Capítulo XVIII

Hiperrealismo sonoro.

Activar los verbos: la ‘salsa’ del mensaje

En anteriores capítulos (números 15, 16 y 17), hemos comprobado que al aplicar diferentes efectos de sonido a determinadas palabras, tratándose de un complemento de embellecimiento más, mejora la proyección del mensaje y hace que la comunicación sea mucho más comprensible, intuitiva y atractiva hacia nuestros receptores. En el presente capítulo vamos a alcanzar estos mismos propósitos utilizando la activación sonora de los verbos que aparezcan en nuestros textos, en nuestra locución audiovisual o en la oratoria pública.

Incluso, si esa activación especial la acompañamos de un efecto sonoro que imite la propia acción física que el verbo desarrolla y proyecta, es decir, si le potenciamos su capacidad de percepción y de reconocimiento explícito —de una idea, emoción, información o sentimiento— para los sentidos de nuestros receptor, este, recibirá un mensaje diáfano, un concepto claro, una invitación a la acción, un concepto muy aproximado a lo real y conocido.

Soy consciente que estas primeras palabras, sin haber escuchado un ejemplo práctico de voz, pueden estar provocándole una cierta nube de desconcierto e incertidumbre, es normal, pero ¡no se preocupe!, al final del capítulo encontrará el enlace para escuchar los efectos ya aplicados en los verbos y saldrá, absolutamente, de todas sus dudas.

El verbo como término, independientemente de aparecer gramaticalmente en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua como «Clase de palabras cuyos elementos pueden tener variación de persona, número, tiempo, modo y aspecto», en su primera acepción se consigna la siguiente definición: Sonido o sonidos que expresan una idea.

¡Perfecto!, nos viene como anillo al dedo y nos interesa abrazar esta afirmación que, mediante unas sencillas técnicas aplicadas a la voz, va a enriquecer sobremanera nuestra oratoria y nuestras locuciones audiovisuales.

Y, si cuando usted escuche los ejemplos, su pensamiento inmediato es que se trata tan solo de pequeños matices, casi inidentificables por el oído humano, su reacción es la lógica y la acertada.

Y la realidad es que esos matices, casi imperceptibles, cuando se aplican a la totalidad de una ponencia o de un discurso, a una conferencia o a una presentación comercial, a una comparecencia política o, por supuesto, a la voz en off de una producción audiovisual, entonces, el efecto global que proyectan es absolutamente determinante y la intervención de quien así los ha aplicado pasa a ser, sencillamente, profesional.

Es una envoltura de regalo para nuestras palabras y el mensaje, para el contenido y las formas, para quien escucha y para usted mismo.

Insisto, este tipo de efecto especial sonoro lo va a asimilar definitivamente en los ejemplos siguientes, cuando lo escuche directamente activado sobre un verbo; no es sencillo transmitir sus características sonoras con tan solo unas cuantas explicaciones escritas, pero a pesar de este hándicap, quiero resaltar brevemente las consecuencias positivas de su aplicación y las sensaciones que percibe el receptor tras apreciar —quizá de manera autómata e inconsciente, o sea, con absoluta naturalidad— los matices complementarios de esta activación verbal.

EFECTO POSITIVO

Un leve empujoncito a la palabra

Durante mis clases, comento a los alumnos y asistentes a ellas, respecto a este extremo técnico, que se trata de imprimir un leve empujoncito a la palabra, de ayudar al verbo a salir de su estado inerte mediante un movimiento sonoro que agilice y dinamice la frase a la que pertenece, que provoque una conquista de la atención del escuchante, en definitiva, que lo active.

Es otra singular manera de embellecer nuestra verbalización mediante un cierto hiperrealismo sonoro. El fin no es otro que poner a disposición del oyente, del espectador, de un público, en general, las habilidades y efectos audibles que tenemos en la «caja de herramientas sonoras» que todos, sin excepción, poseemos y que, en ocasiones, no terminamos de aprovechar, utilizar y optimizar al máximo.

Por favor, escuche los siguientes ejemplos sonoros con diferentes verbos; fíjese en la primera pronunciación de cada uno de ellos (sin activación), y compárela con el segundo modelo de la misma frase (verbo activado). Comprobará la dinamización del conjunto de la expresión verbal y su determinante efecto positivo.

AUDIO ADJUNTO

Términos incluidos en el archivo de audio adjunto

  • Anímese y venga a vernos.
  • Llámenos al 900 100 100.
  • Hoy voy a ir al cine.
  • Este año lo vamos a conseguir.
  • Las decisiones hay que tomarlas con firmeza.
  • A las diez de la noche iremos a cenar.
  • El mensaje tiene que ser activo.
  • Visítenos e infórmese.

Enlace al archivo en el reproductor Ivoox:

Compartir
Artículo anteriorPedro Sánchez no lo sabe aún: Canarias existe
Artículo siguienteUn paseo por La Palma: Villa de Mazo
Posgraduado Universitario Máster Oficial Comunicación Digital, Graduado en Periodismo y Titulado Universitario en Teoría de la Comunicación, en Información Audiovisual y en Comunicación Corporativa. Profesionalmente como periodista, desde sus comienzos hasta hoy, ha permanecido vinculado a lo largo de treinta años a diferentes emisoras de radio, públicas y privadas. Además, realiza colaboraciones como articulista, comentarista y tertuliano de radio y televisión. En el ámbito de la docencia, es formador en oratoria y locución audiovisual en radio y televisión de periodistas, locutores, actores, profesionales de medios de comunicación y de producción audiovisual, profesores de universidad, políticos electos y candidatos, altos ejecutivos, portavoces, profesionales liberales, gabinetes de prensa,  ponentes, universitarios, empresarios...