Capítulo VIII

El buen orador se esmera en el lenguaje-I

 

Entre las posibles personalidades y cualidades que un orador puede poseer para la oratoria y la comunicación, en general, existen tres tipos claramente reconocibles por los receptores de sus respectivos mensajes, a saber:

  • Al que, ni siquiera, nos apetece oír.
  • Al que, como mucho, solo oímos.
  • Al que no queremos dejar de prestarle atención. 

Lógicamente, procure no pertenecer a ninguno de los dos grupos primeros. Es el último modelo de orador –al que no queremos dejar de prestarle atención– quien debe marcar la referencia de calidad comunicativa idónea y al que, basándose en sus mismas técnicas y habilidades, deberá emular. ¿Y cuáles son las características más destacadas para conseguir que los receptores de sus mensajes le escuchemos atentamente y con interés? La primera de ellas, elemental e insustituible, ¡parecer buena persona!

Tenga usted la profesión que tenga, bombero, policía, funcionario, profesor, carpintero, fontanero, investigador, ingeniero, periodista, político, juez, chófer, abogado, militar, médico, secretario o cualquier otra, la que sea, esta condición primaria es un eje inexcusable por el que gira cualquier comparecencia pública.

La gente de bien, o sea, la mayoría de quien le escucha, solo se cree aquello que proviene de personas como ellos, con buenos sentimientos y con deseos laudables; piense en la reacción negativa que usted mismo tiene cuando recibe un mensaje proveniente de alguien que destila maldad, abuso, oscuridad personal o propósitos espurios, entre otros posibles múltiples aspectos descalificativos.

Y, por cierto, transmitir que usted es buena persona no le resta a su intervención pública ni un ápice de calidad profesional, ni de capacidad intelectual, ni de bagaje cultural; es absolutamente compatible, y deseable, vincular las buenas sensaciones humanas –conocidas por toda su audiencia– con el grado de cualificación técnica o humanista que usted posea.

Seguidamente, apelo a su autoestima, una vez más. No dude, ni un segundo, en sus posibilidades reales de crecimiento y aprendizaje. Aunque le cueste, a pesar de que le parezca más complejo de lo que esperaba, aunque los avances que vaya experimentando en el proceso de asimilación de las técnicas correspondientes le puedan parecer lentos y pesados, permanezca en el camino sin abandonar el proyecto. La constancia y la convicción personal dependen de usted y, precisamente, son estas dos piezas necesarias para el desarrollo adecuado y para la consecución final de los futuros altísimos niveles de calidad que, seguro, alcanzará.

A modo de confirmación acerca de que con tesón y confianza en sí mismo se alcanzan objetivos deseados, y con el propósito de animarle a que no ceje en su camino hacia la calidad comunicativa, le recuerdo dos destacados ejemplos con personajes históricos como protagonistas:

Thomas Alva Edison: Tras más de 9000 intentos, inventó la lámpara incandescente. Su singular personalidad era tal, que llegó a decir que los miles de  intentos previos no eran fracasos, sino maneras de demostrar con qué elementos y de qué manera no se generaba luz.

Abraham Lincoln: Tras 28 años de fracasos políticos y elecciones perdidas, llegó a ser presidente de los Estado Unidos con 51 años de edad. Según él “perder no es fracasar, ni resbalarse es caerse”.

Por eso lo consiguió; coincido con esta sentencia de Lincoln, plenamente.

Artículo anteriorFernando Clavijo ante el debate de la nacionalidad de 2018
Artículo siguienteFernando Clavijo anuncia la estrategia ECIE
Posgraduado Universitario Máster Oficial Comunicación Digital, Graduado en Periodismo y Titulado Universitario en Teoría de la Comunicación, en Información Audiovisual y en Comunicación Corporativa. Profesionalmente como periodista, desde sus comienzos hasta hoy, ha permanecido vinculado a lo largo de treinta años a diferentes emisoras de radio, públicas y privadas. Además, realiza colaboraciones como articulista, comentarista y tertuliano de radio y televisión. En el ámbito de la docencia, es formador en oratoria y locución audiovisual en radio y televisión de periodistas, locutores, actores, profesionales de medios de comunicación y de producción audiovisual, profesores de universidad, políticos electos y candidatos, altos ejecutivos, portavoces, profesionales liberales, gabinetes de prensa,  ponentes, universitarios, empresarios...