Escrúpulos

Lo dijimos desde que se vislumbraba su llegada al poder: Pedro Sánchez es uno de los políticos más faltos de escrúpulos que ha conocido la democracia española. Para su ascenso y permanencia en el poder, ha dicho una cosa y la contraria, ha prometido y se ha olvidado luego de lo dicho, y sobre todo, en el ámbito de análisis que aquí nos interesa: Canarias ha sido, es y será una moneda de cambio según sus intereses personales. Lo que está ocurriendo con la injerencia injustificable de Marruecos en aguas canarias, y por tanto, españolas y europeas, solo puedo explicarse desde esta afirmación: Pedro Sánchez vuelve a faltar el respeto a Canarias -¿alguien se imagina qué hubiera ocurrido si la situación se diera en aguas de Cataluña o el País Vasco?-.

Si alguien es capaz de justificar la posición débil de este gobierno socialista, es que sus orejeras ideológicas solo le permiten escuchar lo que ya tiene decidido de antemano, pero no le importa nuestra tierra -esa es justamente la diferencia con el nacionalismo canario de CC-PNC: la defensa sin ambigüedades de Canarias frente a cualquier centralismo explícito o solapado; ahí está el trabajo de Fernando Clavijo y Ana Oramas en Madrid para refrendar esta afirmación-.

Pacto de las flores: pacto de los silenciosos

Creo que es hora de cambiar el nombre a la coalición que está pilotando desnortado el socialista A. V. Torres: no es el pacto de las flores, es el pacto de los silenciosos. Pocas veces se habrá asistido a una unanimidad basada en el miedo a Madrid como la que protagonizan estos partidos que, lejos de un gobierno con un proyecto sólido, se muestra como lo que es: una amalgama forzada de partidos que solo les une estar en el poder a toda costa, pero siempre bajo las instrucciones del poder centralista de Pedro Sánchez.

Desde la calle se empieza a escuchar un rumor que debemos hacer evidente: ¿dónde está el pacto de los silenciosos en esta agresión de Marruecos a Canarias? Se lo diré rápidamente: A. V. Torres adulando y esperando instrucciones de Pedro Sánchez, pero no defendiendo incondicionalmente a nuestra tierra -para ello, escuchen a Fernando Clavijo y Ana Oramas en Madrid: se llama el nacionalismo canario de CC-PNC-.

1 comment

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here