparación ni conocimientos previos—  y, por tanto, solo usted es el único responsable de su avance, de su hábito de entrenamiento y, en consecuencia, de la calidad del resultado final.

Antes de entrar de lleno en el tema del presente capítulo, quiero hacerle hincapié en que las técnicas que a continuación —y a lo largo de toda esta obra formativa— le voy a detallar, no son ni excluyentes ni exclusivas respecto a cualquier otras utilizadas o propuestas por usted mismo o por diferentes compañeros de profesión y formadores, en general, de estas materias.

Desde hace muchos años ya, dentro del ámbito docente y profesional, procuro eliminar de mi diccionario personal expresiones tales como: «…de esa forma está mal dicho», «…así es como está bien», «…eso es incorrecto» o «…lo adecuado es hacerlo como yo»; insisto, cada día me alejo más de estas afirmaciones que, en definitiva, solo son apreciaciones cargadas de subjetividad que, en vez de sumar, potenciar y animar al alumno, lo que provocan es desazón, apatía y rechazo al obligado y noble esfuerzo necesario para alcanzar nuevas formas de comunicación, más singulares y totalmente complementarias.

Así que, dicho esto, tómese las próximas propuestas técnicas como distintas maneras de realización comunicativa profesional; acéptelo como diferentes maneras de configurar la voz y el mensaje, que no son ni mejores ni peores que las que usted ya conoce y domina —es más, son absolutamente válidas porque con ellas ha llegado hasta hoy— pero que, como comprobará en breve, se acercan positivamente al ámbito de lo selecto, de lo especial, de lo cargado de personalidad, de lo singular y elegante, de lo atractivo y sugerente.

Numerosos años de investigación y de práctica, de estudio y comprobación, dan como fruto que, actualmente, sean las que yo pongo en práctica en cada una de mis intervenciones profesionales, tanto de oratoria pública como de locución profesional audiovisual.

Respecto al aprovechamiento del sonido producido por los diferentes fonemas consonánticos, para enfatizar y embellecer los términos que los contienen, comencemos con estas tres letras que, lejos de pretender establecer un exhaustivo análisis gramatical sobre ellas —que no viene al caso—, lo que nos interesa es conocer sus bellísimas posibilidades sonoras, enriquecedoras y potenciadoras de agradables efectos de sonido en el momento de su pronunciación. Hablo de las consonantes «M», «N» y «L» en los casos en los que —solo y exclusivamente— estén colocadas al final de sílaba o de palabra.

Los términos a los que poder añadir estos efectos

son casi innumerables

Aunque a continuación, en algunos ejemplos que puede aprovechar como ejercicios para practicar, le voy a representar gráficamente cuál sería la activación sonora que a cada una de ellas procede aplicar, es en el audio que puede escuchar a través del enlace adjunto en donde apreciará el contraste y el verdadero efecto sonoro diferenciador que la aplicación de esta herramienta aporta.

Recuerde que no se trata de activar estas técnicas de manera permanente, sistemática y repetitiva en todas las ocasiones en las que las letras aparecen colocadas en las posiciones descritas, sino que conviene hacerlo de forma selectiva, puntual, configurando diferentes intensidades según el contexto y, solo, en aquellos términos que por su especial relevancia, o por su capacidad de hacer que el receptor del mensaje desarrolle mayor comprensión e intuición hacia este, sean susceptibles de ser activados.

Compartir
Artículo anteriorUn paseo por El Hierro: El Pinar II
Artículo siguienteEn Canarias, ¿quién se puede sorprender del centralismo?
Posgraduado Universitario Máster Oficial Comunicación Digital, Graduado en Periodismo y Titulado Universitario en Teoría de la Comunicación, en Información Audiovisual y en Comunicación Corporativa. Profesionalmente como periodista, desde sus comienzos hasta hoy, ha permanecido vinculado a lo largo de treinta años a diferentes emisoras de radio, públicas y privadas. Además, realiza colaboraciones como articulista, comentarista y tertuliano de radio y televisión. En el ámbito de la docencia, es formador en oratoria y locución audiovisual en radio y televisión de periodistas, locutores, actores, profesionales de medios de comunicación y de producción audiovisual, profesores de universidad, políticos electos y candidatos, altos ejecutivos, portavoces, profesionales liberales, gabinetes de prensa,  ponentes, universitarios, empresarios...